La policía utiliza un camión antidisturbios 'lanza-agua' para desinfectar las calles

Han sustituido las boquillas que lanzan en agua a presión contra los manifestantes por otras para la disolución desinfectante

27.03.2020 | 18:49
Camión antidisturbios de la policía indonesia que lleva días utilizando para desinfectar las calles

La Policía Nacional ha adaptado su camión lanza-agua que adquirió para tareas de orden público para utilizarlo en grandes superficies con un desinfectante especial anti Covid-19. En concreto, se ha usado unas boquillas que se han desarrollado para hacer frente a la pandemia, y que convierten la disolución desinfectante en partículas de tamaño nanométrico, el mismo tamaño que el virus.

Según ha informado la Policía, su desarrollo ha sido posible gracias a la "intensa" colaboración con la Cátedra de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Alcalá de Henares, que ofreció a la Policía Nacional el equipo.

El prototipo ha sido adaptado a los medios materiales de que dispone la Policía Nacional, gracias un equipo multidisciplinar de la Subdirección General de Logística e Innovación.

Se constituyeron dos grupos de trabajo independientes que han desarrollado su labor de forma ininterrumpida para la puesta en funcionamiento de dos Unidades de Desinfección, para la descontaminación de grandes superficies y su utilización en espacios interiores.

TAMBIEN PARA DESCONTAMINACION INTERIOR


Para la descontaminación de grandes superficies se ha adaptado el camión lanza-agua, dotándolo de las boquillas diseñadas también con la ayuda del Cuerpo de Bomberos de Valdemoro (Madrid). Para la descontaminación de interiores, se ha diseñado un equipo portátil, dotado con las mismas boquillas diseñadas en la Universidad.

Tras las pruebas efectuadas el 26 de marzo en las instalaciones del Complejo Policial de Canillas, que han ofrecido un resultado "muy positivo", según la Policía, las dos Unidades de Desinfección van a ser puestas en servicio.

La Policía ha destacado que ha desarrollado este prototipo "en tiempo récord" que, gracias a las boquillas que convierten la disolución desinfectante en partículas de tamaño nanométrico, permitiendo la adhesión del desinfectante al virus, con lo que es "atacada su capa lipídica, consiguiendo su disolución y caída al suelo".