Paisajes vascos: ir y volver, fácil y por distinto sitio

La editorial Sua acaba de lanzar el libro 'Rutas circulares fáciles', que, como su nombre indica, presenta 45 recorridos circulares, carentes de dificultades o exigencias técnicas, distribuidos por cimas, valles, bosques y desfiladeros de Euskal Herria. Su autor es el experto montañeroy autor de varios libros de montaña, naturaleza y gastronomía Txusma Pérez Azaceta (Legazpi, 1958), quien propone en estA obra planes para disfrutar sin complicaciones de una amplia gama de paisajes vascos. A modo de adelanto, presentamos una ruta de cada uno de los cuatro territorios.

14.10.2020 | 21:08
Una de las propuestas que recoge el libro 'Rutas circulares fáciles'.

ÁLAVA
ZABALATE/PORTILLA – TXULATO (946 m) – CASTILLO DE PORTILLA

Al sur del territorio alavés, frente a la sierra de Toloño, encontramos el modesto cordal montañoso de la sierra de Portilla, cuya mayor altura se encuentra en la cima de Txulato. En la ruta pasaremos por el atractivo castillo de Portilla, encaramado a una peña, y que es el emblema histórico del escudo de Araba.
Iniciamos el recorrido desde la minúscula y apartada población de Zabalate/Portilla (650 m). Dejando la iglesia a nuestra espalda subiremos por la calle de hormigón para seguir por la primera calle hacia la izquierda. Un poste indicador nos señala la dirección hacia Berganzo y el camino va sorteando algunas huertas. Dejamos a un lado una fuente y continuamos en un cómodo paseo ayudados por las marcas rojas y blancas del GR-1. Frente a nosotros observamos, en la vaguada, unas bellas lajas de piedra que se levantan a modo de enormes cuchillas naturales. La pista principal nos lleva hasta el collado de la sierra (895 m) en unos 25 minutos. Por la derecha se aprecia el sendero que se dirige hacia el castillo de Portilla y que más adelante tomaremos. En el descenso seguimos por la derecha a través de una pista ancha que se adentra en el valle de Reajo. Dejamos a un lado el camino que va hacia Berganzo y nosotros seguimos en dirección hacia Ocio. Una vez que finaliza el pinar, en unos 15 minutos alcanzamos el cruce donde un cartel nos indica el ascenso al monte Txulato. Afrontamos la fuerte subida por el cortafuegos, junto a la alambrada, y en poco más de 15 minutos accedemos a la parte superior de la cresta. Un sendero por la derecha que transita por lo alto del cordal nos acercará hasta la cumbre de Txulato (946 m – 1h 05 min). Las vistas son impresionantes en todas las direcciones y obtenemos unas buenas imágenes aéreas sobre los castillos de Lanos (Ocio) hacia el sur y el de Portilla por el otro costado.
Para continuar nuestra interesante ruta deberemos descender hasta el collado anteriormente citado, desde donde continuamos el camino hacia el castillo de Portilla. Caminamos por un sendero bien definido y que recorre sin apenas desnivel por la ladera enfrentada a la sierra donde se sitúa el Txulato. Alcanzamos el recinto amurallado de la antigua villa de Portilla de Ibda (795 m – 2h) que se encuentra encaramado en una altiva peña. Una referencia sobre la importancia de esta fortaleza la encontramos en el escudo del territorio de Araba, donde vemos que la torre que aparece es la de del castillo almenado de Portilla. Tras ascender hasta lo más alto de la fortaleza, nos dirigimos hasta las ruinas de la ermita de Nuestra Señora del Camino, enclavada en la importante ciudad medieval de Villavieja, que se construyó en el siglo XI y estuvo habitada hasta el XVI. Esta fortaleza de Portilla encaramada en lo alto de un estratégico peñasco se encuentra entre los extensos campos agrícolas de Treviño y las riberas del río Ebro, por lo que servía para vigilar desde muy antiguo las fronteras entre el reino de Navarra y el de Castilla.
Una vez que nos situamos fuera de las derruidas murallas, continuamos el descenso por el amplio camino que se dirige hacia Zabalate/Portilla, surgida en los arrabales de la fortaleza y antiguo poblado de Villavieja.

Guía Práctica
TIEMPO: 2h 15 min.
DISTANCIA: 7, 3 km.
DESNIVEL: 370 m.
DIFICULTAD: Fácil.
MAPA: Cuadernos Pirenaicos Toloño - Palomares. Sua Edizioak. Escala 1:25.000.
ACCESO: Desde Vitoria – Gasteiz tomamos la A-1 hasta la altura de Miranda de Ebro. Por la carretera N-124 seguimos hacia Zambrana y Berantevilla. Una estrecha carretera nos acerca hasta la pequeña y solitaria localidad de Zabalate – Portilla.

BIZKAIA
PAGOMAKURRE–ATXULAUR ATEA – SUPELEGOR

Travesía por el interior del macizo kárstico de Itxina, uno de los grandes tesoros del P. N. del Gorbeia. Entraremos por el arco natural de Atxulaur Atea para visitar la cueva de Supelegor, y tras atravesar el caos calcáreo hasta el paso de Kargaleku, descenderemos por las campas de Arraba hasta el punto inicial en Pagomakurre.
Partimos desde el área de descanso y aparcamiento de Pagomakurre (885 m). Por el costado derecho de la explanada tomamos el camino que cruza entre mesas y asadores y se adentra en el bosque de hayas. Vamos atravesando varios humedales según avanzamos por el sendero, que generalmente se encuentra embarrado. La senda cruza una pista forestal y tras superar un primer resalte, se sale a terreno despejado. Ya podemos contemplar la muralla calcárea de Itxina en todo su esplendor. Caminando junto a la alambrada remontamos la ladera herbosa en busca del Ojo de Atxulaur, que ya divisamos en lo alto de la pared. A los pies de la pared, y justo donde comienza el hayedo, buscamos un camino que en diagonal nos lleva hasta la entrada del arco natural. Nos encontramos en Atxulaur Atea (1.100 m – 0h 55 min), la entrada a la enorme depresión kárstica de Itxina. Por el otro lado accedemos a una hoya siguiendo el sendero señalizado con hitos de piedra. Llegamos hasta un poste indicador que nos servirá de referencia para más adelante. Por la izquierda se va hacia el paso de Kargaleku, pero ahora nuestros pasos se encaminan por la derecha hacia la cueva de Supelegor. No debemos relajarnos en la atención al camino, pues nos encontramos en un caos de piedras que conforman este territorio en un inhóspito paisaje de secretos y tesoros naturales. Un pequeño descenso seguido de un terreno más cómodo nos servirá para acceder a una zona donde se encuentran varias cuevas. Por la izquierda se encuentra la de Itxulegor, pero nosotros continuamos en descenso para alcanzar la enorme entrada de la cueva de Supelegor (1.000 m – 1h 15 min). Esta cavidad permite adentrarse unos metros hacia el interior siempre que llevemos una linterna.
Regresamos por el mismo recorrido hasta el poste indicador anteriormente citado, para continuar nuestra travesía hacia Kargaleku y Arraba. Siguiendo los hitos que jalonan el sendero y algunas marcas de pintura no tendremos problemas para cruzar el macizo de norte a sur, bordeando las depresiones de Arkuaxpe, Pozugorri y Elorrebakar. Pasamos junto a la sima de Lezabaltz antes de alcanzar la majada de Lexardi y su txabola. Por el camino obtenemos bonitas vistas de Aldamin (1.373 m) y Gorbeia (1.482 m). Tras superar una de las pocas zonas de pastos de Itxina, volvemos a caminar entre hayas y rocas antes de descender a un pequeño paso entre dos hoyas. Ascendemos a un pequeño portillo entre rocas y alcanzamos el paso de Kargaleku, desde donde tenemos la opción de acercarnos a las neveras de Itxina (1.112 m – 2h 45 min). Un camino en descenso nos lleva hasta las campas de Arraba, donde pasamos junto al refugio del Ganguren M.T. antes de tomar la pista entre árboles. Bordeamos la peña de Lekanda (1.309 m), según vamos descendiendo, sin ninguna pérdida por la pista muy frecuentada que nos lleva hasta Pagomakurre. Durante la cómoda bajada tendremos tiempo de parar y deleitarnos con la estupenda panorámica del cresterío de Anboto y Alluitz con su Paso del Diablo bien visible.

Guía Práctica
TIEMPO: 3h 45 min.
DISTANCIA: 8,6 km.
DESNIVEL: 435 m.
DIFICULTAD: Media.
MAPA: Mapas Pirenaicos P.N. de Gorbeia. Sua Edizioak. Escala 1:25.000.
ACCESO: Por la carretera N-240 entre Igorre y Zeanuri accedemos has la localidad de Areatza. Por el centro urbano accedemos a una pequeña pista asfaltada que asciende hasta el área recreativa de Pagomakurre.


GIPUZKOA
BESABI – ETENETA – ADARRA (819 m)

Con este recorrido vamos a ascender uno de los montes más clásicos y populares de la comarca de Donostialdea. En esta ocasión nos acercaremos hasta el menhir de Eteneta antes de abordar la subida final hasta la cima. Para el regreso, descenderemos por el camino que pasa junto al peñasco de Aballarri.
Desde el aparcamiento del restaurante Besabi (300 m) iniciamos el ascenso por la pista asfaltada que se dirige hacia el caserío Montefrío, dejando a mano derecha la pista que conduce a la cueva de Marizulo. Rebasamos la langa de madera siguiendo la indicación de un cartel que indica la ruta al monte Adarra. Bosques de pinos y hayas van entremezclándose hasta llegar a la primera de las regatas, la de Sorotxota, que desciende de las entrañas del monte Aballarri. Cruzamos el riachuelo y continuamos nuestra ruta hasta la regata de Mantale. La cruzamos entre las piedras y vamos ganando altura hasta llegar al pequeño rellano herboso de Belabieta, situado bajo los pies del Adarra y salpicado de hayas. Este lugar, donde encontramos un poste indicador, es un importante cruce de caminos, pues desde aquí surgen varios senderos que llevan hasta la cumbre. Nosotros optamos por la senda que sigue por la derecha, sorteando pequeños arroyos que descienden del Adarra. Seguimos caminando a media ladera, rebasamos la fuente Agerreazpiko iturria y tras doblar el contrafuerte oeste, avistamos el amplio collado de Eteneta (698 m – 1h 15 min). Normalmente en esta pradera suelen pastar plácidamente rebaños de caballos, yeguas y ovejas. En la zona existen varios crómlechs, donde destaca el de Eteneta I, con su imponente menhir de más de dos metros de altura.
Enfilamos en dirección norte, donde apreciamos un grupo de pinos, para acercamos tranquilamente hacia la cima del monte Adarra. Situados en el collado, entre las dos cimas del monte Adarra, ascendemos por la derecha hacia las rocas y con una fácil trepada salvamos el pequeño desnivel para subir hasta su cumbre, donde encontramos un vértice geodésico y el correspondiente buzón montañero (819 m – 1h 40 min). El descenso lo realizamos por la dirección contraria a la de subida. Bajamos entre las rocas hasta la pradera que se acerca a la cresta que cae en picado hacia los bosques del río Urumea. Por la izquierda seguimos el sendero que baja bruscamente por la herbosa ladera hacia el collado de Mantale, bajo las rocas de Aballarri. Aita Barandiaran nos cuenta sobre Aballarri (piedra de honda) que, en cierta ocasión, un grupo de gente estaba bailando en la plaza de Arano. Sansón, enfurecido, se propuso matarlos arrojándoles una piedra desde la cima del monte Buruntza, pero cuando se dispuso a lanzar la roca resbaló en una boñiga de vaca y la piedra se quedó a mitad de camino; concretamente en el lugar donde se ubica la peña de Aballarri.
Siguiendo nuestra ruta, avanzamos por un estrecho sendero por encima del pinar hasta llegar al lugar conocido como Arlegorko Zabala. La panorámica se abre hacia la cima de Oindi (548 m) y la costa cantábrica. Tras un fuerte descenso por la campa, llegamos hasta una amplia pista que si la seguimos por su lado izquierdo y en suave descenso nos llevará nuevamente hasta el caserío Montefrío y un poco más abajo, hasta el barrio de Besabi.

Guía práctica
TIEMPO: 2h 50 min.
DISTANCIA: 7, 3 km.
DESNIVEL: 525 m.
DIFICULTAD: Media.
MAPA: Cuadernos Pirenaicos Pirineo Vasco. Sua Edizioak. Escala 1: 150.000
ACCESO: En el alto de Irurain, en la carretera GI-311 entre Andoain y Urnieta, tomamos el desvío asfaltado que sube hacia Xoxoka. Continuamos por la carretera Gi- 4721 hasta el restaurante Besabi.

NAVARRA
REFUGIO DE BELAGUA - LAKHURA (1.877 M) - COLLADO DE ERRAITZE

Esta montaña, que se encuentra en pleno cordal de la divisoria de aguas, es una de la más visitadas del Pirineo navarro. Separa el valle navarro de Belagua y el zuberotarra de Urdaite o Santa Grazi. Por su vertiente norte se sitúan las célebres gargantas de Kakueta y Ehujarre. Atención en los días de niebla, que son muy frecuentes en esta zona.
Desde las inmediaciones del renovado refugio Angel Oloron (1.428 m), seguimos las marcas rojas y blancas del sendero GR 12 que cruza la carretera y transita por las faldas de Lakhura por un terreno suave y herboso conocido como Yeguaceros. Caminamos al norte del antiguo cuartel militar y tras rebasar un par de abrevaderos alcanzamos sin ningún tipo de problemas el collado de Arrakogoiti (1.426 m – 0h 45 min), situado entre las cimas de Binbaleta y Lakhura. Nos acercamos hasta la estela de madera que simboliza la Ruta de las Golondrinas, por donde pasaban las mujeres roncalesas en su dura marcha para trabajar en las fábricas de alpargatas de Maule. Dejando a nuestra izquierda la espectacular visión de la garganta de Kakueta, ascenderemos por la ladera herbosa que se dirige hacia el este en busca del Pico de Cortaplana (1.777 m). Rodeamos el peñasco y descendemos hasta el collado de Sainte Engrace, que se encuentra situado sobre una pequeña balsa de agua para el ganado. Una corta pero dura subida por la pendiente nos lleva hasta la cumbre sur de Lakhura, donde se sitúa el vértice geodésico (1.845 m – 2h 15 min). Tras una pequeña travesía por el cordal y una última subida entre las rocas accedemos hasta la cumbre principal de Lakhura, donde se sitúa un buzón en forma de caserío y desde donde tenemos una espectacular panorámica a nuestro alrededor (1.877 m – 2h 45 min). Comenzando desde el oeste y siguiendo las manecillas del reloj, avistamos las siguientes cimas y gargantas: Keleta, Kartxela, Otsogorrigaina, Barazea con el Orhi al fondo, Binbaleta, garganta de Ehujarre, Arlas, Anie-Auñamendi, Hiru Erregeen Mahia, Petrechema, Acherito, Espelunga, Ezkaurre, Lapaquiza Linzola y Txamantxoia.
Continuamos la ruta circular en busca del collado Erraitze por el cordal herboso que se dirige hacia el este. Descendemos un resalte rocoso con cuidado para no resbalar y evitamos la siguiente cresta rocosa pasando por su derecha hasta alcanzar y continuar por la loma de hierba más fácil y que no presenta peligro alguno. Según nos vamos acercando a la carretera, y antes de acceder al collado de Erraitze, podemos girar a mano derecha y descender directamente hacia el refugio de Belagua, que ya vemos al fondo. Cruzamos la carretera y proseguimos nuestro camino por las praderas, donde normalmente encontraremos bastante ganado vacuno. Llegamos hasta el refugio Angel Oloron, reformado y reabierto durante la primavera del año 2020.

Guía práctica
TIEMPO: 3h 45 min.
DISTANCIA: 9 km.
DESNIVEL: 450 m.
ACCESO: Desde Isaba, continuamos por la carretera NA- 137 que se dirige hacia Arette. Aparcamos el vehículo junto al refugio Angel Oloron.
MAPA: Mapas Pirenaicos Belagua y Zuriza. Sua Edizioak. Escala 1.25.000.