Real Sociedad | La pizarra de Imanol Alguacil en la final de la Copa del Rey

La Real aúnó en la Cartuja fidelidad a una idea y matices tan necesarios como exitosos

04.04.2021 | 19:37
Imanol Alguacil, durante el partido de La Cartuja.

La Real Sociedad ganó este sábado la Copa del Rey, en su duelo ante el Athletic. Así que, como es lógico, la trascendencia del resultado ha podido durante las horas posteriores al encuentro con cualquier análisis frío acerca de cómo se dieron las cosas sobre el césped. Sin embargo, la final de La Cartuja también se cocinó en las pizarras de Imanol y Marcelino.

1. La presión del Athletic



Apenas dos acciones en las que la Real juega el balón desde atrás bastan para comprobar cuál es el plan del Athletic. Raúl García y Williams dejan hacer a los centrales y se centran en tapar los balones interiores a Zubimendi. Con Merino y Silva emparejados con Vencedor y Dani García respectivamente, los txur-urdin solo encuentran salida a través de los laterales, Gorosabel y Monreal (espacios azules en la imagen).

Cuando el Athletic obliga a la Real a iniciar con un lateral, uno de sus puntas aprieta al central más cercano (en la imagen Williams a Le Normand) y el otro se empareja con Zubimendi (en la imagen Raúl García con el pivote txuri-urdin).Zubeldia queda libre, pero ya no hay opción de jugar con él. De este modo, Marcelino consigue en gran medida que la Real no pueda desarrollar su juego más habitual, ahogando el fútbol blanquiazul.

La Real se repone tras un inicio complicado y encuentra oxígeno para llegar a las inmediaciones del área rival con el balón controlado. Zubimendi se sitúa como tercer central, Mikel Merino (flecha azul) baja a la posición de pivote y Silva (círculo superior izquierdo) también retrocede unos metros. El fútbol txuri-urdin gana en fluidez y los de Imanol completan buenos minutos, mediada la primera parte, aunque antes del descanso el duelo vuelve a igualarse.

2. El balón largo como alternativa



La imagen corresponde al segundo minuto de juego, por lo que hablamos de una circunstancia trabajada. El Athletic provoca la salida por los costados de la Real, cuyos laterales repiten envíos largos en busca de la profundidad de Isak y de Portu. Aquí, Monreal, acosado por Berenguer después de recibir, se dispone a buscar en largo al futbolista sueco, que trazó varias diagonales hacia la parcela de extremo izquierdo.

Da la sensación durante el primer período de que el Athletic orienta su bloque defensivo para que la Real salga por la izquierda en mayor medida que por la derecha. Sin embargo, Gorosabel también recibe varios balones libre de marca.En la imagen se aprecia cómo, cuando Muniain acude a incomodarle, opta por levantar la cabeza y buscar un balón largo para la carrera que inicia Portu (en el extremo superior izquierdo del fotograma).

Primeros segundos de la segunda mitad. Monreal recibe y busca de nuevo la carrera de Isak (en el extremo derecho de la imagen). La acción termina con un servicio del sueco a Oyarzabal, cuyo centro se topa con la mano de Iñigo Martínez (en el penalti no señalado). Se trata de una jugada que parece marcar un punto de inflexión en el partido, ya que el Athletic se muestra nervioso a partir de entonces, por mucho que el VAR solo decrete falta.

3. Valiente en la presión


Durante el tramo inicial, se dan varias fases en las que la Real debe juntarse para defender y no le queda más remedio que replegarse. Mediado el primer tiempo, sin embargo, comienzan a sucederse las oportunidades para ejecutar una presión alta. Portu (círculo azul izquierdo) abandona a Yuri y a prieta a Iñigo. Gorosabel (círculo azul derecho) deja a Muniain (raya roja) y presiona al propio Yuri. Se trata de una fórmula muy habitual en los txuri-urdin.

En la segunda mitad, las fases en las que la Real adelanta todo su bloque para presionar al Athletic se suceden en mucha mayor medida. Los txuri-urdin fuerzan a Simón para que busque por alto a Yuri, a por quien salta Gorosabel. Se trata de un mecanismo arriesgado y que exige valentía, pues dibuja un panorama de marcas uno para uno en todo el campo: si el rival supera una de tus líneas, tienes un problema, pero la Real logra que esto no suceda.

La conquista txuri-urdin de la Copa se está gestando. Isak presiona con intensidad a Yeray, quien envía un marrón a Vencedor en situación de exigencia. Merino (círculo superior izquierdo) está muy encima del pivote rojiblanco, y le roba el balón para lanzar enseguida a Portu. En la imagen se aprecia cómo el extremo murciano (círculo inferior) asiste a la jugada preparado ya para iniciar una carrera a la espalda de Iñigo. Penalti y gol.

4. Defender la renta



El 31 de diciembre, la Real se adelantó pronto en San Mamés y, durante la segunda mitad, apostó por defender su renta mediante un marcado repliegue. Sin embargo, la actitud en ventaja de los txuri-urdin en La Cartuja poco tiene que ver con ello. El comentado mecanismo de presión se repite sistemáticamente después del gol, por mucho que implique ciertos riesgos. Aguanta mucho el físico de Portu y Gorosabel. Cuando ya no pueden más, son sustituidos.

La anterior imagen corresponde al minuto 80. Esta, al minuto 85. La Real tiene muy claro que el mejor modo de defender ante el Athletic consiste en alejar a los rojiblancos del área de Remiro, conocidas sus dificultades para generar desde el sector de Yuri. Durante esta fase del partido, los envíos de Unai Simón al zarauztarra terminan consantemente en robos txuri-urdin o en saques de banda a favor de los de Imanol, que apenas sufren.

Entramos en el tiempo de descuento e Iñigo Martínez se convierte en delantero centro. Se trata de una señal inequívoca: el Athletic va a saltarse cualquier intento de elaboración y pretende enviar balones al área txuri-urdin. Entonces sí, la Real se ordena en un 4-4-2 muy parecido al del derbi de Nochevieja con Carlos Fernández y Guevara (como Guridi en Bilbao) en primera línea. El equipo defiende bien y certifica el triunfo.