Supercopa de España | La Real Sociedad cae a penaltis

La Real cae con el máximo honor en semifinales de la Supercopa

Barcelona 11Real

13.01.2021 | 20:01
Oyarzabal celebra el tanto del empate.

La Real ha caído a penaltis ante el Barcelona que se ha salvado por Ter Stegen, que ha mantenido a los suyos con vida en la prórroga y ha sido capaz de forzar una prórroga en la que se ha erigido en gran estrella.

La Real ha comenzado con el mismo plan con el que apretó al equipo blaugrana en el Camp Nou hace apenas un mes, una presión al hombre que ha incomodado al equipo que entrena Ronald Koeman. Este encuentro, abierto y con ritmo, ha traído el primer aviso blanquiazul, ya que una rápida contra, en la que Gorosabel ha llegado casi hasta línea de fondo, le ha servido para centrar y conectar con la cabeza de Isak, que ha lanzado alto por poco.

Apenas cinco minutos después, una rápida anticipación de Zubeldia, que de cara ha pasado a Portu, le ha dejado encarado a portería, aunque ha cruzado demasiado el tiro. El saque de puerta de Ter Stegen ya era balón realista pocos segundos después, que en esta ocasión por la banda izquierda, se han asociado Merino y Monreal para conseguir un centro que ha terminado en un córner que Le Normand ha cabeceado centrado y sin problemas para el guardameta alemán del Barcelona.

La ocasión más clara del arranque de la Real ha llegado pasado el cuarto de hora. Un nuevo robo en el centro del campo a Busquets, que se ha quedado pidiendo una falta inexistente, ha servido para una gran carrera de Oyarzabal, que ha pasado a Isak a la izquierda en el momento preciso para que el sueco solo tuviera que disparar a puerta, donde ha salvado Ter Stegen.

En los mejores minutos de la Real en las últimas semanas, a punto estaba de llegar una nueva ocasión. Merino, tras robar en el centro del campo el balón a De Jong, ha abierto rápido a Isak, que ha servido a la banda derecha a Portu. Su centro, peligrosísimo, ha caído en el mismo metro cuadrado en el que los protagonistas iniciales del contragolpe se han estorbado, desactivando una nueva llegada de la Real hasta el área barcelonista.

Una internada de Dembélé, el barcelonista que más peligro ha llevado, y un lanzamiento lejano de Lenglet, demasiado cruzado, y otra internada de Braithwaite que se ha encontrado con Remiro ha sido el único balance ofensivo del Barcelona en los primeros 25 minutos de la semifinal. Camino de la media hora, en su posesión más larga, el Barcelona ha dispuesto de un centro de Mingueza a Braithwaite que el atacante ha cabeceado alto.

Han sido minutos de un dominio culé que una apertura de Griezmann y un centro posterior le han valido a De Jong, forzado, para batir a Remiro a poco más de cinco minutos para el descanso.

Lejos de amilanarse, la Real ha vuelto a volcarse al ataque en seguida. El primer aviso ha llegado en las botas de Isak, con disparo lejano y seco que Ter Stegen ha despejado; poco después, una jugada elaborada con rapidez, Monreal desdoblando a Oyarzabal en el área y sin que nadie haya sido capaz de rematar el balón que ha cruzado la zona crítica de la zaga barcelonista.

Rápido empate

Por el mismo camino y la misma alegría ofensiva del arranque del partido, la Real ya ha dispuesto de un córner a favor en su primera jugada de la reanudación. Cuantos más minutos pasaban en la retaguardia catalana, más problemas tenía el Barcelona. Tanto que en apenas cinco minutos, una mano de De Jong que el árbitro Munuera Montero y el VAR han visto dentro del área ha servido para que Mikel Oyarzabal igualara una contienda abierta. La Real había dicho en la primera parte que tenía argumentos para remontar y en apenas cinco minutos ha empatado.

El partido seguía de ida y vuelta, aunque la Real se ha recompuesto rápido de las embestidas. Con el paso de los minutos y el empate en el marcador, el ritmo ha decaído, aunque seguía siendo el equipo de Imanol el que más fácil llegaba al área rival con Isak como principal estilete.

Sin hechos reseñables, el primero en hacer un cambio ha sido Koeman (Trincao al campo por Braithwaite) y tres minutos después, Imanol ha movido ficha: Barrenetxea por Guridi. Era ya el minuto 80, aunque ambos preparadores pensaban ya en la posibilidad del empate al final de los 90 minutos reglamentarios. Barrenetxea se ha ido a la banda izquierda y Oyarzabal, al carril del 10.

Cansada, era la Real quien mejores acercamientos tenía sobre el área de Ter Stegen, que al borde del 90' ha visto cómo la Real desaprovechaba su quinto saque de esquina al no encontrar a nadie en la prolongación al segundo palo.

El empate al término del tiempo reglamentario ha llevado el choque a una prórroga de dos partes de 15 minutos.

El billete, en la prórroga

Los dos entrenadores han apostado por introducir cambios en sus equipos: Imanol ha metido a Willian José por Isak y a Zaldua por Gorosabel; mientras que Pjanic y Riqui Puig han entrado por Busquets y Pedri. Fiel a su guion, el primero que ha visitado al portero rival ha vuelto a ser la Real, aunque con una aproximación con poca intención.

Pese a tener que disputarse las dos partes de quince minutos, el choque tenía cada vez más aire de gol de oro: quien marcara lo tendría casi hecho. Y el primero que en el minuto 93 la ha tenido desde fuera del área con un gran lanzamiento ha sido Zaldua, que se ha encontrado con una meritoria estirada de Ter Stegen a mano cambiada.

Imprecisa en algunas salidas del balón, la Real ha sufrido en varios ataques, tanto que en el minuto 100 una pérdida en el centro del campo la ha aprovechado Griezmann para asistir a Dembélé, cuyo lanzamiento ha atajado Remiro.

Lo más reseñable de los últimos minutos, un nuevo cambio en la Real: Adnan Januzaj por Portu.

La segunda parte de la prórroga ha vuelto a ser un toma y daca, que una falta de Zubimendi en la frontal del área ha querido aprovechar Griezmann. No tanto en el lanzamiento primero, sino en una posterior colgada que Remiro ha atajado en una gran actuación. Tan buena ha sido que en cuestión de segundos Januzaj con el balón, Willian José y Oyarzabal se han plantado en el área en otra ocasión clara a favor de los blanquiazules que no ha encontrado las redes culés.

Eran nuevos minutos de la Real, un partido con más ritmo, que tenía en Januzaj como su principal arma. Si la afición realista hubiera poder estado en el campo, ya estaría de pie llegado ese minuto, pero si no, el belga hubiese levantado al respetable con una carrera desde campo propio cuyo chut Ter Stegen ha desviado por poco a córner.

Han sido los minutos del belga: en el minuto 117, una falta relativamente lejana ha ido al poste izquierdo de Ter Stegen. La chistera de Januzaj de nuevo en acción.

Crueldad máxima

Los penaltis no han traído nada de fortuna para la Real. Bautista, que había entrado en el último minuto de la prórroga, ha sido el primero en lanzar el penalti, pero su lanzamiento se ha encontrado con el jugador destacado del Barcelona esta noche, Ter Stegen. En plena montaña rusa anímica, De Jong ha abierto el cielo a los realistas, mandando su balón al palo.

Tampoco en el segundo ha acertado la Real, ya que el hasta ahora infalible Mikel Oyarzabal se ha topado con el guardameta alemán. Dembélé sí ha marcado el suyo y Willian José se ha topado con el poste. Pjanic ha metido el segundo del Barcelona. Merino tenía la primera presión máxima, a la que Merino ha respondido.

El siguiente lanzamiento culé era clave: si Griezmann marcaba, ya estaba el Barcelona clasificado, pero en la misma tónica que el resto del partido, el balón se ha ido arriba y la Real no caía.

Januzaj ha marcado el suyo, pero el equipo de Koeman tenía la sartén por el mango: si marcaba, a la final. El gol de Riqui Puig ha terminado de meter al Barcelona en la final del domingo en Sevilla. Su rival saldrá de la otra semifinal, que se disputará este jueves en Málaga entre Real Madrid y Athletic.

noticias de noticiasdegipuzkoa