kirolak

Murillo y Garay entran en las quinielas del central

mercado hermoso está difícil, porque el atlético busca vender para intentar reforzarse y en italia aseguran que ya hay contactos por el ex del celta

18.08.2020 | 23:38
Jeison Murillo entra a Fabián Orellana. Foto: N.G.

donostia – Cuestión de prioridades. La dirección deportiva ha mantenido varias reuniones este fin de semana en las que se replanteó su planificación para la siguiente campaña. Lo primero que tenían que hacer era ocupar el hueco dejado por Martin Odegaard. No se puede decir que sustituto no haya sido tan inesperado como ilusionante. Ahora lo que toca es apuntalar la defensa, ya que si hay una línea con un amplio margen de mejora es esta. Es más, la mayoría de la crítica apunta a la endeblez defensiva para justificar el mal final del equipo que estuvo a punto de quedarse sin clasificación europea.

Como ya informó este periódico, el jugador que más les gusta es Mario Hermoso. El madrileño no ha tenido los minutos que esperaba en el Atlético, en el que ha acabado el curso como el cuarto central para Simeone. Parece bastante claro que buscará una salida que tampoco vería con malos ojos su club, pero el problema estriba en que necesitan recaudar dinero para salir al mercado a hacer los "como mucho tres fichajes" que ha anunciado Miguel Ángel Gil. La campaña pasada pagaron 25 millones por su contratación, por lo que su intención será recaudar lo máximo posible, aunque asuman que van a perder dinero.

Hay otras dos carpetas en la mesa de Roberto Olabe. Una es la del colombiano Jeison Murillo. Otro defensa que, como en su día Hermoso, intentó incorporar la Real cuando militaba en el Valencia. Tras su pobre paso por el Barcelona recaló en la Sampdoria, pero como no estaba teniendo demasiados minutos se incorporó a préstamo al Celta. En Vigo aseguran que su rendimiento fue notable, de ahí que estén intentando hacerse con sus derechos en propiedad. El club italiano pide 12 millones de euros, cantidad a la que no va a llegar el equipo de la ciudad olívica. El portal Tuttosport publicó ayer que la Real se había metido en la negociación y que incluso ayer habían mantenido ya los primeros contactos para hacerse con su contratación. El precio es bastante alto para lo que suele pagar la Real por un defensa y la Sampodria quiere vender.

Murillo tiene 28 años, es fuerte y expeditivo y domina con potencia el juego aéreo. Otro condicionante que le lastraría es que es diestro.

El que también es diestro, aunque esté acostumbrado a jugar en el perfil izquierdo, es Ezequiel Garay, por quien, según Radio Marca, también está interesada la Real. En Valencia le definen como el mejor central del equipo en los últimos años. Está libre, tiene 33 años, pero sus exigencias económicas son muy altas, ya que el club ché rompió las negociaciones y ya ha dicho que no a otros clubes supuestamente con más músculo financiero que la Real. Su punto fuerte que vendría muy bien a la zaga realista es su madurez y experiencia.