kirolak

Robin el fijo

le normand, renovado el jueves hasta 2024, ha jugado todos los minutos desde que el 5 de enero sustituyera a igor zubeldia durante el partido ante el villarreal

06.06.2020 | 01:16
Le Normand despeja un balón durante el derbi copero contra Osasuna.

donostia – Si la verdad en el fútbol viene dictada por lo que sucede durante la competición, el hecho de que Robin Le Normand renovara el jueves su contrato con la Real Sociedad responde a la más pura de las lógicas. Y es que el defensa francés estaba disfrutando, antes de que el mundo se detuviera por culpa del coronavirus, de un 2020 de ensueño. Paradójicamente, lo comenzó sentado en el banquillo, el 5 de enero contra el Villarreal. Pero Zubeldia, cargado con una amarilla, cometió un penalti que pudo costarle la expulsión. Antes de que fuera demasiado tarde, Imanol relevó al azkoitiarra en el minuto 60 para dar entrada al propio Le Normand. Y esta ha completado desde entonces un meritorio pleno de minutos: lo ha jugado absolutamente todo, en una fase de calendario muy cargada, con alternancia de Liga y numerosas rondas coperas.

La lesión de Diego Llorente durante este período ha allanado el camino del francés, quien sin embargo ya se había ganado la titularidad antes de que el madrileño sufriera una rotura de fibras el 26 de enero. Le Normand se ha convertido en un fijo en el perfil zurdo del eje de la zaga, completando con su rendimiento una progresión considerable cuyo punto de partida cabe situar en el verano de 2016. Llegó entonces al Sanse procedente del filial del Stade Brestois, club en el que pudo jugar un partido de la segunda división gala con el primer equipo. Y de inicio le costó mucho empezar a carburar en aquel equipo de potrillos dirigido por Imanol Alguacil.

Agradecido Así lo reconocería el propio defensa más de dos años después. "Yo conocía a la Real porque Griezmann jugaba aquí. El artífice de su llegada, Éric Olhats, me recomendó que viniera. Él ve cosas que otros no. Así que le hice caso. Estoy feliz de haber tomado aquella decisión, pero fue difícil asimilar el cambio en lo deportivo", declaró Le Normand en diciembre de 2018, tras debutar en Anoeta en un partido de Copa contra el Celta. "En Francia me tocaba defender y nada más. Y la Segunda B se me hizo muy diferente. Tenía muchas dificultades para sacar el balón jugado desde atrás como quería Imanol. Pero él me ayudó. Me hizo ver un montón de vídeos y me apretó como un cabrón. Entre él y Ansotegi, que el año pasado (curso 2017-18) estuvo con nosotros en el Sanse, consiguieron que las cosas me salieran mejor. Después de trabajar duro, he podido llegar hasta aquí".

Tras aquellos comienzos dubitativos, Le Normand se convirtió en una pieza imprescindible en el Sanse que jugó la promoción de ascenso en junio de 2018. Jugó todos los partidos (solo se perdió dos, ambos por sanción). Y se ganó así hacer la pretemporada a las órdenes de Asier Garitano, a quien convenció. Siguió en la plantilla del filial, ya con un nuevo contrato (renovado hasta 2020). Y el bergararra no tardó en darle la alternativa, en una derrota liguera en el campo del Betis. El francés, aún con el 27 a la espalda, llegó a jugar siete partidos con el primer equipo el pasado curso. Gustó mucho. Y al club no le quedó más remedio que acometer la segunda renovación en meses. En febrero de 2019 volvió así a prolongar el contrato, hasta 2022. Y el pasado verano convirtió a Le Normand en uno de los potrillos promocionados al primer equipo.

El resto de la historia, por cercanía en el tiempo, resulta de sobra conocido. Durante la actual campaña, sobre todo tras el mencionado cambio del 5 de enero ante el Villarreal, el zaguero bretón no solo ha confirmado las buenas sensaciones previas, sino que ha protagonizado dos pasos adelante en cuanto a rendimiento. El nivel mostrado, acompañado de una notable regularidad, han convertido al defensa en toda una realidad, una realidad visible ya para otros clubes activos en el mercado e incluso para los técnicos de la selección francesa. Una vez más, la Real ha actuado con celeridad y ha suscrito con el futbolista un nuevo contrato acorde a la situación, que convierte a Le Normand en blanquiazul hasta 2024.

el protagonista

Nombre. Robin Le Normand.

Edad. 23 años. Nació el 11 de noviembre de 1996.

Nacionalidad. Francesa. Procede de la localidad bretona de Pabu.

Estatura. 1,87 metros.

Demarcación. Defensa central.

trayectoria

Se formó en las categorías inferiores del Stade Brestois. Alcanzó su filial, y durante los últimos meses en el club llegó a debutar en la segunda división francesa con la primera plantilla.

CLUBCAT.TEMP. PART.

Stade Brest2ª división2015-161

Sanse2ªB2016-1726

Sanse2ªB2017-1838

Sanse2ªB2018-1918

Real2018-197

Real2016-1728

Dos goles. Le Normand ha hecho dos dianas con la primera plantilla de la Real, contra el Becerril y en Anoeta contra el Eibar.

vive solo, en astigarraga

cuatro años en gipuzkoa

Piso propio. En verano de 2016, la Real contrató fichando a Le Normand a un joven de 19 años aún por hacer. Casi cuatro temporadas después del aterrizaje del galo, el club se asegura contar con él hasta junio de 2024, cuando tendrá 27 años y se encontrará ya muy cerca de alcanzar una madurez plena como futbolista. El galo ha encontrado en la Real un hábitat perfecto para desarrollarse en las facetas deportiva y personal. Robin lleva una vida tranquila en Astigarraga, donde apostó por instalarse tras comprar un piso en el que reside él solo. Tiene un hermano pequeño, Theo, que juega como delantero en el filial del Guingamp.

Aterrizó en el Sanse asesorado por Éric Olhats en verano de 2016, tras expirar su contrato en el Stade Brestois francés