kirolak

Un 2020 que confirma la ilusión txuri-urdin

imparable desde que comenzó el año, con dos competiciones, imanol ha atinado en la administración de esfuerzos y el equipo aspira a todo

27.02.2020 | 02:54
Imanol, en un entrenamiento en Zubieta.

donostia – Dicen que los éxitos de los entrenadores hoy en día dependen no ya de los resultados, si no del acierto de sus apuestas. En los primeros meses de la temporada, hasta el mes de diciembre, fue momento para descubrir su propuesta y su viabilidad para la competición, y desde enero, cuando ha tenido que dosificar y gestionar la disputa de dos competiciones, ha llegado el momento para calibrar su toma de decisiones. Y el éxito es rotundo. La Real acabó 2019 en la quinta posición, con 31 puntos, a solo uno del cuarto, el Atlético, y a tres del tercero, el Sevilla. Con el séptimo puesto a tres puntos también y habiendo superado solamente la primera ronda de la Copa, ante el modesto y amigo para siempre Becerril.

Dos meses después, jugando casi todas las semanas dos encuentros, algo que en los últimos años ha lastrado mucho a la entidad txuri-urdin, los donostiarras pueden encaramarse a la tercera plaza mañana si se imponen al Valladolid y deben hacer valer la ventaja de un tanto para colarse en una final de Copa 32 años después. El mérito es sobrado y ya incuestionable.

Sus datos son dignos de elogio. Desde que arrancó 2020, la Real ha ganado ocho encuentros, cinco de Copa y tres de Liga, donde por un momento pareció perder pie, y ha acumulado tres derrotas, todas ellas en el campeonato regular ante el Villarreal en casa, la única que han sufrido desde que se cambió el terreno de juego de Anoeta por el híbrido que ha fulminado las quejas de los jugadores, el Betis, en un mal día, y el Leganés, en la jornada en la que las rotaciones de Imanol salieron mal. Justo esa semana, solo cuatro días después, la Real asaltó el Bernabéu, por lo que se puede hasta dar por buena dicha derrota por lo que supuso la gran victoria de la temporada hasta la fecha en este curso.

Variantes Imanol casi siempre ha mantenido la misma columna vertebral, pero ha llegado a introducir variantes en el equipo, muchas veces inesperadas, que casi siempre le han funcionado y que no han bajado el nivel del equipo. Lo más curioso quizá, por inesperado, es que el único puesto en el que no ha rotado ha sido la portería, donde las prestaciones de Remiro y de Moyá, al menos hasta la fecha, tampoco han distado demasiado. La explicación se encuentra probablemente en que el mallorquín ha sufrido unos problemas en la rodilla que le han impedido postularse como alternativa para regresar al once, pese a que en Ceuta Imanol le relegó a la suplencia de forma sorprendente, lo que no le sentó nada bien.

Una de las claves de esta plantilla es que la dirección deportiva ha logrado equiparar el nivel de la competencia en casi todos los puestos. Y eso sobre todo se ha reflejado cuando ha llegado el turno de afrontar tantos encuentros seguidos. Por poner un ejemplo, la semana pasada saltaron todas las alarmas porque Portu estaba sancionado, Januzaj arrastraba unas molestias en el pubis y Barrenetxea continuaba convaleciente de una pequeña rotura de fibras que sufrió en un entrenamiento. El belga no solo se recuperó a tiempo, sino que fue titular y acabó sellando la goleada ante el Valencia con un disparo desde fuera del área que fue catalogado por La Liga como el mejor tanto de la jornada.

Solo cinco días después, Imanol recupera a Portu, una vez cumplida su sanción, que apunta al once porque en realidad ha sido el verdadero dueño de la banda derecha desde el inicio y en el banco contará con las alternativas de Januzaj y Barrenetxea. Pocos equipos disponen de ese arsenal reserva, puesto que ambos jugadores han sido vitales en la Copa para acabar alcanzando una semifinal después de la de 2014 de Arrasate.

Imanol ha sido clave en la gestión del grupo y de los meritorios que llaman a la puerta del primer equipo, como también ha hecho con Andoni Gorosabel y con Ander Guevara, a quien nadie le discute ya su condición de jugador de primer equipo. Y el cartel de indiscutible de Remiro, Le Normand o Isak. parece fácil, pero no lo es.

la real en 2020

Once partidos de Liga y Copa

Real-Villarreal (Liga)1-2

Ceuta-Real (Copa)0-4

Betis-Real (L)3-0

Real-Espanyol (C)2-0

Real-Mallorca (L)3-0

Real-Osasuna (C)3-1

Leganés-Real (L)2-1

R. Madrid-Real (C)3-4

Real-Athletic (L)2-1

Real-Mirandés (C)2-1

Real-Valencia (L)3-0

la cifra

25

goles en once partidos ha logrado una Real que ha encontrado en Isak un extraordinario sustituto a Willian José, que ha pasado a un segundo plano tras su polémico intento de marcharse.

Mejora en defensa. El equipo txuri-urdin se ha entonado mucho en defensa como lo confirma que solo ha encajado trece dianas en once encuentros.

Imanol ha hecho cambios en casi todos los choques y ha demostrado que el nivel del plantel y de su competencia ha subido muchos enteros