Copa

Imanol siempre rota en Copa

El técnico volverá a hacer muchos cambios ante el Ceuta, como ha hecho antes en el torneo del ko, aunque quizá no realice tantos por ser el encuentro en fin de semana

08.01.2020 | 06:23
Imanol Alguacil charla con Mikel Oyarzabal delante de Gorosabel e Isak, ayer en Zubieta antes del comienzo del entrenamiento.

donostia - No suele ser habitual desde que dirige al primer equipo, pero Imanol Alguacil repitió ante el Villarreal el mismo equipo que se había impuesto antes de Navidades en Iruñea. Junto a su visitante y verdugo, y al Leganés, fueron los tres únicos conjuntos que alinearon a los mismos de la jornada 18.

Lo cierto es que tampoco se puede sentenciar con certeza que sea el once de gala txuri-urdin, ya que en la enfermería esperan un Illarramendi que, aunque muchos parecen olvidarlo, es el capitán y el que estaba llamado a ser el faro del equipo y un Aritz Elustondo con el que se cometió una pequeña torpeza al forzarle y recaer del esguince de tobillo que se produjo tras el choque en el aire con Pedro León, del Eibar. Los dos han sido titulares cuando han estado en plenas condiciones. No así este año Zurutuza, a quien todavía le faltan unas semanas para reincorporarse a la dinámica del equipo justo en el momento en el que podía haber tenido minutos en los duelos de Copa.

Regresa el torneo del KO, esta vez en fin de semana, lo que sin duda va a provocar que los Primeras no arriesguen tanto en sus respectivas alineaciones al tener mucho tiempo para recuperarse de cara a la siguiente jornada de Liga. Será la segunda ocasión en la que Imanol afronte la Copa, una competición que siempre ha manifestado tomarse muy en serio y para la que espera y confía que ningún rival la afronte con más ilusión que los suyos: "Para nosotros también tiene que ser un partido muy importante. Es la Copa, una competición que hemos ganado. Tenemos que jugar con la misma humildad e ilusión de ellos. Creo que a ilusión y pasión vamos a estar igualados", señaló antes del viajar a Palencia para afrontar el envite ante el Becerril.

Al oriotarra no le gusta llamarles rotaciones, porque siempre defiende que son cambios en su búsqueda para hacer el equipo más competitivo posible, pero la realidad es que en sus tres duelos coperos anteriores ha introducido bastantes cambios. Como es lógico, fue ante el Becerril, un rival menor que lucha por mantener la categoría en Tercera División, cuando más variantes introdujo al repetir solo Zubeldia respecto al cuadro que empató con galones ante el Barcelona. El resto fueron habituales suplentes e incluso dos debutantes esta campaña como Sagnan y Rubén Pardo, que todavía no habían disputado ni un solo minuto.

Aunque la cita en Ceuta parece más exigente, como lo confirma que es el cuarto en su grupo, también de Tercera, en el que viene de ganar sus últimos cinco partidos, lo lógico es que Imanol vuelva a introducir novedades respecto al equipo que cayó derrotado ante el Villarreal. El primero de ellos, obligado, el del lesionado Monreal, que será sustituido por Aihen Muñoz. Habrá que ver si se vuelve a atrever en el eje de la zaga con Sagnan, cuyo fichaje se está convirtiendo en el gran fracaso de, al menos, la planificación de esta temporada. Se dan como bastante probables también las entradas de Moyá, Gorosabel, Le Normand, Sangalli, Januzaj, Barrenetxea e Isak.

El hecho de que el choque se celebre en domingo y en un escenario desconocido puede provocar que se decante por una alternativa más híbrida, como ya hizo con el Betis en la eliminatoria de la pasada campaña y a la que seguro que recurrirá en cuanto lleguen curvas en la competición. En la ida celebrada en Sevilla solo repitieron cuatro de los jugadores que se habían impuesto en su triunfal regreso en el Bernabéu, en una decisión bastante controvertida. En la vuelta se pagó caro el no marcar en el Villamarín a pesar de que había reservado antes a intocables en la Liga ante el Espanyol y solo se mantuvieron cinco. Imanol continúa en busca de la fórmula perfecta.