Más que palabras

Una monarquía en 'cash'

17.07.2020 | 01:20

¡caray con su emérita majestad borbónica! Pensábamos que ya nos había agotado nuestra capacidad de sorpresa con sus choriceos y sus extravagancias, y resulta que aún nos quedaba por conocer su faceta de trasegador de billetes de curso legal. Qué imagen, según el testimonio de la lenguaraz e indiscreta Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la del campechano contando con una máquina sus billetes acarreados en maletones y colados en Barajas como quien pasaba salchichones y tocinos en los fielatos de la posguerra. O la del mismo gachó coronado sacando cien mil euros de vellón al mes de cajeros automáticos de aquí y de allá. Y no digamos ya de cuando, siempre atendiendo al relato de la aristócrata bocachancla, sacaba el fajo y le daba la paga en cash su hijo y sucesor.

Ahí tenemos, por un lado, a un ser humano aquejado de una más que probable patología mental –a expensas de que me corrija mi querido doctor Imanol Querejeta–, pero también a un vástago que lo sabía absolutamente todo y que no hizo nada por detener semejantes comportamientos de su viejo. No cuela, señor soberano preparao, lo de la renuncia de la herencia, cuando hasta el que reparte las cocacolas sabe que de su señor padre ahora medio repudiado no solo recibió un pastizal, sino un trono. Renuncie a eso y empezaremos a creer que va en serio.