¿Presupuestos sociales que no dejan a nadie atrás?

12.12.2020 | 00:08

La propuesta que ha presentado el Gobierno municipal de Arrasate (PNV-PSE) de cara a los presupuestos municipales de 2021 asciende a 35.800.000 euros, un 2,8% más con respecto a 2020. En ella adelantan que se solicitará un crédito de tres millones de euros, según afirman, para "garantizar el bienestar de los ciudadanos e impulsar el desarrollo del pueblo sin dejar a nadie atrás". Pero vayamos por partes. Katearen Loturak (Unión de Eslabones) es una asociación de Debagoiena sin ánimo de lucro que reivindica una protección social real para ayudar a un colectivo muy vulnerable: el de las personas con problemas de adicción con y sin sustancias, y/o patología dual. Nuestro recorrido es muy corto, pero los motivos que fundamentaron la creación de la asociación se alargan en el tiempo, son muy lejanos. Esa memoria histórica que Arrasate debería no echar al olvido.La realidad que vivimos los familiares de personas con adicciones está sacando a la luz los déficits de unas políticas públicas que consideran prescindibles ciertos recursos y servicios que son esenciales, lo que se traduce en una vulneración de derechos fundamentales. Solicitamos un abordaje y atención multidisciplinar e integral por parte de las instancias sanitarias y sociales. El VII Plan de Adicciones 2017/21 remarca que dado su carácter transversal, el fenómeno de las adicciones debe abordarse con una perspectiva multidisciplinar e integral.Desde la asociación hemos pedido al Ayuntamiento de Arrasate que nos informase sobre cuánto se destina a programas relacionados con drogodependencias en el presupuesto municipal. Nos responden que dentro de las competencias del Consistorio queda incluida "única y exclusivamente" la materia de la prevención. Entienden que no es el Ayuntamiento el que debe contribuir a la solución del grave problema existente para las personas afectadas y sus familias.Aunque sea cierto que la competencia del Consistorio se limita a la prevención, no menos cierto es que las personas afectadas puedan acabar en riesgo de exclusión (más cuando han pasado ya por prisión), y aquí también pasan a ser de su competencia a través de los servicios sociales.Las instituciones no pueden tan solo calmar conciencias haciendo planes de prevención, aprobando subvenciones para impartir charlas en los centros escolares. ¿Qué pasa cuando el problema ya se ha desencadenado? Cuando hay que atender, ayudar, actuar€ No hay nada.En estos tiempos de restricciones, de crisis sanitaria, social y económica toca marcar prioridades y destinar recursos para hacer frente a la promesa de este Gobierno municipal de "no dejar a nadie atrás". Porque recursos hay. Sin embargo, sobra publicidad y falta humanidad. Sorprendentemente el cemento prima en estos presupuestos sobre necesidades básicas, el bienestar humano y lo social. El Gobierno municipal presume de ser social y, por contra, vemos las ingentes cantidades de dinero que destina a obras e infraestructuras de las que, a nuestro entender, se puede prescindir en estos momentos de emergencia. Se dejan en un segundo plano necesidades sociales y, en nuestro caso, niegan y dan la espalda a un problema evidente, que afecta al pueblo, que está en la calle y del que nadie está libre. A cualquiera le puede tocar; la droga puede entrar en cualquier hogar y trastocarlo todo. Máxime cuando este pueblo fue testigo directo; vivió, sufrió y perdió a toda una generación. Aún hoy sigue sufriendo sus consecuencias.Pongamos algunos ejemplos. 1.250.000 euros recibe el proyecto de Ekobulevar. En el otro extremo de la balanza ponemos los 7.000 euros que este Ayuntamiento dedica a hacer frente a los problemas de la adicción, y que se destinan a abonar una pequeña ayuda en los gastos de transporte a los jóvenes que están en tratamiento de desintoxicación en algún centro. Otros 40.000 euros se otorgan a actividades de prevención en drogadicción. Cantidades totalmente desequilibradas.Como asociación presentamos al Consistorio nuestros proyectos para que asuma la cuantía de lo presentado por la empresa Erein (cooperativa de iniciativa social que trabaja en clave psicosocial, con programas como asistencia psicoterapéutica, o programas de promoción de salud mental, etc.) y la empresa Sustraibarri (programa de desarrollo personal de coaching con caballos).Hemos nacido como asociación cansadas y cansados ya del abandono al que estamos sometidos, de la descoordinación entre administraciones, además de para sensibilizar a la sociedad sobre esta realidad y visibilizar la grave problemática a la que hacemos frente día a día. Para finalizar, animar al Ayuntamiento de Arrasate, en coordinación con los consistorios de la comarca, a aunar fuerzas con el fin de que pueda ser realizado este proyecto para el bienestar de la comarca.