Carta a los niños/as que nacisteis en 2020

04.12.2020 | 01:10

Os dirán que fue el año de la incertidumbre, las mascarillas, de estar encerrados en vuestros hogares, de los números diarios sobre quiénes sobrevivían al virus y quienes no lo hacían.He de deciros que también fue el año de sonreír todos los días y todas las noches al escuchar la voz de quienes más queremos y dar las gracias por eso; de descubrir el mundo interior, con sus subidas y bajadas; de conectar de balcón a balcón con las emociones, los aplausos y las historias de quienes antes eran unos desconocidos. Por eso, este año, os quiero escribir a todas y todos vosotros. Pronto la vida os sorprenderá con la primera lección: aprenderéis a andar tras muchas caídas. La buena noticia es que os levantaréis en todas y cada una de ellas. Que no os importe volver a caer, una y otra vez, bien por uno mismo o por los demás. Habrá quienes vean esas caídas como derrotas, no hagáis caso. De todas y cada una de ellas se sale más fuerte.Sed gente de paz, es decir, poned el corazón antes que vuestra razón, vuestro éxito o el reconocimiento de otros. Ese camino no será el más fácil y serán pocos los que os acompañen en esa elección, pero siempre será el que os permita mirar atrás y saber que actuasteis correctamente. En esas bifurcaciones crearéis verdaderas amistades.Mirad más allá de vosotros mismos. Fijarse solo en uno empequeñece la visión del mundo. Mirad al otro, y especialmente al que sufre, de la forma que sea, y darle la mano sin esperar nada a cambio. Tarde o temprano comprenderéis que todas y todos cargamos con una mochila invisible y que todas y todos nosotros podemos ser la mejor solución para compartir el peso.Utilizardla palabra siempre, confiarden su poder para cambiar lo que parece imposible de cambiar. Os dirán que la poesía es para idealistas, decidles que los versos inspiran revoluciones.Y no perdáis la esperanza porque en noches frías y oscuras será vuestra brújula. Os dirán que uno de los símbolos de lo que estamos viviendo será el arcoíris pintado por las niñas y los niños. Los arcoíris tienen forma de puente. Decirles que este año se han erigido auténticos puentes de solidaridad y fraternidad donde antes no había ni cimientos.Os dirán que nacisteis en el año en el que pensamos que el calendario nos había robado días. Decirdes que vinisteis para dar más vida a la vida.