Policías de la libertad

Casi me atrevo a aseverar que quienes fueron policías de balcón hoy son policías de la libertad que velan porque podamos hacer lo que queramos, donde queramos y como queramos, y hablan de la pandemia como si fuera cosa de políticos y no de salud pública

30.09.2021 | 08:34

¡Se acabó el coronavirus!

Ya no hay covid: el Consejo Interterritorial de Salud ha decidido que, mañana, sol y buen tiempo. Espera, que me lío: la asamblea de majaras se ha reunido para acordar que el nuevo aforo de los estadios de fútbol es el viejo, esto es, del 100%, pero siempre que haya un espacio de 1,5 metros entre persona y persona. Dada la claridad del anuncio en general, no sé si ese metro y medio tiene que guardarse también cuando los jugadores hagan una barrera, en el área pequeña cuando se saque un córner o en las colas del baño y los ambigús. Pero el mensaje ha quedado claro: se ha muerto el covid, viva el covid.


La risión

La contradicción evidente, en la que todo el mundo ha reparado, al parecer, fuera de ese consejo interterritorial y de quien se apresuró a transmitir la noticia a primera hora de la mañana de ayer, sigue sin respuesta. G otzone Sagardui, que ha vuelto a poner la cara para que se la partan, ya ha avisado que en la CAV nada cambia hasta que el LABI tome una decisión la semana que viene. El propio Gobierno Vasco probó el sabor, al final del confinamiento, de medidas que se contradecían a sí mismas, y aquello fue criticado. Correcto. Lo que no podemos es criticar también que se tome la decisión sin prisa.


¿Qué amenazas?

Héctor de Miguel, más conocido como Quequé, ha borrado el tuit en el que advertía que, o se levantaban las restricciones, o "se vienen cositas", jugando con esa expresión tan cutre como de moda. Quiero entender que el humorista avisaba de un modo genérico del cabreo generalizado. Pero su alerta estaba mal planteada (por algo la habrá borrado): ese enfado coral no puede ser alentado ni justificado. Al contrario: ante el mismo, explicaciones, esfuerzo y denuedo para que quede claro que la pandemia nos pasa a todos y que las medidas están tomadas para pararla, no para pararnos porque sí.

No, no vamos a quedarnos tontos

Solo puedo aplaudir este tuit de Alberto Elías: "A ver, que a veces llevo mascarilla por la calle porque me da pereza quitármela en los cinco minutos que hay de la salida del metro a mi casa o porque voy a entrar a una tienda o whatever, relajad la raja. Los de 'tenéis un trauma' ya lucís peor que los polis de balcón del 2020". No, no vamos a quedarnos tontos por usar la mascarilla por la calle, ni por tardar un mes más en ocupar todos los estadios (que no se llenan ni aforados), ni si no bailamos en un bar este fin de semana después de bajarnos una botella de Larios en el parque. Los listos, esos sí que han demostrado que son tontos.


¿Y quién se responsabilizará de las muertes?

No falta mucho, solo unos días, para que recuperemos parte de la normalidad que esta pandemia mundial nos ha arrebatado: vamos a volver a vernos las caras, vamos a volver a tocarnos, vamos a volver a beber de pie y a saltar en un concierto. Y lo podremos hacer gracias a las vacunas que, probadas con mucha precaución, sustituirán al resto de medidas. Y si alguien no se ha vacunado aún que piense que va a estar absolutamente expuesta o expuesto al virus. Por extensión, quien sugiera que no es necesario vacunarse cargará con muertes concretas en su cuenta. Y no vamos a olvidarnos jamás de ello.
noticias de noticiasdegipuzkoa