Lo que aprendimos en Madrid

La campaña más polarizada y más agresiva que hayamos visto tiene que dejarnos enseñanzas. No podemos pasar por esta elección como si fuera una más: ni la convocatoria ni los argumentos han sido los habituales, muchas veces ni siquiera han sido razonables

05.05.2021 | 08:34
Lo que aprendimos en Madrid

Madrid es Madrid

Durante la campaña, en muchas ocasiones hemos visto cómo se confundían la capital con la autonomía. Y por supuesto, hemos asistido a cómo querían confundirnos con que lo que suceda en Madrid afectará a España. Así serဠSi así lo quieren. En el PP el objetivo es desestabilizar a Sánchez, pero parece que en el PSOE era desestabilizar a Podemos y en Podemos, al PSOE. Un cruce de caminos en plena capital desde el que se observa una centralidad jacobina y difícilmente justificable que empezó con un salto hacia atrás de Iglesias y puede acabar en un efecto arrastre en otros parlamentos y en plena crisis.

Y esta política frentista es una mierda


Ismael Serrano tiene todo el derecho del mundo a ser de Podemos, a decirlo en público y a hacer campaña por su partido. También tiene todo el derecho del mundo a reclamar que el respeto que pide y pedimos para él se tenga a otros artistas que se declaran de otros partidos. Esta es la base de la democracia. Una base que está siendo socavada con fiereza por lo que Serrano llama "trolls" que intentan "intimidar" y coartar la posibilidad de expresarse. El frentismo vive hoy un momento dorado y los cobardes de pseudónimo y dedo señalador están en su salsa. Este aspersor de guano lo paramos entre todos u olerá peor.



Por ejemplo


Pablo Iglesias cree que la política es un pulso constante. Está equivocado. Pero su error no es excusa para el maltrato que él y su familia reciben más allá de la crítica política normal. Un personaje repugnante como Alvise Pérez, que de algún modo obtiene un beneficio por su tarea, le difamó el pasado domingo con supuestos audios exclusivos, y una troupe de cuentas falsas tuitearon el mismo mensaje con el que se hacían pasar por votantes de Podemos que esta vez no votarían. Qué asco. Pero, ¿hay interés real en articular que estos generadores de desinformación puedan ser detenidos, incluso por vía judicial o policial?



Esta es una cagada


Insisto: Pablo Iglesias ha sido objeto de una serie de persecuciones intolerables durante la campaña. Punto. Además de eso, es cierto que el líder de Podemos entiende la política de una manera poco recomendable y a veces da la sensación de que su entorno ni siquiera la entiende: la detención hace solo unos días de dos personas que habitualmente ejercen labores de Seguridad en Podemos por participar en una trifulca con la policía durante un mitin es, en sí misma, grave. Y el entorno mediático (La Última Hora) se equivoca cuando intenta aclararla. Colocar fotos de Villarejo para ilustrarlo roza el insulto a la inteligencia.

Y esta, la realidad


Por supuesto, he escrito la columna antes de que cerraran los colegios electorales, por eso no comentamos ni los resultados ni las reacciones. Tenemos el resto de la semana para hacerlo. Pero sí conozco, a la hora a la que junto estas letras, que "Madrid registra la peor situación de España en sus hospitales con alta ocupación en las UCI" (El Plural). Como viene siendo habitual, "el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso no ha facilitado datos". Y cuando lo hace, como hemos visto en los últimos meses, son parciales y los completa (siempre para mal) meses después, cuando ya no es noticia. Y todo ello sin dar la cara.
noticias de noticiasdegipuzkoa