Larga vida en Tolosa para la droguería Orus

12.09.2020 | 00:51
Alicia Castillo y Ana Rosa Tolosa, junto a Ana y Elena Orus y responsables municipales y de 'Berriz Enpresa'.

El histórico comercio fundado en el año 1908 asegura su futuro gracias al programa 'Berriz enpresa'

Gracias a Alicia Castillo y Ana Rosa Tolosa la droguería Orus tiene, por ahora, el futuro garantizado, ya que acaban de tomar el testigo de Ana y Elena Orus, que se jubilan tras toda una vida dedicadas al negocio familiar. El programa Berriz Enpresa ha permitido la continuidad de este establecimiento centenario fundado en el año 1908 y que es todo un símbolo de la identidad comercial de Tolosa.

El Ayuntamiento tolosarra lleva participando en dicho programa desde su comienzo, en 2008, y es el único municipio de Euskadi que lo complementa, además, con una ayuda para el alquiler durante tres años. "Apostamos por el emprendimiento y por un modelo de ciudad con un comercio fuerte y, por ello, debemos seguir trabajando por mantener nuestro tejido comercial, más aún en el contexto actual. Por eso me alegra tanto presenciar esta transmisión en el momento en el que estamos", declaró ayer la alcaldesa Olatz Peon. Concretamente, este año el Ayuntamiento ha destinado 30.150 euros al programa Berriz Enpresa.

Explicaba la responsable del programa en la Cámara de Comercio de Gipuzkoa, Amalur Anguiozar, que desde el año 2015 han sido trece los establecimientos que se han traspasado en Tolosa en el marco de este programa. Este año han sido tres: Tasia, Shanti Kirolak y Droguería Orus. "No se trata de un cambio de nombre en la licencia; es un proceso que va mucho más allá; se trata de analizar la viabilidad del negocio, buscar posibles compradores, poner en contacto a las dos partes... Podemos decir que este caso ha sido ejemplar, ya que ha marchado todo sobre ruedas y ha habido más de un candidato", manifestó Amalur Anguiozar.

Alicia Castillo y Ana Rosa Tolosa llevan todo el mes de agosto trabajando y aprendiendo el negocio junto a Ana y Elena Orus, tiempo en el que, reconocen, se han hecho "grandes amigas". Las nuevas dependientas están muy ilusionadas ante esta nueva etapa. "Queríamos hacer algo juntas y hemos visto una oportunidad. Conocíamos el negocio de toda la vida y para nosotras lo más importante es mantener la cercanía con el cliente y no nos vamos a ahorrar ninguna explicación", declararon ayer, al tiempo que agradecieron su ayuda y total disposición a Ana y Elena Orus: "Han sido nuestras maestras".

En esta nueva etapa quieren ir introduciendo, poco a poco, alguna novedad, pero siempre sin perder la esencia de un comercio centenario. "No vamos a quitar ni una escoba ni realizar ninguna obra, pero iremos haciendo nuestras aportaciones. Por ejemplo, queremos poner en marcha un servicio a domicilio para personas mayores a partir de cierta cantidad de compra", avanzaron.

Ana y Elena Orus, por su parte, están encantadas de ver su negocio en buenas manos: "Les hemos ayudado en todo lo que hemos podido, poniéndoles en contacto con todos los proveedores y dándoles todo tipo de consejos. Les deseamos mucha suerte".

"Para nosotras lo más importante es mantener la cercanía con el cliente", aseguran Alicia Castillo y Ana Rosa Tolosa