Viseras sanitarias para dar freno al COVID-19 en Tolosa

El centro de FP de Tolosaldea y La Salle Berrozpe de Andoain fabrican y envían máscaras para los sanitarios y otros colectivos

03.04.2020 | 00:03
Trabajadoras y trabajadores del centro Uzturre de Tolosa con sus nuevas máscaras. Foto: N.G.

Tolosa – Los centros de Formación Profesional de todo Euskadi están aportando su granito de arena para intentar ganar la batalla contra el COVID-19 entre todos. Esta semana hemos sabido que el centro de FP Tolosaldea LHII produce cada día entre 250 y 300 viseras especiales antisalpicaduras con pantalla, que se está encargando de distribuir en ayuntamientos, ambulatorios, en Asunción Klinika y en la residencia Iurreamendi. Asimismo, el centro de FP La Salle Berrozpe Ikastetxea de Andoain acaba de enviar 100 viseras sanitarias al centro Uzturre de Tolosa.

El proceso en ambos casos se está coordinando desde Tknika, el centro impulsado por la viceconsejería de Formación Profesional del departamento de Educación del Gobierno Vasco. El objetivo es elaborar en cada centro viseras protectoras en impresoras 3D para ayudar al personal sanitario que trabaja en la primera línea de batalla y a otros colectivos que están expuestos al coronavirus.

Ya son cerca de 2.000 las viseras sanitarias que se han fabricado y están llegando a sus destinos, como son los centros sanitarios, ayuntamientos y comerciantes. De hecho esta semana los comerciantes de los establecimientos que permanecen abiertos en Tolosa han mostrado en las redes sociales imágenes con las máscaras puestas. Para cualquier solicitud, los colectivos interesados en dichas máscaras pueden ponerse en contacto con el centro de FP tolosarra escribiendo a komunikazioa@tolosaldea.com.

Por su parte, el centro La Salle Berrozpe de Andoain ha recogido el guante del centro Uzturre y tras elaborar 100 viseras de protección realizadas con impresoras 3D ya las ha entregado en el complejo asistencial tolosarra. Dos profesores de Formación Profesional del centro, Josema Fernández, responsable del proyecto, y Xabi Puertas han sido los encargados de asumir el reto: fabricar las viseras y entregarlas para que las utilicen todos los trabajadores de la residencia de la tercera edad.