bertan

Donostia | Estudian borrar de las listas a los solicitantes de pisos que los rechacen sin justificación

La sociedad de vivienda Donostiako Etxegintza considera muy elevado que haya un 10% de renuncias

31.07.2021 | 00:48
Viviendas nuevas del barrio de Txomin, donde hay 162 pisos de alquiler.

donostia – La sociedad municipal de vivienda Donostiako Etxegintza estudia eliminar de la lista de solicitantes de pisos públicos de alquiler a quienes renuncien a ellos de forma injustificada, como ha sucedido en el 10% de las solicitudes que se han tramitado desde el final de la nueva baremación por puntos, que afecta a 7.000 aspirantes.

El Gobierno municipal ha llevado al consejo de Donostiako Etxegintza una serie de cambios en el sistema para mejorar la baremación así como la propuesta de sacar de las listas a quienes rechacen sin causa justificada los pisos que les son adjudicados.

Actualmente, si una persona renuncia a un piso se le retira de la lista durante un periodo de dos años, pero luego puede volver. Sin embargo, la dirección de Vivienda considera que es necesario plantear un endurecimiento de las medidas ya que se contabilizan un 10% de renuncias al piso sin justificación, un índice "mucho mayor que lo que se preveía", precisamente entre quienes tienen más puntos.

La puesta en marcha de nuevos baremos coincidió con el reparto de los nuevos 162 pisos de alquiler de Txomin Enea. La puntuación obtenida por los inscritos sirve tanto para estas viviendas como para otras repartidas por la ciudad, incluidos los apartamentos temporales para jóvenes y los destinados a personas mayores. En total, el parque de viviendas municipales destinadas al alquiler es actualmente de 2.000.

Donostiako Etxegintza considera que las renuncias no se fundamentan en motivos económicos. Por ejemplo, los precios de las viviendas nuevas de Txomin oscilan entre los 178 y los 380 euros de renta al mes, con una media de 238, a los que se añaden unos 50 euros de gastos de comunidad. El precio varía según el tamaño de la vivienda y los ingresos familiares.

Los rechazos tienen orígenes muy diversos, según el análisis de Donostiako Etxegintza. "Por ejemplo, que el espacio para colgar la ropa es muy pequeño; que no se autoriza a poner toldos en las fachadas; o que los pisos son pequeños y tienen los armarios muy pequeños (son empotrados)", recuerdan fuentes de la sociedad de vivienda.

Asimismo, añaden que hay quien considera que no podrá decorar el piso a su gusto, que no le caben todos los cuadros que tiene o que prefieren otro con terraza y en otro barrio, según algunos de los argumentos expuestos.

ubicación "La ubicación es motivo frecuente de renuncia", dice la entidad de vivienda, que recuerda que el solicitante no tiene derecho a elegir el emplazamiento. Por ello, considera que una persona o familia que rechaza el piso por su ubicación no tiene necesidad real de vivienda.

Además de la posibilidad de retirar sine die de las listas a quienes renuncien sin justificación, la entidad revisará diversos aspectos incluidos en las bases de baremación y actualizará la lista que servirá para futuras adjudicaciones.

La concejala de Urbanismo, Nekane Arzallus, recordó ayer que con la nueva baremación "se han adjudicado alrededor de 350 inmuebles y se han analizado más de 500 solicitudes, lo que ha permitido tener datos cercanos y analizar las características reales de las personas situadas en los primeros niveles".

Asimismo, añadió que, con esos datos, se han comenzado a debatir propuestas para mejorar el sistema y los criterios de puntuación. Por ejemplo, se ha visto necesario actualizar los ingresos mínimos para las viviendas de alquiler de régimen general, que pasarán a ser de 9.000 euros anuales (antes eran 3.000), mientras que se mantiene el máximo de 39.000 euros ponderados. En las de régimen especial serán de 3.000 euros anuales, con máximo de 25.000 euros, mientras que los ingresos para el alquiler de los alojamientos dotacionales permanecen igual (entre 3.000 euros y 39.000 euros ponderados).

También se contempla corregir aspectos de algunos cupos. El número 4 pasará de ser para personas mayores de 65 años "o pensionistas" a dejarlo solo para personas mayores de 65 años. El 5, antes llamado de "emancipación", se destinará solo a personas menores de 35 años sin cargas familiares por considerar que los alojamientos para jóvenes no son adecuados para personas con hijos.

También se propone asignar puntos solo por hijos menores o familiares dependientes sin ingresos.

Los cambios se podrán aplicar en octubre, una vez finalizada la tramitación, dijo Arzallus.

noticias de noticiasdegipuzkoa