bertan

Donostia | El TAV empieza a hacerse notar

21.02.2021 | 00:41
Actuaciones de desvío de conducciones en la rampa de conexión con la parte alta de Duque de Mandas.

En el barrio de Egia es donde más se están dejando ver las obras vinculadas a la llegada de la alta velocidad a Donostia. Son varias las intervenciones que se ejecutan de forma paralela para que la nueva estación sea una realidad en 2024.

Quien pasee por el barrio de Egia puede observar, desde ya hace un tiempo, la evolución de las obras que culminarán con la construcción de la terminal del TAV que, como consecuencia, modificará el perfil de ese entorno con cambios provisionales y algunos otros, definitivos.

Entre los cambios provisionales se halla el cese del uso de la estación de Norte para habilitar, se calcula que para mediados de 2022, un apeadero provisional con acceso desde la plaza Nestor Basterretxea en el camino de Mundaiz, vía esta que dejó de estar hábil para la circulación hace unos meses. Pese al traslado, la estación seguirá prestando servicio durante todo el proceso de obra.

Otro de los cambios provisionales afectará al subterráneo de Egia, que al igual que la pasarela superior, se cerrará al paso de peatones hasta que finalice la obra. Esta infraestructura se sustituirá por una pasarela y un ascensor que unirán el paseo de Francia, a la altura del hotel Terminus, y la zona elevada de Duque de Mandas, junto a los números 38-40.

Según explican fuentes de Euskal Trenbide Sarea (ETS) a este periódico, cuando el pasadizo vuelva a abrirse al tráfico de peatones habrá ganado anchura y tendrá una doble utilidad: la actual, de conexión entre Egia y el Centro, y otra de acceso principal a la nueva estación.

El subterráneo perderá algo de longitud, dado que se incorporará un acceso a la estación desde la plaza Nestor Basterretxea, que por contra aumentará sus dimensiones hasta llegar a los 7.400 metros cuadrados.

La nueva estación mantendrá las principales señas de identidad de la actual, como su singular cubierta, la fachada y el pórtico, reconstruyéndose su interior, sumándoles dos plantas y adaptando el edificio a las nuevas necesidades. Una vez entre en funcionamiento, la estación contará con dos andenes de Cercanías y tres de larga distancia y de alta velocidad.

Al servicio de Cercanías se accederá desde el nivel de calle, mientras que el acceso a los andenes reservados a la alta velocidad y al largo recorrido está previsto que se efectúe desde el piso inferior mediante ascensores.

Las vías de alta velocidad estarán adaptadas tanto al ancho internacional como al ibérico por el conocido como tercer hilo, que conectará Astigarraga con Irun.

Aunque la entrada principal permanecerá en su actual ubicación, el edificio antiguo ganará en altura, dos pisos, y será la antesala de los andenes de los trenes de cercanías.

La nueva estación incorporará otro bloque que será el que sirva para distribuir desde el piso inferior el tráfico de pasajeros de los servicio de largo recorrido y alta velocidad. Este espacio dispondrá también de una zona de uso comercial y albergará las instalaciones de los operadores ferroviarios.

Como actuación complementaria que contribuirá a cambiar de forma muy llamativa el perfil del entorno, se construirá sobre la playa de vías una plaza de más de 5.700 metros cuadrados, que tendrá acceso también desde el paseo de Francia mediante una escalera y una rampa y desde la que también se podrá acceder directamente a Tabakalera.

hoja de ruta


El Gobierno Vasco, a través de Euskal Trenbide Sarea (ETS), licitó las obras de la estación del TAV el 9 de diciembre de 2019 y se adjudicaron a la UTE Construcciones Moyua, Comsa, S.A.U y Cycasa por un importe de 66,4 millones de euros, IVA excluido (80,4 millones con el impuesto), lo que supuso una rebaja del 17% respecto al precio de licitación, que se había fijado en 97 millones de euros. El plazo de ejecución del conjunto de intervenciones que completan este ambicioso proyecto es de 42 meses, por lo que, si no se suman retrasos, estaría finalizada para mediados de 2024.

ETS recuerda que las obras comenzaron en julio de 2020. En primer lugar se procedió a implantar las instalaciones y oficinas de obra en módulos prefabricados ubicados en la plaza Blas de Otero, junto a la Torre de Atotxa.

Ya se ha llevado a cabo el desvío de servicios municipales en el camino de Mundaiz y se esta ejecutando el desvío provisional de la red de Iberdrola y Telefónica en el subterráneo de Egia, que se prevé que se cierre antes de comenzar la construcción de la estación provisional, a mediados de 2022, traslado obligado para actuar en la estación actual en el Oeste.

También se han llevado a cabo los trabajos de cimentación y foso del ascensor que acompañará a la pasarela provisional de conexión con Egia, y en el paseo Federico García Lorca se ha procedido a liberar parte de la cubierta de la estación de autobuses para construir en este punto el edificio técnico que albergue las instalaciones de fibra óptica del ferrocarril y que en el futuro formará parte del edificio de la nueva estación.

Con todas estas actuaciones ya lanzadas, el siguiente gran objetivo a culminar en el plan con el que trabaja ETS es la puesta en marcha de la estación provisional, no sin antes activar la pasarela metálica que dará acceso a Egia.

La estación de Mundaiz dispondrá de dos vías centrales con andenes laterales, donde convivirán todos los servicios ferroviarios de Renfe. Con el cierre de la estación actual, se podrá liberar la zona Oeste y completar la construcción del vestíbulo de la nueva instalación, los andenes definitivos y edificar la plaza sobre las vías.

El desarrollo de todas las tareas tiene como principal escollo "la convivencia" con el servicio ferroviario regular, que se mantendrá activo.

mejoras para el barrio


Según ETS, las obras, una vez rematadas, contribuirán a "mejorar la permeabilidad entre Egia y el Centro", sumando al barrio una "gran plaza sobre la estación y en la frontal de Tabakalera". El nuevo espacio, de 5.700 metros cuadrados, entre la fachada trasera de Tabakalera y el paseo del Urumea, servirá de conexión de Egia con la zona Centro y la estación de autobuses con la alta velocidad y Cercanías.

La estación de Donostia fue la primera en adjudicarse de las tres capitales vascas de la CAV y llevará el sello del arquitecto Jon Montero.

ETS pone el acento en que, tras quedar rematado el ramal guipuzcoano de la Y vasca en el verano de 2019, en lo que respecto a la obra civil, hay otra obra en ejecución, última de las encomendadas al Gobierno Vasco por el Ministerio de Fomento: el acceso a Donostia a través del trazado diseñado entre Hernani y Astigarraga.

La construcción de la nueva estación de Atotxa, subrayan, "se convertirá en la primera de las tres terminales de la Y vasca que se construirá en las capitales vascas", cuyo desarrollo corresponde al Gobierno Vasco por virtud de la ampliación de la encomienda de ejecución del tramo de Gipuzkoa por parte del Ministerio de Fomento el 27 de diciembre de 2017.

los hitos

Estación de Mundaiz La estación provisional del camino de Mundaiz estaría en funcionamiento a mediados de 2022.

Cierre del subterráneo. La clausura de este paso, que permanecerá cerrado hasta fin de obra, será el paso previo y necesario al traslado de la estación.

Nueva plaza Además de la nueva estación, Donostia contará con una nueva plaza de 5.700 metros cuadrados sobre la playa de vías.

El subterráneo de Egia se cerrará en la siguiente fase de la obra y no se volverá a abrir, más corto y transformado, hasta su finalización

ETS se plantea como próximo objetivo poner en marcha la estación provisional del camino de Mundaiz a mediados de 2022