bertan

Entra en vigor la nueva orden foral que declara Ulia zona libre de caza

Los 46 puestos fijos quedan inhabilitados de forma definitiva gracias al cambio legislativo de diciembre del año pasado

25.08.2020 | 01:06
Uno de los puestos ubicados en Ulia.

donostia – Ulia es una zona libre de caza desde ayer. Tras años de polémicas, el Boletín Oficial de Gipuzkoa publicó ayer la nueva orden foral que prohíbe de manera definitiva la actividad cinegética en todo el monte y en una zona de seguridad que se extiende por los municipios de Donostia y Pasaia.

La publicación llega pocos días antes de que arranque la nueva temporada (la semana que viene), aunque los cazadores ya contaban con ello (la Diputación lleva meses trabajando en la norma) y sabían que no podrían volver a los puestos fijos de Ulia, que eran un total de 46. Tampoco prevén presentar ningún recurso y aceptarán la nueva orden, por lo que el conflicto parece finalizado.

No es la primera vez que la Diputación de Gipuzkoa declara el conjunto del monte Ulia zona de seguridad para la caza. Ya lo hizo en 2012 y, tras corregir esa orden, de nuevo en 2014, respondiendo así a las solicitudes de los ayuntamientos de Donostia y de Pasaia. Sin embargo, la Federación Guipuzcoana de Caza recurrió y arrancó ahí un largo proceso judicial, que llegó hasta el Tribunal Supremo, y que dio la razón a los cazadores. Argumentaban que la Ley de Caza en vigor (del año 2011) contemplaba la posibilidad de que los puestos fijos autorizados siguieran en activo también en las zonas de seguridad, cumpliendo una serie de condiciones.

Tras comprobar que los tribunales no le daban la razón, la Diputación intentó esquivar los fallos excluyendo del registro de líneas de paso tradicional de Gipuzkoa los puestos de Ulia, aunque finalmente el año pasado tuvo que autorizarlos y la caza volvió a Ulia tras siete otoños de ausencia. Ese regreso hizo que numerosos colectivos, asociaciones y ciudadanos (también los dos centros escolares ubicados en Ulia, Herria Ametsa Ikastola y San Luis La Salle) salieran a la calle y presentaran una declaración a la Diputación Foral de Gipuzkoa para reclamar que se protegiera todo el ámbito del monte.

Finalmente, el Parlamento Vasco modificó la ley de caza en diciembre del año pasado por unanimidad de los cinco grupos presentes en la cámara de Gasteiz y ahora la legislación especifica que la Diputación puede excepcionar los puestos fijos que pudieran existir en las zonas de seguridad. Así, la nueva orden foral publicada ayer, se basa en ese cambio normativo para no autorizar los puestos de Ulia y sustituye a la anterior, de 2014, y sus posteriores correcciones.

"Ulia va a quedar, por fin, libre de disparos y vuelve a ser un espacio seguro para sus usuarios y usuarias", manifestaban ayer una serie de asociaciones deportivas, ecologistas y vecinales como Eguzki, Ekologistak Martxan, Haritzalde, el Club Vasco de Camping, la asociación de vecinos de Ulia o el Club Atlético Trintxerpe, entre otros, que mostraron su satisfacción por el desenlace del conflicto. En un escrito publicado ayer consideran que a este fin ha contribuido su trabajo y el de otras entidades y agentes a lo largo de estos años.

La Diputación, por su parte, siempre ha defendido que el criterio para impedir la caza en Ulia era garantizar la seguridad en una zona muy transitada por paseantes, deportistas y familias (el contador de una de las rutas que recorren el monte calcula que solo por ese punto pasan 110.000 personas al año). El Ente foral también entiende que esta prohibición en un monte urbano es compatible con el reconocimiento de la caza como una actividad social fundamental para el mantenimiento de la biodiversidad y el control de algunas especies.

norma La nueva orden publicada ayer establece que queda prohibida la caza en toda la zona de seguridad, aunque en la época de pasa de aves migratorias se autoriza la actividad de los puestos fijos de Igeldo, una veintena (del cuarto domingo de septiembre al cuarto domingo de noviembre). En la zona de Altza y Papin, donde se suelen cazar tórtolas, se permite media veda (del último domingo de agosto al segundo domingo de octubre) y también se autorizan los puestos de San Marcos y Antondegi, aunque la Federación Guipuzcoana de Caza no suele acudir a esa zona. En todas ellas, los sábados, domingos y festivos se cazará solo hasta las 10.00 horas y la autorización excepcional solo tendrá efecto mientras sea compatible con la zona de seguridad.

Tras siete años de ausencia y una sentencia a su favor, el año pasado los cazadores pudieron volver a los puestos de Ulia