Arrancan las obras para eliminar el ruedo de Illunbe

Permitirá acoger más actividades deportivas y culturales y ofrecerá una alternativa al Gasca

31.07.2020 | 00:25
Varias máquinas en el ruedo de Illunbe, ayer. Foto: N.G.

donostia – Las obras para eliminar el ruedo de Illunbe han arrancado ya y el objetivo es que para noviembre la plaza de toros se reabra como un espacio mucho más polivalente. El objetivo de esta actuación es adecuar la infraestructura actual para que pueda acoger más actividades deportivas (baloncesto, balonmano y tenis, principalmente) y culturales.

Para lograrlo, se eliminará la solera y la arena existente y se derribará parte del muro de hormigón para facilitar el acceso a la zona de toriles y la barrera. Además, se cimentará la base y se colocará un aglomerado en el suelo.

Donostia Kirola invertirá algo más de 250.000 euros en la actuación, que desarrolla ya Construcciones Echaide S.A., con intención de optimizar el recinto. Los cambios tampoco impedirán que, en caso de que así se decida, Illunbe pueda volver a adecuarse puntualmente para acoger corridas de toros.

La reforma de Illunbe es el primer paso para poder abordar una intervención mayor en el conjunto de las infraestructuras deportivas de Anoeta. Una vez eliminado el ruedo, Illunbe podrá acoger a partir de noviembre gran parte de la actividad que desarrollan equipos profesionales en la actualidad en el Gasca, lo que permitirá, a su vez, planificar las obras necesarias en esta infraestructura. Según el concejal de Deportes, Martin Ibabe, la adecuación de Illunbe permitirá también ganar tiempo a Donostia Kirola para definir qué tipo de espacio multiusos necesita la ciudad y dónde ubicarlo. Las opciones principales sobre la mesa serían que o Illunbe o un renovado Gasca cumplan esa función, sin necesidad de crear una nueva infraestructura, una opción planteada por el PSE-EE, socio de gobierno de los jeltzales.

En caso de que se apueste por Illunbe, tras la eliminación del ruedo hay varias actuaciones más en estudio que se centrarían en modificar las gradas para hacerlas más flexibles y adaptables a eventos con distintos aforos de una manera ágil. El Consistorio lleva tiempo trabajando con expertos en pabellones polivalentes y promotores musicales para analizar las opciones del recinto, de manera que se pueda sectorizar para eventos musicales o deportivos de 2.000 personas, de 5.000 y de 10.000, el aforo actual. También está sobre la mesa retirar la cubierta retráctil y sustituirla por una cerrada, lo que ayudaría a la insonorización y a la eficiencia energética.