bertan

El camping de Igeldo abre hoy de nuevo con reservas para el fin de semana

El alojamiento al aire libre multiplica la limpieza y la recepción se dota de mamparas y retira los folletos para los clientes

04.06.2020 | 01:13
Acceso al camping de Igeldo.

donostia – Tras casi tres meses cerrado, el camping de Igeldo abre hoy sus puertas con la esperanza de atraer a los guipuzcoanos, en un primer momento, y dispone ya de reservas en firme para el fin de semana. El alojamiento al aire libre inicia la nueva etapa, tras el cierre forzoso, con cambios en la recepción, como mamparas y señalización para cumplir las distancias de seguridad, así como un nuevo protocolo de higiene más exigente en el edificio de servicios, que se limpiará seis veces al día, así como en el resto de instalaciones. "No vamos a poner folletos para que cojan los clientes y solo se les proporcionará cuando lo soliciten. Además, la inscripción solo lo podrá hacer una persona en la recepción, con el fin de que no haya amontonamiento", explica el gerente del establecimiento, Oscar Arana, ilusionado por reiniciar la marcha.

"Hemos notado que en la última semana hay bastante movimiento de llamadas para obtener información, pero estamos a la expectativa ya que la movilidad solo es posible por la provincia. Sí hemos apreciado que la gente, después de estar confinada, está con muchas ganas de salir y este tipo de establecimiento, por su contacto con la naturaleza, es una buena alternativa", explica el responsable del camping más antiguo de Donostia, que generalmente tiene en los extranjeros más de la mitad de su clientela. El camping de Igara, por su parte, tiene previsto abrir sus puertas mañana.

El responsable de la instalación de Igeldo recuerda que las características del camping son buenas para guardar las distancias. "Las parcelas son grandes, los bungalows y mobil homes son independientes y esto nos da una ventaja frente a otros medios de turismo", dice. Asimismo, añade que son estas pequeñas construcciones prefabricadas las que están siendo objeto de las primeras reservas.

temporada baja "Además, hemos hecho una promoción manteniendo los precios de la temporada baja para resultar más atractivos y esperamos que desde el lunes, con el cambio de fase previsto y el aumento de la movilidad, puedan venir también personas del resto del País Vasco", explica.

En este nuevo ciclo, Arana recalca que el objetivo principal del camping de Igeldo es "la seguridad de clientes y trabajadores". Para adaptarse a la nueva situación, cumplirán con las directrices del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), con las que han elaborado una hoja informativa que se entrega a los clientes con las principales medidas adoptadas.

La capacidad total del camping de Igeldo es de 903 plazas. Hay 163 parcelas de cuatro plazas (652 personas en total), 16 de dos plazas (32 personas), así como 25 bungalows, que pueden dar cabina a 99 personas, y 30 mobil homes, con otras 120. Por el momento, saben que estos espacios no se llenarán pero confían que a lo largo de los meses de julio y agosto, el público vaya acercándose al alojamiento

Los aficionados a las autocaravanas también tienen su hueco en el alojamiento, ya que la instalación cuenta con un parking específico para estas casas con ruedas. Además, tanto la tienda como el bar están también de nuevo en funcionamiento, listos para los clientes que vayan llegando.

vuelta

Hotel Villa Victoria. El hotel Villa Victoria, que cerró sus puertas con motivo del coronavirus, anunció ayer que acogerá de nuevo a los clientes el 26 de junio, el mismo día que también reiniciará su actividad el hotel Arbaso, situado frente al Buen Pastor.

Protocolos especiales. El establecimiento, de 34 habitaciones, aplicará su plan Feeling Safe, diseñado por la cadena Intur Hoteles para hacer frente a los escenarios que presenta el Covid-19.

Siervas y San Bartolomé. También se espera el estreno en junio del nuevo hotel ubicado en el antiguo convento de las Siervas de María, de la calle San Martin, que se denomina Zenit Convento San Martin. El hotel Catalonia, en el convento de San Bartolomé, prevé acoger en julio a sus primeros huéspedes.