Elgoibar | Hacia un municipio más accesible

05.04.2021 | 00:09
La obra de los ascensores de Urazandi afronta su recta final.

Elgoibar estrenará en breve los ascensores de Urazandi y construirá otros dos en errotaberri y junto a Olaizaga

Consciente de que las escaleras mecánicas que empezaron a instalarse hace ya más de dos décadas en el entramado urbano de la localidad no dan la respuesta adecuada a las necesidades reales de los colectivos que deberían ser sus principales beneficiarios (personas mayores, con movilidad reducida, con carritos de bebés o sillas de ruedas€), el Ayuntamiento de Elgoibar ha puesto en marcha un ambicioso plan para mejorar las condiciones de accesibilidad en el municipio. En parte, dicho plan pasa por no renovar las escaleras mecánicas que se han ido quedando obsoletas con el paso del tiempo para sustituirlas por ascensores públicos que sí garantizan una buena accesibilidad al conjunto de la población.

Buena muestra de ello son los dos nuevos ascensores que se están construyendo en Urazandi con una inversión de 423.066 euros. Según explica el concejal de Urbanismo, Josu Arraiz, la obra de los elevadores (superarán un desnivel de 14 metros y cada uno de ellos tendrá una capacidad de 1.500 kilos y 20 personas) "incluye la creación de una pequeña zona de estancia en la acera inferior y mejoras en el saneamiento de pluviales y en el alumbrado" y estará concluida en cuestión de semanas. De hecho, "si no surge ningún problema la idea es que los nuevos ascensores de Urazandi se puedan empezar a probar a finales de este mes de abril", avanza Arraiz.

En la misma línea, el Consistorio ha anunciado que no va a reparar las obsoletas escaleras mecánicas de Errotaberri, que se construyeron hace 17 años y "presentan signos de fin de vida útil". Por ello, son numerosos los problemas mecánicos que se están generando en esos accesos en los últimos tiempos, por lo que el Ayuntamiento, en lugar de renovarlos, los sustituirá por un nuevo ascensor. Los responsables municipales prevén iniciar "este mes de abril" el proceso para redactar el proyecto; con el objetivo de que las obras empiecen a ejecutarse "a principios de 2022".

Por otro lado, el Ayuntamiento ya ha sacado a licitación el proyecto del nuevo ascensor público que conectará San Roke con el aparcamiento que se está habilitando sobre la cubierta de las nuevas piscinas del polideportivo Olaizaga. El proyecto tiene un presupuesto de 264.856 euros y la empresa que resulte adjudicataria dispondrá de un plazo de seis meses para llevar a cabo su cometido.