Urnieta recompone el complejo de Munieskuegaña

Dos testigos de la estación megalítica fueron dañados por una acción vandálica

29.07.2020 | 01:13
Varios operarios arreglan los desperfectos. Foto: N.G.

Urnieta – El Ayuntamiento de Urnieta ha procedido a realizar varios arreglos en el yacimiento megalítico de Munieskuegaña, junto con la ayuda de un restaurador enviado por la Diputación Foral de Gipuzkoa, puesto que hace unas semanas una persona rompió dos testigos en una acción vandálica condenada rotundamente por el Consistorio.

Fuentes municipales destacan que el conjunto data de la Edad del Hierro y está compuesto por cuatro cromlechs, una cista doble, un monolito y dos estructuras menos definidas. Además, muy cerca se puede ver un menhir aislado de 1,75 metros de altura.

El Consistorio espera que no se vuelvan a repetir este tipo de acciones y apela a conductas cívicas en el futuro. No obstante, quiere aprovechar este incidente para poner en valor el patrimonio del municipio y la importancia del cuidado y la protección del mismo.

De hecho, el Ayuntamiento realiza su mantenimiento periódicamente, ya que se trata de un entorno que, además de su gran valor histórico, tiene también gran valor paisajístico y es frecuentado por gran número de visitantes.

El Ayuntamiento de Urnieta, en la primavera de 2016 y durante tres meses, llevó a cabo varias intervenciones para la protección y puesta en valor del yacimiento megalítico de Muniskuegaña. Entre las actuaciones, se marcó con señales el camino que va desde Besadegi hasta Muniskue y se pusieron dos paneles informativos en Besadegi: uno para dar explicaciones sobre la estación megalítica Onddi-Mandonegi y el segundo para dar cuenta del yacimiento de Muniskuegaña. Asimismo, se puso un atril informativo junto al yacimiento megalítico, el cual informa del paisaje que se puede apreciar desde ese punto, ya que desde esa zona se tienen unas excelentes vistas de los montes Adarra y Aballari.

Por último, se sustituyó el viejo cercado por uno nuevo formado por travesaños de madera.

Las intervenciones en este cementerio prehistórico corrieron a cargo de la empresa Lurrailan SL. Las obras las financió al completo el departamento de Educación y Cultura del Gobierno Vasco.