Irun reserva 4,6 millones para inversiones en 2021

La segunda fase del CBA se sitúa como principal proyecto del mandato

08.04.2021 | 01:05
La calle Santa Elena, que comenzará a reurbanizarse antes de que finalice el año.

irun – El Ayuntamiento de Irun mantiene en cartera la práctica totalidad de los proyectos que el Gobierno tenía previsto ejecutar al comienzo del mandato, salvo una excepción: el edificio municipal anexo a la casa consistorial, en la plaza San Juan que, con una inversión plurianual de unos ocho millones de euros en tres años, hubiera sido la principal inversión del mandato actual.

Con la renuncia a la materialización de este proyecto en el futuro más próximo, el Gobierno local pretende "mantener la capacidad inversora" para que, tras el varapalo económico que la pandemia ha supuesto para las administraciones públicas, el resto de actuaciones previstas en la ciudad puedan llevarse a cabo. Así lo aseguró ayer la delegada de Obras, Cristina Laborda, que no menospreció la importancia del proyecto de San Juan, pues tiene como objetivo reunir en el centro de la ciudad servicios municipales que actualmente están dispersos en diversos puntos de Irun, mejorando así la eficiencia de la administración local.

A pesar de ello, Laborda explicó que desde el Gobierno entienden que es necesario "mantener el equilibrio en la inversión" de manera que "todos los barrios se vean beneficiados". En ese sentido, la delegada detalló que de los 4.671.521 euros que el presupuesto municipal de este 2021 reserva a inversiones, 1,7 millones se destinarán a actuaciones en los barrios. Dicha cantidad se desglosa en partidas más pequeñas que irán destinadas a mejoras en el alumbrado público, dando continuidad a la apuesta del Ayuntamiento por que las farolas de todo Irun cuenten con tecnología LED o a campañas de asfaltado y de supresión de barreras arquitectónicas.

También se incluyen dentro de dicha cuantía tres reurbanizaciones relevantes, las de las plazas Bertsolari Uztapide y Gabarrari y la de la calle Santa Elena. Según Laborda, desde el área de Obras ya se ha comenzado a trabajar en la redacción de los proyectos y en la recogida de aportaciones de los vecinos de los dos primeros, mientras que la elaboración del proyecto para la calle Santa Elena "se acaba de adjudicar hace un par de semanas" y las consultas a los residentes comenzarán "en cuanto haya al menos algún boceto previo".

Al margen de las inversiones en los barrios, el proyecto de la segunda fase del CBA se encuentra también a día de hoy en proceso de redacción. Aunque la actuación solo cuenta con 50.000 euros en las cuentas de este 2021, Laborda adelantó ayer que cree que la obra estará en condiciones de licitarse "antes de que finalice el año, en el último trimestre", por lo que el proyecto también tiene partidas plurianuales reservadas por 3,5 millones de euros.

"Sin duda va a ser la inversión más importante que vamos a realizar este mandato", aseveró la delegada, recordando que la actuación supondrá rematar el CBA, "un equipamiento exitoso en el centro de la ciudad, con una gran capacidad de atraer a los jóvenes y de generar sinergias" en el ámbito de la cultura.

Por otro lado, la concejala se refirió también al proyecto del edificio de Emigración, cuya fachada sigue en proceso de rehabilitación y en cuyo interior se comenzará a trabajar en 2022 con un presupuesto de más de 1,3 millones. También se incluye en el apartado de obras el recientemente anunciado proyecto para la puesta en valor de las ruinas de Gazteluzahar, con una partida de 200.000 euros para este año y otra de 500.000 euros para el ejercicio siguiente.

Finalmente, la principal inversión en materia deportiva de este año será la sustitución del césped del anexo del Stadium Gal, con un presupuesto de 450.000 euros.

La renuncia al proyecto del nuevo edificio municipal de la plaza San Juan permite al Consistorio mantener su capacidad inversora