Una ayuda de Irun a Moria

08.10.2020 | 00:14
De izquierda a derecha, Ruiz, González y Aizpurua, ayer en la casa consistorial de Irun.

El consistorio ha concedido 10.000 euros a la ong zaporeak, que repartirá 4.000 raciones diarias entre los refugiados

Cada año, el Ayuntamiento de Irun reserva una parte de su presupuesto para aportar su granito de arena en caso de que se produzcan situaciones de crisis humanitaria en cualquier parte del globo. Este 2020 no está siendo un ejercicio habitual, pero el Consistorio ha mantenido dicho fondo y, esta misma semana, ha activado una suma de 10.000 euros en concepto de ayuda humanitaria para las personas afectadas por el incendio en el campo de refugiados de Moria en la isla de Lesbos (Grecia).

El apoyo a los refugiados llegará a Moria de la mano de la ONG Zaporeak, entidad solicitante de la ayuda. Con la suma del Ayuntamiento de Irun, Zaporeak comprará alimentos frescos y agua para cocinar y repartir 4.000 raciones diarias entre los refugiados damnificados por el incendio que tuvo lugar en el campamento la madrugada del pasado 9 de septiembre.

El coordinador general de Zaporeak, Javier Ruiz, compareció ayer junto a la delegada de Cooperación al Desarrollo de Irun, Rebeca González, y dio cuenta la situación de caos que dicho incendio ha provocado en el último mes en Grecia, cuyo Gobierno ha llegado a decretar el estado de emergencia. Y es que durante el incendio, las llamas redujeron a cenizas la mayor parte de las precarias instalaciones de Moria, donde hasta entonces se refugiaban unas 14.000 personas. El incidente ha provocado un éxodo masivo de migrantes en las últimas semanas, mientras las autoriades griegas han obligado a todas las personas a entrar a un nuevo campo.

Ante la situación, Zaporeak ha tomado la decisión de aumentar la cantidad de raciones diarias que se reparten al día en el terreno de las 2.000 habituales a 4.000, con el objetivo de llegar a las personas más vulnerables, muchas de las cuáles actualmente duermen a la intemperie. Jesús Aizpurua, voluntario de Zaporeak, declaró al respecto que lejos de ser una limosna, esas 4.000 raciones son "una ayuda básica y fundamental" para los refugiados de Moria, que llegan al campo "con lo puesto".

Por su parte, González agradeció a Zaporeak el trabajo que realiza en Lesbos "atendiendo a las necesidades de miles de personas".