El dilema de Zaldunborda

21.06.2020 | 00:13
Protesta de Zaldunborda Gelditu en Irun en el mes de febrero. Foto: N.G.

Hondarribia no descarta recurrir la anulación del PGOU, mientras los ecologistas la consideran una oportunidad

el ámbito hondarribiarra de Zaldunborda Gaina no levanta cabeza. Situado en la ladera sur del monte Jaizkibel, a escasos metros de la GI-636, el terreno lleva años estando en el punto de mira del Consistorio de Hondarribia, que preveía hasta hace bien poco desarrollar en el área, que previamente había sido un vertedero de residuos no peligrosos, una gran superficie comercial.

Hasta el momento, la gestión del proyecto no ha sido sencilla para el equipo de gobierno de Hondarribia, pues la totalidad de la oposición política local y varias asociaciones ecologistas comarcales, como Bidasoaldeko Lagunak, se oponen frontalmente al mismo. Tampoco cuenta con el visto bueno de parte de la ciudadanía bidasotarra y entre los comerciantes la creencia de que el outlet supondría una amenaza para sus negocios está generalizada.

El equipo de gobierno jeltzale no es de la misma opinión. Tal y como argumentó el propio alcalde, Txomin Sagarzazu, en el Pleno monográfico sobre el desarrollo de Zaldunborda celebrado el pasado 19 de diciembre, el Gobierno local cree que el outlet daría un nuevo impulso a la actividad económica de la ciudad, permitiría la creación de nuevos puestos de trabajo y facilitaría la descontaminación del terreno.

Más allá del debate, a día de hoy el proyecto se encuentra en un limbo administrativo, pues la anulación del Plan General de Ordenación Urbana de Hondarribia por parte del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco por la falta de dos informes técnicos ha paralizado todas las actuaciones urbanísticas novedosas previstas en el documento.

recurso En el Pleno ordinario de junio, la Corporación hondarribiarra aprobó una moción en la que declaró que no descarta presentar un recurso de casación ante el Tribunal Supremo. La moción, que sustituyó a la presentada por los tres grupos de la oposición (Abotsanitz, PSE-EE y EH Bildu) en la que pedían precisamente lo contrario, el descarte del recurso como opción, salió adelante solo con los votos del PNV.

A pesar de que el Ayuntamiento ya se ha comprometido a luchar por recuperar la validez del PGOU aprobado en 2017, en los últimos días los grupos ambientalistas Bidasoaldeko Lagunak y Eguzki se han pronunciado a favor las oportunidades que ofrecería el desarrollo de un nuevo PGOU para abordar el urbanismo municipal de Hondarribia "con otros criterios". Así, para las plataformas ecologistas el ámbito debería ser descontaminado, para luego poder restaurar los hábitats de interés comunitario existentes en él.