Adjudicada la descontaminación de San Miguel-Anaka

Santano asegura que se podrán ver máquinas en el terreno "en muy pocas semanas"

29.12.2019 | 06:23
Vista del entorno de San Miguel-Anaka desde la avenida Letxumborro.

irun - Las tierras del ámbito de San Miguel-Anaka se descontaminarán a principios de 2020. Las obras, que son necesarias para la posterior reurbanización del entorno, comenzarán en "muy pocas semanas", en palabras del alcalde de Irun, José Antonio Santano, puesto que el Consistorio ya ha adjudicado los trabajos. Asimismo, el alcalde anunció que también se ha encargado su proyecto de urbanización, constituyendo ambas medidas "pasos muy importantes" para el desarrollo del ámbito.

Las actuaciones en San Miguel-Anaka llevan años esperándose por los vecinos de la zona. Ya en 2007 se redactó un Plan Especial para su desarrollo que resultó ser demasiado ambicioso y tuvo que ser descartado en 2016, año del que data el Plan Especial actual. Los cambios que dicho documento especifica fueron realizados, como explicó el entonces delegado de Urbanismo, Xabier Iridoy, para asegurar que el proyecto fuera más factible, faseando la actuación.

A finales del pasado mes de mayo, el Consejo de Administración de Irunvi aprobó los pliegos para la contratación de la ejecución del plan de excavación, a la espera de obtener la licencia por parte de la Junta Local de Gobierno. Ahora, con las recientemente adjudicadas obras de descontaminación de suelos, necesarias debido al pasado industrial de la zona, su reurbanización está más cerca que nunca.

Los trabajos de descontaminación de San Miguel-Anaka supondrán retirar aproximádamente un volumen de 5.940 metros cúbicos de tierra con un presupuesto de 1.017.076 euros. El plazo de ejecución de las obras es de cuatro meses.

Una vez las tierras estén limpias y su calidad reciba el visto bueno del Gobierno Vasco solo quedará esperar a que comiencen los trabajos de reurbanización. En San Miguel-Anaka está prevista la edificación de 1.175 viviendas de las cuales 887 aproximadamente serán de VPO (si bien sigue siendo una incógnita cuantas de ellas se ofrecerán en régimen de alquiler), y equipamientos públicos para el barrio. La superficie total del ámbito es de 137.000 metros cuadrados.