Opiniones para reciclar un edificio

EL FORENSE: Paco etxeberria, el cantante urko, el músico javi p3z y la historiadora lola valverde son algunas de las personalidades que apoyan la transformación del viejo gobierno civil en casa de cultura

05.01.2020 | 06:24

En puertas del nuevo año, la plataforma de vecinos de Amara que aboga por la habilitación de la casa de cultura del barrio en el edificio del antiguo Gobierno Civil, en la plaza de Pío XII, ha editado un pequeño libro con las opiniones de personajes ilustres del barrio en favor de esta posibilidad. El forense Paco Etxeberria, el cantante Urko, el director de orquesta Juanjo Ocón o el de fotografía Javier Aguirresarobe son solo algunos de los ilustres donostiarras que han plasmado en la publicación su apoyo al cambio de uso del edificio.

La titularidad del inmueble, que es propiedad del Estado, supone un escollo para que pueda ser utilizado por el Ayuntamiento. Sin embargo, el alcalde, Eneko Goia, ya presentó en su programa electoral de la pasada primavera su propuesta para la transformación del edificio de Pío XII en el nuevo centro cultural del barrio.

El gran salón de actos, de escaso uso, y los múltiples espacios disponibles son las bazas que el Ayuntamiento y los defensores de cambio de uso del inmueble esgrimen para conseguir su objetivo, que tendrá que pasar por una negociación con el Estado. El hecho de que los usuarios de la casa de cultura actual tengan que compartir espacio con el estadio, un edificio marcadamente deportivo, es otro de los argumentos de quienes desean trasladar el servicio cultural.

Para empujar la propuesta, la plataforma Gobernu Zibila Kulturetxe ha editado el libro, que incluye opiniones e imágenes antiguas del barrio de Amara, cuando solo las marismas y algunos caseríos ocupaban el terreno ahora convertido en el barrio más populoso de la capital guipuzcoana. También pueden apreciarse fotografías del Gobierno Civil en plena construcción. La obra, proyectada por los arquitectos Luis de Villanueva Echeverría y Pedro Bidagor, llamó la atención en 1955 por su tamaño y suntuosidad. El libro también cuenta con dibujos alusivos al tema e imágenes de las distintas movilizaciones llevadas a cabo en el barrio de Amara para defender la propuesta.

Uno de los vecinos populares a favor de la idea es Xabier Otaegi, payaso de Txirri, Mirri eta Txiribiton, que recuerda en su escrito de apoyo que cuando sus hijos eran pequeños les decía que un día el edificio se convertiría en la casa de cultura de Amara. Ahora que sus hijos forman parte de la nueva plataforma le dicen que habrá que ir pensando un nombre para el nuevo kulturetxe, recuerda.

También el profesor y antropólogo Jesús Altuna, profesor largo tiempo en el instituto Usandizaga, defiende que "el mundo no es solo un restaurante" y que son necesarios espacios en los que generar cultura, por lo que se une a la reclamación de aprovechar la oportunidad actual para transformar el viejo Gobierno Civil en centro cultural.

El catedrático de Derecho de la UPV Gurutz Jauregi también defiende la transformación propuesta y critica la "glorificación de la incultura". "Resultan más necesarias que nunca iniciativas como la que propone convertir el edificio del antiguo Gobierno Civil en centro de cultura para un barrio como Amara Berri que, con más de 30.000 habitantes, carece de las más elementales infraestructuras en materia cultural", dice.

El escritor Inazio Mujika Iraola y la antropóloga Lourdes Herrasti son otros de los donostiarras que apoyan con pequeños textos la conversión del edificio en centro cultural. También lo hacen los escritores Iban Zaldua y Javier Mª Sada así como la antropóloga y arqueóloga Koro Mariezkurrena. La publicación también incluye el apoyo del músico Javi P3z, de la profesora de filosofía Miren Apalategi y de la catedrática de Historia Contemporánea Lola Valverde. Los deportistas Inaxio Kortabarria (futbolista) y Ramón Cid (atleta y entrenador olímpico) son otros de los defensores de la propuesta que han plasmado sus opiniones en el libro.

La publicación, de 30 páginas, se ha sufragado del bolsillo de los miembros de la plataforma y no se va a comercializar: se entrega en mano a personas y entidades interesadas. Dado que la tirada ha sido reducida, si hay mucha demanda se editarán más ejemplares.