Laboral

ELA critica que las grandes empresas vascas pagan el 7% en Sociedades

El sindicato señala que 22 compañías solo abonaron 98,7 millones en conjutno

09.02.2021 | 13:04
El secretario general de ELA, Mitxel Lakuntza

Veintidós de las principales empresas del País Vasco obtuvieron 1.295 millones de euros de beneficios en 2019, pero entre todas sólo pagaron 98,7 millones por el Impuesto sobre Sociedades, es decir, el 7,6%, según un estudio presentado por el sindicato ELA.

El secretario general de ELA, Mitxel Lakuntza, junto al responsable del estudio, Mikel Noval, han presentado en Bilbao este informe que ha analizado las cuentas oficiales de 2019 de las principales empresas, así como los informes de auditoría de las mismas.

Según esas cuentas, al acogerse a diversas bonificaciones el tipo real de esas 22 empresas en el impuesto de sociedades fue del 7,6%. "Dicho de otra forma, las haciendas vascas dejaron de ingresar 225 millones de euros solo por estas empresas, cantidad que podrían haber recaudado si se aplicase un tipo efectivo sin excepciones del 25 % en el Impuesto sobre Sociedades", tal como plantea ELA.

El sindicato ha denunciado que hay casos "sangrantes", con empresas que no pagan ni un euro en el Impuesto sobre Sociedades, como Petronor (con 135 millones de beneficios); Tubacex y Bridgestone (con 11,5 millones); Pepsico (16,5 millones); o GKN (8,3 millones).

También otras empresas representativas pagan muy pocos impuestos respecto a sus beneficios, como Mercedes Benz (10,4% de sus beneficios); ITP (cuyo tipo efectivo es el 4,6%); CIE Automotive (el 5,4 %); Aernnova (el 7,6%); Kutxabank (el 4,6%); Euskaltel (el 11,1%); o Gasca (el 0,3%).

Según ELA, en Euskadi apenas tres de las empresas analizadas pagan en el Impuesto sobre Sociedades más del 20 % de sus beneficios: Eurest, con el 33,9%; Papresa, con el 27,5%; y Construcciones Amenabar, con el 22,7%. A esa cifra se aproxima el pago que realiza Arcelor Mittal Olaberria, que pagó en 2019 el 19,9% de sus beneficios.

El análisis incluye a Iberdrola, que, siempre según este documento, obtuvo en 2019 unos beneficios de más de 2.800 millones de euros, pero sólo pagó 36 millones de euros en el Impuesto de Sociedades, es decir, un 1,3% del total de sus beneficios.

Si solo se tuviera en cuenta la parte proporcional de los beneficios de Iberdrola generados en el País Vasco, ese tipo efectivo sería aún inferior al 7,6% mencionado como media.

COOPERATIVAS

ELA también se fija en las cooperativas, en las que se da un "escaso o nulo pago de impuestos". Así, Ampo no paga ni un euro por sus beneficios, Danobat prácticamente tampoco (solo el 0,1 %), mientras que Irizar apenas contribuye con un 4,9%. "Que las cooperativas apenas paguen impuesto de Sociedades es inaceptable", ha recalcado el sindicato.

Las conclusiones de ELA son que hay mucho margen para aumentar notablemente los impuestos que pagan las empresas, "algo exigible desde una perspectiva ética, por ejemplo para hacer que empresas que no pagan ni un solo euro por sus enormes beneficios contribuyan en su justa medida al desarrollo de los servicios públicos y la protección social". 
También ha advertido de que existe "una responsabilidad política manifiesta ante esta situación. La connivencia entre el poder político y económico se evidencia en cuestiones tan importantes como la fiscalidad. Las puertas giratorios y la fiscalidad son dos caras de la misma moneda".

Por ello, ELA ha exigido una reforma fiscal antes del verano que incorpore, entre otras medidas, el establecimiento del tipo mínimo efectivo real y sin excepciones del 25% en el Impuesto sobre Sociedades.

Para ello, ha instado a poner en marcha de manera inmediata en el Parlamento Vasco, en las Juntas Generales y en el Parlamento de Navarra, una comisión específica, con participación de las organizaciones sindicales y sociales, para debatir la reforma fiscal.

El sindicato desarrollará una campaña de movilizaciones para "socializar la verdadera situación fiscal", e interpelar a las instituciones y a los partidos para que aborden de manera urgente una reforma fiscal en Euskadi y Navarra, y solicitará reuniones con el lehendakari, los diputados generales, EH Bildu y Elkarrekin Podemos.