Alstom deja tirado a CAF en el contrato de 2.500 millones por los cercanías de París

Nueva propietaria de Bombardier, la compañía francesa la retira de la adjudicación dejando sin socio a la empresa de Beasain

04.02.2021 | 21:14
Instalaciones de CAF en Beasain

El grupo francés Alstom anunció este jueves que retira la oferta que el canadiense Bombardier Transport hizo para la construcción de 146 trenes para el servicio de cercanías en París y para el que había sido elegido en un consorcio formado junto con la empresa guipuzcoana CAF. "Alstom no tiene otra opción que anunciar hoy a la RATP (la empresa que gestiona el transporte público en París) la retirada de la oferta de Bombardier Transport", indicó la compañía gala en un comunicado en el que asegura que la oferta presenta aspectos no conformes que tendrían un impacto técnico y financiero importante.

Según Alstom, las condiciones técnico-financieras de la oferta del consorcio BT-CAF "no corresponden al precio del mercado y no permiten ejecutar este contrato sin riesgos importantes para el financiador, el explotador, para los viajeros y nuestra empresa". La decisión se anuncia una semana después de la conclusión de la compra de la división de transportes de Bombardier por parte de la ferroviaria Alstom, que hasta ahora eran rivales, en una operación de 5.500 millones de euros.

El pasado 14 de enero, la RATP y la SNCF, las dos compañías públicas que explotan el transporte público en la capital francesa se decantaron por la oferta presentada por Bombardier-CAF en una licitación. El contrato ganado para construir 146 trenes para la segunda línea con mayor tráfico de los cercanías de París era de 2.560 millones de euros (unos 3.110 millones de dólares). Esa línea recorre la región de la capital de norte a sur y une sus dos aeropuertos, Charles de Gaulle y Orly. Según las filtraciones a la prensa en los últimos días, la oferta que había hecho Alstom era entre 500 y 600 millones superior a la del consorcio hispano-canadiense.

Pero la firma del contrato, que debía realizarse en los once días siguientes al anuncio, no puedo concretarse por los recursos interpuestos por Alstom ante el Tribunal Administrativo de París. Los dos operadores se quejaron de que ese recurso -el tercero del que fue el gran perdedor de la licitación- "obstaculiza" la decisión que tomaron en diciembre junto con la región Île-de-France, en la que se decantaban por el consorcio hispano-canadiense.

Por su parte, Alstom acusa a la RATP y a CAF de rechazar las propuestas de diálogo y mediación para hallar un acuerdo ante el Tribunal administrativo en un pacto que comprometa a todas las partes para ofrecer una mejor solución en un plazo de diez años.

Después de concluir la adquisición de Bombardier, Alstom dijo que estudiaría el contrato y finalmente anunció hoy la retirada de la oferta. La compañía francesa precisa en su nota que varias auditorías internas y externas sobre esa licitación han identificado varias disconformidades que tenían que haber conducido a la RATP a rechazar la oferta de Bombardier-CAF. "Tras un año lleno de incertidumbres para los actores públicos y privados, es de la responsabilidad de Alstom hacia sus 75.000 empleados en el mundo y sus clientes estar en capacidad de garantizar la calidad del resultado esperado y el respeto al calendario de entrega en el presupuesto concedido", añade