La fuerte subida de la luz fuerza un IPC positivo por primera vez en la pandemia

La tasa de inflación se coloca en el 0,6%, con un alza del 1,1% sobre el índice de precios de diciembre

30.01.2021 | 00:42
Torre de alta tensión. Foto: Javier Bergasa

donostia – Los precios han comenzado el año con una subida del 0,6% con respecto a enero de 2020, un repunte relacionado con el encarecimiento de la electricidad que pone fin a nueve meses consecutivos de caídas.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) adelantó ayer los datos del índice de precios de consumo (IPC) de enero, un avance interanual del 0,6% –1,1 puntos más que en diciembre de 2020 (-0,5%)– que de confirmarse el próximo 12 de febrero supondría el primer repunte desde febrero.

Con el inicio de la pandemia de coronavirus, los precios permanecieron congelados en marzo para después emprender una senda de descensos que se prolongó durante el resto del año y que llegó a alcanzar una bajada del 0,9% en mayo.

La subida del IPC en enero ha estado relacionada con el encarecimiento de la electricidad, explica el INE, una fuente de energía cuyo precio ha aumentado más que en enero de 2020.

De hecho, en enero los precios de la electricidad se han situado en niveles muy altos en el mercado mayorista, donde han llegado a marcar el segundo precio diario más elevado de la historia, debido en parte al fuerte incremento de la demanda de gas natural durante la ola de frío que siguió a la borrasca Filomena.

Otros factores que han presionado al alza los precios han sido los alimentos y bebidas no alcohólicas, que han subido más que en enero de 2020, o los paquetes turísticos, que han bajado menos que entonces, así como el gas, que este año se ha encarecido cuando el pasado se abarató.

La inflación subyacente –que no tiene en cuenta los alimentos no elaborados ni los productos energéticos por ser los más volátiles– se ha situado en el 0,6%, igual que el IPC general y cinco décimas por encima del de diciembre (0,1%).

En términos mensuales, los precios han subido un 0,1% con respecto a diciembre y encadenado cinco meses consecutivos de avances.

El índice de precios de consumo armonizado (IPCA) –que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona euro– también se ha situado en el 0,6% interanual, 1,2 puntos más que en diciembre.

El profesor de la Universidad CEU San Pablo Miguel Córdoba señala que aunque el repunte de enero "nos aleja del peligro de una posible deflación", se trata de un mes muy influido por la ola de frío y nieve, con el consiguiente efecto sobre el precio de la energía, lo que dificulta hacer previsiones.

Aun así, Córdoba espera que la subida se suavice en febrero de manera que "en los próximos meses iremos a unos niveles similares a los que tuvimos en el año anterior".

Por su parte, el director de Luna Sevilla Asesores Patrimoniales, José María Luna, advierte de que una subida de la inflación "con poco crecimiento" y ligada al encarecimiento de la electricidad "no es positiva".

"El tema de la luz espero que haya sido algo puntual", añade, ya que obliga a las familias a dedicar una parte adicional de sus recursos a la energía al tiempo que eleva los costes de las empresas.

UGT afirma que el dato positivo del IPC de enero no es preocupante y que se debe probablemente a las circunstancias climatológicas extremas que se han vivido a lo largo de este mes. También insiste en la importancia que tiene fijar un salario mínimo interprofesional "digno".

precio de la luz

hirukide pide frenar el ascenso

Familias numerosas. Hirukide, junto a la Federación Española de Familias Numerosas, ha mostrado su preocupación ante la importante subida de la luz que se produce en los últimos días, y el efecto que va a tener sobre la economía de las familias "en un momento tan crítico" como el actual, por lo que ha pedido al Gobierno de España que se ponga freno a esta subida. Solicitan también al Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos que introduzca medidas que permitan contener el incremento en los recibos que tienen que pagar las familias. A su juicio, el Gobierno español "no puede quedarse de brazos cruzados ante esta situación".