Gonzalo IruetaDirector general del grupo lópez landa

"Las ventas han bajado, pero no hemos perdido talento humano, que es el activo más importante"

15.11.2020 | 02:20
Sede principal del Grupo López Landa en Bilbao. Foto: G.L.L.

Especializado en las reformas y el interiorismo de oficinas, el Grupo López Landa acumula más de medio siglo experiencia marcado por su vocación de crecimiento

bilbao – Como le ha ocurrido a la inmensa mayoría de las empresas, el COVID ha marcado el paso de su ejercicio, pero López Landa ha mantenido plantilla, su principal activo.

¿Cuál es el origen del Grupo López Landa?

—El origen del Grupo se remonta a hace más de 50 años cuando su fundador, José Luis López Landa inicia su actividad con la apertura en Bilbao del estudio de proyectos y gestión de obras, que en el transcurso de todos estos años y con el relevo generacional en la dirección, liderada por José Luis López Ezcurdia, ha derivado en una actividad más empresarial orientada a ofrecer proyectos, obras y reformas a nivel nacional, con la apertura de diversas oficinas en enclaves estratégicos. En la actualidad, López Landa sigue siendo una empresa familiar.

¿En qué actividades desarrolla su tarea?

—La actividad fundamental es la coordinación y control en la ejecución de obras dirigidas al mundo empresarial y corporativo, donde nuestros clientes también pueden solicitar encargos llave en mano, adaptándonos a sus necesidades económicas pero manteniendo la calidad y el servicio como elementos diferenciadores.

¿Qué números maneja de facturación, beneficios, inversión...?

—En el año 2019, nuestra facturación fue de 15 millones de euros, manteniendo un beneficio ajustado a lo que marcan las líneas de negocio y mercado que, obviamente, es tendente a la baja. Nuestra inversión fundamentalmente se basa en la innovación de recursos en los equipos productivos y, sobre todo, en la retención del talento, que es el recurso más importante de la empresa.

¿Cuál es la estructura organizativa y de negocios del grupo?

—Desde su sede principal en Bilbao se administran los servicios generales de la compañía y se cuenta con diferentes oficinas repartidas por la geografía peninsular, con sedes principales en Madrid y Barcelona, desde donde se da servicio a los diferentes clientes. La estructura es funcional y engloba a los distintos departamentos y puntos de producción dispersa por la geografía peninsular. La sede sigue desde su origen en Bilbao.

¿Cómo está afrontando la compañía este momento tan complejo?

—Somos una compañía consolidada en el mercado, con una cartera de clientes y un equipo humano ajustado a su organización, que hasta el momento nos ha permitido continuar con nuestra actividad habitual, con una bajada de producción, como es lógico dado el momento en que vivimos, pero sin desprendernos del talento humano que tenemos en nuestras filas, ya que entendemos que es el activo más importante que atesoramos, como hemos indicado anteriormente, muy necesario para cuando la actividad repunte.

¿Mantiene la hoja de ruta o se ha visto obligada a cambiar el paso?

—La seguimos manteniendo con ciertos ajustes sobre nuestros objetivos comerciales de primeros de año, debido a la incertidumbre generada por el COVID-19. Nuestros clientes están retrasando su toma de decisiones estratégicas, lo que nos ha obligado a redireccionar nuestra actividad comercial hacia otros nichos de mercado.

¿Cuáles son sus previsiones actualizadas para este año?

—Nuestras previsiones actuales sobre nuestro objetivo marcado al inicio del año, es de una bajada de producción en torno al 22%.

¿Cuántos trabajadores componen la plantilla de la compañía?

—Nos mantenemos como el año pasado con 20 trabajadores en plantilla dentro de lo que forma el core del negocio. No obstante, López Landa cuenta con una amplia gama de proveedores e industriales que colaboran en estrecha relación junto a la plantilla que forma otra capa externa muy considerable.

¿Qué perfil tienen los empleados?

—Disponemos de un equipo muy involucrado con un perfil muy técnico, cualificado y con mucha experiencia. La gran mayoría de ellos con una trayectoria de más de 10 años dentro de la compañía.

¿Cuáles son sus previsiones de contratación?

—A corto plazo no tenemos previsión de incorporaciones en la plantilla, aunque siempre tenemos abiertos procesos de selección con ayuda de empresas especializadas del sector.

¿Se ha convertido la rehabilitación en la palanca de crecimiento que reclaman los agentes económicos en respuesta a un menor ritmo de las construcción?

—Nuestro nicho de negocio está muy focalizado en la reforma, rehabilitación e implantación de empresas y, hasta el momento, no hemos sentido que este fenómeno se haya producido.

¿En qué mercados desarrolla su actividad?

—Nuestra actividad se ha desarrollado históricamente en el mercado de entidades financieras y aseguradoras, siempre a nivel nacional. Trabajamos o hemos trabajado para casi la totalidad de bancos y aseguradoras. Otros sectores son los hospitales y clínicas privadas, empresas de energía, centros médicos, empresas consultoras, hoteles, viajes y en general, cualquier empresa que necesite rehabilitar sus oficinas.

¿Qué tipo de clientes están en su cartera de pedidos?

—Nuestros clientes son las principales empresas multinacionales y nacionales, que desarrollan su actividad en diferentes sectores, como la banca, sanitario, seguros, energético o consultoría. Muchas de ellas se encuentran en el Ibex.

¿Cómo ha evolucionado el negocio estos meses?

—Teniendo en cuenta la actual situación, el negocio ha sufrido un claro enfriamiento. López Landa, como en otros momentos difíciles, ha tomado medidas para adaptarse a las nuevas circunstancias, con incremento selectivo en nuestra actividad comercial, mejora de nuestra eficiencia con la implantación de una nueva ERP, otro nuevo software y un exhaustivo control sobre la producción, los gastos y generación de liquidez, como base para afrontar una nueva situación social y económica.

¿Cuáles son los valores del Grupo López Landa?

—Los valores fundamentales de nuestra organización se basan en la honestidad, transparencia y coherencia en el devenir diario de nuestra actividad, como apuesta de futuro para obtener mejores resultados, tanto sociales como económicos. López Landa se siente cercano a sus clientes, con respeto, escucha activa y adaptabilidad a sus necesidades.

¿Qué le diferencia de otras compañías de su segmento?

—Creemos que nuestro factor diferenciador es que todos los integrantes de la organización nos sentimos orgullosos de pertenecer a ella, con nuestra filosofía corporativa y clima laboral. Trabajamos con pasión y en las dinámicas de trabajo contagiamos a nuestros colaboradores, creando una gran familia en la que la fidelidad es un principio básico para todos. Además, nos sentimos muy comprometidos con nuestra responsabilidad, orientando nuestras acciones hacia implicaciones sociales y medioambientales. Por ejemplo, López Landa colabora con diversas organizaciones sin ánimo de lucro como Unicef, DYA o AECC, destacando, sobre todo, la estrecha colaboración que mantiene con la Fundación Síndrome de Down del País Vasco con una persona discapacitada fija en plantilla desde hace casi CUATRO años y el patrocinio anual de la Estropada WOP en Bilbao desde sus comienzos.

las claves

Plantilla. El Grupo López Landa cuenta con una plantilla de 20 trabajadores, con un perfil muy técnico y cualificado y con mucha experiencia. La mayoría acumula más de 10 años de experiencia en la empresas.

Facturación. Las ventas ascendieron el año pasado a 15 millones de euros. Su inversión se basa en la "innovación de recursos en los equipos productivos y en la retención del talento" de los trabajadores.

"El Grupo López Landa tiene un equipo muy involucrado, con un perfil muy técnico, cualificado y con mucha experiencia en el sector"

"Nuestros clientes son las principales empresas que desarrollan su actividad en sectores como el sanitario, energía, banca o seguros"