La Bolsa da su beneplácito a la fusión de Caixabank y Bankia

Los dos bancos lideran las subidas en el parqué --- Las entidades reúnen a sus consejos el 13 de septiembre

05.09.2020 | 00:42
Sucursales de Caixabank y Bankia. Fotos: Oskar M. Bernal

donostia – La Bolsa dio el beneplácito a la fusión de Bankia y CaixaBank al incrementar su valor en la sesión de ayer. La entidad rescatada subió un 32,88% y la catalana un 12,37%. Esta operación parece que se convierte en la primera de otras que afrontará el sector bancario en el Estado, de acuerdo a las recomendaciones del Banco Central Europeo para hacer frente a las consecuencias de la pandemia en la rentabilidad de las entidades financieras.

Esta operación daría origen al primer banco del Estado por activos con un valor de 650.000 millones de euros, unas 6.600 sucursales (4.400 la entidad de origen catalán y más de 2.200 la entidad nacionalizada) y una plantilla superior a los 51.000 empleados (casi 35.600 CaixaBank y unos 16.000 Bankia). Los títulos de Bankia se dispararon un 32,88%, hasta intercambiarse a un precio de 1,376 euros, y los de CaixaBank se impulsaron un 12,37%, marcando un precio de 2,04 euros. Más pronunciados que los de CaixaBank fueron los ascensos que al anuncio provocó en otras entidades que en el pasado aparecieron en las quinielas para protagonizar próximas fusiones bancarias, como Sabadell, que repuntó un 13,81%, hasta los 0,372 euros, Liberbank (+13,54%, hasta 0,239 euros) o Unicaja (+13,24%, hasta 0,675 euros). Los ascensos fueron menores en Bankinter (+5,32%), BBVA (+5,23%) y Santander (+3,4%).

ultimada a finales de año Fuentes del sector informaron de que CaixaBank y Bankia pretenden apurar los plazos y acelerar al máximo los trámites pertinentes con el fin de tener ultimada su fusión antes de finales de año y poder materializarla antes de cierre del primer trimestre de 2021. Los consejos de administración de Bankia y CaixaBank barajan el domingo 13 de septiembre como fecha tentativa para reunirse y adoptar una decisión fundada sobre la operación, pues esperan contar para entonces con los resultados de la fase de due diligence (auditoría legal), que les permitirá disponer de todos los datos para adoptar la decisión.

Una vez concluida la due diligence, ambas entidades definirán cómo queda la ecuación de canje de acciones, el organigrama y el reparto de poder interno, el plan de reducción de capacidad instalada –que cuantificará las sinergias y el ahorro de costes–, el plan de negocio futuro, la sede social y el nombre de la entidad resultante. Según la ecuación de canje que se baraja, Fundación la Caixa controlaría un 30% del nuevo grupo, y el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), bajaría su peso de casi el 62% al 14%. Para la ecuación de canje, los accionistas de CaixaBank tendrían aproximadamente el 70% de la nueva entidad; y los de Bankia, el resto. Desde el ámbito de la solvencia, ambos se sitúan en los puestos de cabeza de los bancos cotizados estatales, con una ratio de CET1 del 13,27% en Bankia y del 12,3% en CaixaBank, con lo que la entidad estaría entre los bancos de España más solventes.

Si la operación sigue adelante, y una vez que los respectivos consejos de administración dieran el visto bueno a la fusión, CaixaBank y Bankia convocarían sendas juntas extraordinarias antes de finales de año para obtener la luz verde de los accionistas. En cuanto a las autorizaciones, y dada su presencia mayoritaria en España –CaixaBank es la única de las dos que tiene presencia fuera, en Portugal– es muy probable que notifiquen la operación al supervisor español en lugar de remitirla a Bruselas.

Si se detectan problemas de competencia que requieren un mayor análisis, se pondría en marcha una segunda fase, con un análisis más minucioso todavía que incluye la consulta a terceros interesados. El consejo de la CNMC decide si la concentración debe ser autorizada sin más o si requiere que se apruebe sujeta a los compromisos que propone el comprador para que le autoricen su operación.

En el caso de que los compromisos no fueran suficientes para resolver los problemas de competencia identificados, el consejo puede imponer condiciones que complementen o, incluso, que sustituyan los compromisos propuestos por el comprador.

Dado el solapamiento de parte de su red de oficinas (unas 1.400 están en el mismo distrito postal) tanto CaixaBank como Bankia son conscientes de que Competencia puede imponerles un repliegue en regiones donde cuentan con fuerte presencia (caso de Madrid o Valencia).

la operación

Unidas Podemos se opone. La operación ha arrancado con fuerza, al contar con la bendición del supervisor (el Banco Central Europeo) y el Ministerio de Economía, no así con la del socio de la coalición de Gobierno Unidas Podemos.

Baile de fusiones en Europa. Las conversaciones entre CaixaBank y de Bankia han dado un renovado impulso al movimiento de consolidación del sector en Europa, después de que culminase la compra de UBI Banca, el cuarto mayor banco de Italia, por Intesa Sanpaolo, la mayor entidad minorista del país transalpino.

Ajuste de plantilla. Entre las dos, sumarán casi 7.000 sucursales, cuando solo hacen falta 3.000 o 4.000 para cubrir todo el territorio del Estado español, y una plantilla conjunta de 51.000 personas, frente a los 25.000 o 30.000 trabajadores que serían realmente necesarios, apunta Ignacio Cantos, director de inversiones y renta variable de ATL Capital. Se intuye un ajuste de plantilla.