Temporada arraunlari

Un año marcado por la pandemia

Los preparadores de Orio, Hondarribia, Donostiarra y Zarautz valoran la temporada que arranca este sábado

03.07.2020 | 01:00
Imagen de la tanda de honor de la pasada Ikurriña de Hondarribia, en agosto de 2019.

donostia – La temporada arraunlari, como el resto de modalidades deportivas, viene marcada por los efectos de la pandemia del COVID-19, que ha obligado a los representantes de la Liga Eusko Label a extremar las medidas de seguridad para poder remar. Una competición, además, en la que influirá el escaso entrenamiento que han realizado los equipos en el agua a causa del confinamiento.

Al igual que el año pasado, esta temporada también son cuatro los representantes guipuzcoanos en la máxima categoría, aunque con un cambio de cromos: Zarautz, campeón en 2019 de la ARC-1, ocupa el puesto de San Pedro, que quedó último en el play-off. Orio –campeón en 2019–, Hondarribia –subcampeón– y Donostiarra –sexto clasificado– lucharán por hacerse un hueco en la tanda de honor, mientras que los zarauztarras pelearán por no bajar.

De este modo, es la primera vez que no hay representación pasaitarra desde que la liga la organiza la ACT –2003–.


Orio: "Tenemos la ilusión de seguir mejorando"

El año 2019 pasará a la historia de Orio Arraun Elkartea. Campeón de liga por primera vez, y con una regularidad encomiable ocho triunfos y 213 puntos, trabaja para volver a la competición mañana en A Coruña con la cabeza centrada.

Salsamendi ve a los suyos con ganas, pero reconoce las incógnitas de la temporada
Su técnico, Jon Salsamendi, lo explica así: "En esta situación tan novedosa (debido a la pandemia), el equipo está con muchas ganas de arrancar, pero conocedor de que habrá muchas incógnitas por resolver". Dudas lógicas del campeón que, como el resto de equipos, no pudo sacar al agua a la San Nikolas en primavera, ni probarse en las habituales pruebas de pretemporada.

Más allá de estos inconvenientes, "físicamente el equipo va a llegar bastante bien, en un proceso de crecimiento y con buena salud, que es lo más importante en este momento".

En cuanto al aspecto técnico y de desarrollo del bote, Salsamendi se muestra "bastante satisfecho" con cómo llegan al estreno del verano.

Este año, como campeón, Orio será el rival a batir. Y ya se sabe el dicho: llegar es difícil, pero mantenerse, más. Por ello, el técnico oriotarra está trabajando desde el otoño este aspecto: "Estamos haciendo un ejercicio interno de no compararnos con el año pasado. Para empezar, las circunstancias, obviamente, no son las mismas (tras la pandemia)". Y prosigue: "Sí, el año pasado fuimos campeones, pero fuimos campeones por primera vez en 16 años. Cuando uno ha conseguido un gran éxito, y sabe el precio que ha pagado en esfuerzos para conseguirlo, es muy importante no olvidar eso para poder repetirlo". " Desde la humildad, queremos pasar a la ambición. Esa es la combinación que tratamos de mantener, y siempre con la ilusión de seguir mejorando". Porque, "mientras tú disfrutas de lo que has conseguido, el rival se está preparando para ganarte", apostilla el técnico.

En la búsqueda de una segunda corona CaixaBank consecutiva, Orio mantiene el bloque del año pasado casi intacto: "Siempre es buena noticia mantener el bloque y te da garantías para rendir, pero también es una arma de doble filo...".

Se explica el míster: "Es una garantía si al año siguiente se hacen las cosas de la misma manera o mejor. El exceso de confianza te puede jugar una mala pasada".

En cuanto a los favoritos para la victoria final, Salsamendi reconoce que "sobre el papel y mirando plantillas, ninguno de los seis equipos que el año pasado conseguimos banderas (Orio, Hondarribia, Donostiarra, Santurtzi, Zierbena y Urdaibai) ha perdido potencial respecto a 2019. De todos ellos se puede esperar que estén en la pelea por las victorias".

Hondarribia: "Nos gustaría ser competitivos"

Hondarribia completó una excelente campaña en 2019. La Ama Guadalupekoa se impuso en la Bandera de La Concha, fue segunda en la Liga Eusko Label y conquistó seis banderas en esta competición. De cara a esta nueva temporada, el técnico bidasotarra, Mikel Orbañanos, espera continuar en la zona alta de la clasificación: "Nos gustaría ser una trainera competitiva, que intente codearse con las traineras que estén delante, y creo que si somos competitivos nos ayudará a realizar un verano bueno".

A pesar de que el coronavirus ha trastocado la preparación de las embarcaciones desde el pasado mes de marzo, Orbañanos se muestra optimista: "Estamos bien, lo que pasa es que siendo un año tan especial igual tenemos una incógnita a la hora de competir. De momento nos encontramos bien. A ver si, como en años anteriores, podemos ser un equipo regular".

A pesar de las bajas, la mayor parte de la plantilla de la pasada temporada sigue en el club: "Tuvimos seis bajas y luego seis altas. La columna vertebral del equipo tampoco varió mucho. En los entrenamientos y en las primeras regatas, en los primeros descensos, los resultados fueron buenos la Ama Guadalupekoa se impuso en Hondarribia y en Orio y fue tercera en San Pedro. Después del parón nos ha tocado sufrir un poquito, pero creo que vamos bien".

Orbañanos ve en Orio, Santurtzi, Zierbena y Urdaibai rivales fuertes, sin descartar a otros
Orbañanos apunta a Orio como el gran favorito para conquistar la liga, y augura una temporada entretenida para el espectador: "Viendo los resultados del año pasado, Orio mantiene casi la totalidad de su plantilla y será un rival fuerte. Santurtzi se ha reforzado mucho y será una trainera a tener en cuenta. Luego, hay muchas traineras que, viendo el nivel que han dado en años anteriores, creo que este año también andarán ahí arriba, bien Zierbena, bien Urdaibai. Seguro que me olvido de alguien". De todos modos, "todos los años suele haber alguna sorpresa, porque alguna trainera anda más de lo debido o porque alguna trainera no está dando el nivel que se esperaba. Creo que puede ser una liga competitiva y bonita para el aficionado".

Donostiarra: "Queremos luchar por estar en la tanda de honor"

Tras ondear su primera bandera ACT en 2019, Donostiarra afronta este verano tan atípico con muchas ganas de seguir su ascenso en la elite del remo.

Makazaga, contento por el rendimiento del bote en estas semanas de preparación en el agua
"Queremos estar en la pelea para entrar en tanda de honor", explica en conversación telefónica con este periódico Igor Makazaga, el técnico que ha aupado a la Torrekua II al grupo de los mejores. En su cuarto año como preparador de la trainera capitalina, el sanjuandarra se muestra contento por el rendimiento "muy óptimo" que ha ofrecido el bote en las poco más de tres semanas que ha podido salir al agua: "Nos hemos sorprendido gratamente del comportamiento del bote en el día a día".

A poco más de 24 horas de que dé inicio la competición, Donostiarra está mentalizado en poder cumplir con sus objetivos: "Trabajamos con la misma idea que en invierno: estar en la tanda de honor". Con "humildad, pero con constancia" trabajan los donostiarras, a los que, como al resto de traineras, le faltan kilómetros de entrenos con la trainera en el agua. Un hecho que es igual para todos y que "lo podremos acusar todos" los integrantes de la Eusko Label Liga.

A pesar de ello, Makazaga se muestra contento por la parte física: "El equipo está muy bien en ese sentido, individualmente los remeros han hecho este trabajo cada uno en su casa y casi que puede que estén mejor físicamente en este arranque de liga que otros años", comenta el técnico. A falta de entrenamientos grupales, la fuerza de los equipos también residirá en la que aporte cada uno de sus integrantes a la trainera.

Este año, Donostiarra mantendrá tres-cuartas partes de la plantilla que finalizó la Liga Eusko Label en sexta posición la pasada temporada, con 164 puntos y una victoria, en Getxo, que quedará en la historia del club.

" Mantenemos el 70-75% del bloque", destaca el míster, que se muestra feliz por poder tener entre manos un bloque "continuista" y con ambición de crecer de blanco.

Respecto a sus rivales, el técnico de Donostiarra considera que hay tres favoritos: "Orio, como campeón de Liga; Hondarribia, campeón de La Concha; y Santurtzi, que se ha reforzado mucho y muy bien".

En este sentido, a Makazaga no le disgusta la igualdad que ya se vio el pasado año, con hasta seis traineras capaces de ganar al menos una bandera. " Si nosotros hacemos las cosas bien, nos puede favorecer que haya más equipos implicados en la zona alta", reconoce el preparador sanjuandarra. Más rivales e igualdad, más opciones de crecer.


Zarautz: "El objetivo es mantenernos"

Garikoitz Uranga lidera a Zarautz en su regreso a la ACT después de diez años. Tras una pretemporada complicada, la incertidumbre reinará en las primeras jornadas hasta conocer cuál es el estado de cada trainera, pero en el club zarauztarra tienen claro que la Enbata luchará por la permanencia en su regreso a la elite.

"El objetivo es mantenerse y, después de esto, disfrutar de la categoría, ya que llevamos diez años fuera de la ACT", reconoce sin titubear Gari Uranga.

Para el guipuzcoano, la situación entre los candidatos al título y a la permanencia no tendrá muchos cambios en relación al año pasado a pesar de que la pandemia del coronavirus haya variado los planes de trabajo: "Sin tener como referencia regatas de pretemporada no se sabe bien, pero supongo que arriba estarán los mismos que el año pasado. Supongo que Hondarribia, Orio, Santurtzi, Zierbena, Donostiarra y Urdaibai estarán arriba; y los de abajo no sé quiénes van a ser. Nosotros estaremos peleando por mantenernos junto con los que también lo hicieron el año pasado".

Uranga cree que su cuadrilla está "bastante bien" después de tres meses confinados en casa
El técnico guipuzcoano considera que la trainera está "bastante bien, mejor de lo esperado, porque, después de estar tres meses en casa, cuesta coger la dinámica de entrenar todos juntos en el club. Las lesiones también nos están respetando, así que nos encontramos bastante bien".

El entrenador zarauztarra repite este año al mando de una plantilla que mantiene su bloque: " Por gente, no ha cambiado mucho. Tenemos tres incorporaciones y una baja, pero el equipo es el mismo. Igual sí ha cambiado más de mentalidad porque llevamos juntos un año más. Además, ganamos la Liga ARC-1 y eso da un punto de madurez. Así que estamos mejor". Y la juventud del equipo puede ser una baza importante para los zarauztarras: "Aunque estamos tres o cuatro mayores, son muy jóvenes y tienen mucha ilusión, que es lo importante para nosotros". Con ellos tratarán de seguir en la elite.