Lucas EguibarRider donostiarra

Lucas Eguibar: "Tengo nivel y voy al Mundial a por el oro"

09.02.2021 | 01:03
Lucas Eguibar: "Tengo nivel y voy al Mundial a por el oro"

El donostiarra, plata en el Mundial de 2017 en Sierra Nevada, será de nuevo uno de los grandes favoritos en el Campeonato del Mundo de snowboard cross que tendrá lugar esta semana en la estación sueca de Idra Fjäll

¿Qué tal han ido estas primeras jornadas en Suecia?

–Bastante bien. Fundamentalmente, estamos adaptándonos al frío, porque las temperaturas son muy bajas. El sábado, que teníamos entrenamiento libre, salí, hice dos bajadas y volví al hotel, porque tenía las manos y los pies casi congelados. Estamos acostumbrándonos, aún, a esto.

¿Con qué sabor de boca dejó Valmalenco (Italia), sede de las dos primeras pruebas de la Copa del Mundo?

–Bueno, bueno no fue, porque no pude hacer ninguna buena carrera. Pero el segundo día estaba andando bastante bien. Y tuve una caída. Es lo que hay, son cosas que pasan en este deporte. Y ya está. Me quedo con que iba muy bien.

¿Cómo llega al Mundial?

–Puede que al cien por cien, no llegue. Pasé mucho tiempo sin entrenar en pista, luego las carreras de Italia no fueron buenas; y encima me lesioné un poco el brazo (al caerse en la segunda carrera de Valmalenco)... así que se ha juntado un poco todo. Pero estoy contento de estar aquí. Y ahora a centrarnos a tope en esto.

¿Cuál es su objetivo realista en estos campeonatos?

–El objetivo realista es competir como lo hemos hecho siempre. Tengo nivel para luchar por el oro y es lo que voy a intentar. Vengo a por eso.

El circuito de este Mundial, ¿le gusta? ¿Le puede venir bien?

–Es un circuito muy diferente, es extraño... creo que no va a depender tanto de quién sea el más rápido en esta pista, porque en la última sección del circuito, la recta final, una recta de 700 metros, más o menos; va a haber muchísimo rebufo. No me gusta demasiado que tengamos que estar pendientes de los rebufos en las carreras. Normalmente, intentamos ser los más rápidos siempre; y ya está. Pero en esta pista, con esa recta, en la que se va a coger mucho rebufo, habrá que estar pendiente de en qué puesto vas, a quien tienes detrás y todo eso. Yo creo que mi estrategia va a ser la de estar en medio del grupo y coger rebufos en la parte final de la recta; e intentar adelantar ahí.

El hecho de que, por la pandemia, sea una temporada diferente y muy reducida, ¿convierte esto al Mundial en una carrera más abierta?

–Yo creo que no. No por la pandemia. Mi deporte en los últimos años está creciendo mucho, cada vez hay más gente nueva en Copa del Mundo y todo está muy luchado. Y en una prueba como las nuestras sabes que puede pasar cualquier cosa; y que todo está siempre muy abierto.

¿Quiénes piensa que serán los rivales a batir?

–El austriaco Alessandro Hämmerle... En esta carrera pueden ir bien algún americano, algún alemán... australiano, igual. Yo lo que tengo que hacer es una carrera inteligente. Y estar ahí, preparado.

Preparado para una carrera 'rara'. ¿Cómo se hace eso?

–Es una carrera rarita y antes de afrontarla le estoy dando vueltas a que igual es mejor salir por detrás; o salir en medio. No intentar ir directamente a ganar la carrera. De hecho, hace dos semanas fueron aquí los Mundiales de skicross y siempre, en todas las mangas, el que llega primero a la recta no queda primero. Queda segundo o tercero; y a veces, cuarto. Por eso, será un poco coñazo. Pero habrá que estar listos. Hoy tenemos aún un entrenamiento (antes de la calificación de hoy) y veremos cómo me encuentro en la pista. Intentaré hacer algunas bajadas en grupos, para ver si pasa realmente lo que digo.

En el último Mundial, en Solitude (Utah, EEUU) acabó cuarto. Y ser cuarto siempre es mejor que cualquier otro puesto peor; pero quedar cuarto en una final a cuatro tampoco será agradable del todo. ¿Se quiere sacar esa espina, también?

–Por supuesto. Ser cuarto siempre es mejor que ser quinto (ríe). Cuanto mejor quede, mejor. Si quedo cuarto, he quedado cuarto, si eso es lo mejor que se puede hacer. Pero claro que me gustaría quitarme esa espinita, la de haber hecho buenas carreras y haber quedado cuarto más de una vez. Por eso, coger una medalla aquí sería la hostia.