La dorada madurez de Imanol Rojo

27.12.2020 | 00:16
El esquiador tolosarra Imanol Rojo. Foto: Basque Team

el tolosarra gana su primera prueba de la copa de europa y mira al mundial

Son pocas, poquísimas, las veces que nieva en Tolosa. Y, sin embargo, el tolosarra Imanol Rojo siempre tuvo claro que su deporte sería el esquí de fondo. Lo intuyó a los cinco años, cuando sus aitas le llevaron a las faldas blancas de Aralar; y realmente lo supo cuando hipotecó sus vacaciones para pisar los Pirineos. Así que a los once ya estaba compitiendo y a los quince se convirtió en una firme promesa al entrar en el equipo estatal. Desde entonces solo fue hacia arriba y, tras quince inviernos de progresión, puede presumir de haber estado en dos Juegos Olímpicos de Invierno (Sochi 2014 y Pyeongchang 2018) y acumular decenas de participaciones en Mundiales, Copas del Mundo y Copas de Europa. De hecho, Rojo se convirtió por méritos propios en un veterano del circuito continental; pero nunca había conseguido ganar ninguna de sus pruebas. Hasta la semana pasada. El pasado día 19, a sus 30 años, el deportista de Basque Team se llevó la carrera de los 15 kilómetros estilo clásico de Formazza (Italia), correspondiente a la Copa de Europa. Lo hizo con contundencia y de forma inesperada, ya que ni él mismo se esperó estos laureles.

"Estoy muy contento porque llevaba muchos años compitiendo en la Copa de Europa y nunca había conseguido nada; así que lograr esta victoria a los 30, con una madurez deportiva, es para estar orgulloso", explicó Rojo. A pesar de haber comenzado la temporada proclamándose campeón de España de rollerski en Jaca, el tolosarra no había iniciado con buen pie los circuitos mundial y continental; de ahí que el triunfo en Formazza le pillara por sorpresa: "Me sorprendió ganar porque los dos primeros fines de semana no fueron muy bien y no me esperaba ese cambio de forma. Me salió todo perfecto y fue un poco inesperado. Es decir, sabía que me había preparado bien la temporada, pero no tanto como para ganar", reconoció. De esta forma, ahora Rojo se encuentra saboreando "la recompensa a toda una vida de trabajo", después de que el pasado fin de semana concluyera la prueba italiana con un crono de 40:00.5, 9.00 por delante del andorrano Ireneu Esteve Altimiras y 30.1 del suizo Ueli Schinder, que cerró el podio. El deportista de Basque Team dominó la carrera de principio a fin, pero no fue consciente de que el triunfo era suyo hasta casi cruzar la línea de meta: "Me di cuenta de que podía ganar casi al final. Es cierto que dominé desde el principio, que desde el primer kilómetro estaba marcando los mejores tiempos; pero no fue hasta el kilómetro diez cuando supe que podía ganar".

Así que tras 19 inviernos compitiendo, más de 15 al máximo nivel, Rojo por fin pudo subirse al primer escalón del podio de la Copa de Europa. "Se me pasaron por la cabeza muchos años de trabajo, son muchos años en este mundo y esta victoria es una recompensa a todo lo trabajado. Estos dos últimos años han sido muy duros, pero esta es mi recompensa", afirmó. Sin embargo, ya con la cabeza fría, el tolosarra dijo que esta victoria no cambia ni su hoja de ruta, ni sus propósitos, ni su preparación. De hecho, su meta sigue siendo la misma, "mantenerme entre los 30 mejores de la Copa del Mundo, que es un escalón más que la Copa de Europa". Y su destino, también: el Mundial que comenzará a finales de febrero en Oberstdorf (Alemania). "Es el objetivo de la temporada, el objetivo es hacerlo bien ahí. Mejorar mis anteriores marcas, pero intentar hacerlo como lo he hecho en Formazza, sin pensar en posiciones, solo pensando en darlo todo en cada carrera y ver hasta dónde puedo llegar", concluyó.

Terceros Juegos Sin tiempo para asimilar su primer triunfo en la Copa de Europa, Imanol Rojo prepara ya las siguientes pruebas del circuito mundial y continental, puesto que esta temporada, cada parada servirá de clasificatoria para los Juegos de Invierno de 2022: "A ver si consigo volver a los Juegos por tercera vez. Sería un honor y me siento orgulloso y con ganas de seguir mejorando en un deporte tan minoritario en Euskadi, donde no tenemos ni pistas de esquí", finalizó el tolosarra.

"Son muchos años en este mundo, así que este triunfo es la recompensa a todo lo trabajado"

imanol rojo

Esquiador de fondo