El arcoíris salió hace 25 años

08.10.2020 | 00:13
Olano, con el maillot y una foto conmemorativa, cuando recibió en su casa a NOTICIAS DE GIPUZKOA, en 2015.

se cumple hoy un cuarto de siglo desde que abraham olano se proclamara campeón del mundo en duitama (colombia) en 1995, logro al que sumaría el título contrarreloj tres años después

El 8 de octubre de 1995 amaneció lluvioso en Duitama, en el colombiano departamento de Boyacá. A más de 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar, y con una dura y explosiva rampa que los ciclistas debían ascender en cada una de las vueltas al circuito, el Mundial podía parecer predestinado para un escarabajo local. O para el italiano Marco Pantani, favorito en el que se centraban todas las miradas. La baza de Miguel Indurain, con el quinto Tour consecutivo recién conquistado, también era tenida en cuenta. Pero Abraham Olano (Anoeta, 1970) supo pescar en río revuelto y, culminando el buen trabajo de la selección estatal, se enfundó el maillot arcoíris. Aquel éxito cumple hoy un cuarto de siglo.

El combinado dirigido por Pepe Grande ya había enviado para adelante durante la carrera, a modo de avanzadilla, a Fernando Escartín o a Chava Jiménez. En el tramo final, mientras, llegaría ya el turno de Olano, quien acababa de ejercer entonces de eficaz freno en el grupo principal: Indurain había pinchado y procedía intentar que se reintegrara. Lo hizo el navarro, y atacó el guipuzcoano en un movimiento táctico que eximió de cualquier trabajo entre los perseguidores al propio Indurain. La jugada otorgaría el título mundial al de Anoeta, cuya rueda trasera se encargó de aportar emoción a los últimos kilómetros. Iba pinchada.

"Gracias a Dios, era un tubular, que está pegado a la llanta, y se puede seguir rodando. Si hubiera sido una cubierta como las que usa la mayoría de la gente se hubiera salido y no hubiera podido llegar a meta", explicaba Olano hace cinco años en una entrevista concedida a este periódico. "En ese momento, solo piensas en que no puedes parar, porque los rivales están cerca. No quedaba otra que cargar el mínimo peso atrás y avanzar lo máximo posible".

Indurain se adjudicó el esprint de los perseguidores y se colgó la plata al cuello, intercambiándose con Olano los puestos cosechados en la prueba contrarreloj, celebrada cuatro días antes. El anoetarra dejó en Colombia un título pendiente, que conquistaría en 1998 en Valkenburg, donde alcanzó un honor que nadie ha empatado hasta la fecha. Abraham sigue siendo el único ciclista de la historia que se ha proclamado campeón del mundo en la prueba en línea y también en la lucha contra el crono. ¿Por cuánto tiempo? Las nuevas generaciones vienen pisando muy fuerte...

el mundial 1995

1. Abraham Olano7h09:55

2. Miguel Induraina 35"

3. Marco Pantani (Italia)m.t.

4. Mauro Gianetti (Suiza) m.t.

5. Pascal Richard (Suiza) a 53"

Terminaron la prueba 20 ciclistas.