Una derrota cruel

ACB el acunsa gbc no logró culminar su remontada en bilbao, cayó por la mínima tras fallar tres lanzamientos en los últimos segundos y se hunde en el fondo de la clasificación

02.01.2021 | 23:25
El Acunsa GBC jugó un igualado derbi en Bilbao. Fotos: Oskar González

Bilbao Basket81

Acunsa GBC80

RETABET BILBAO BASKET Rousselle (17), Brown (16), Zyskowski, Kulboka (16) y Dos Anjos (6) –cinco inicial–; Jenkins (10), Reyes (2), Miniotas (4), Huskic (6), Aminu (4) y Kljajic.

ACUNSA GBC Faggiano (6), Dee (24), Oroz (2), Radoncic (13) y Echenique (13) –cinco inicial–; Span (5), Pere Tomàs (14), Francis, Magarity, Okouo (3) y Olaizola.

Parciales 16-15, 38-32 (descanso); 58-52 y 81-80 (final).

Árbitros Miguel Ángel Pérez, Francisco Araña y Joaquín García. Sin eliminados.

Incidencias Partido de la 18ª jornada de la Liga Endesa disputado a puerta cerrada en el Bilbao Arena de Miribilla.

bilbao – El Acunsa GBC sufrió en Bilbao la derrota más cruel de la temporada. Esta vez, el equipo donostiarra sí supo competir y luchó hasta el último instante para ganar un partido vital. Los de Marcelo Nicola remontaron ocho puntos de desventaja en los instantes finales del derbi y se pusieron por delante en el marcador (78-80), pero el Retabet Bilbao Basket reaccionó y, ya con el definitivo 81-80, los guipuzcoanos erraron hasta tres lanzamientos en la última jugada del partido tras capturar dos rebotes ofensivos. Primero fue Johnny Dee el que falló su tiro de lejos, después Jan Span el que se volvió a encontrar con el hierro en otro lanzamiento lejano tras un rebote ofensivo de Julen Olaizola, y finalmente Dino Radoncic el que, ya precipitado por la falta de tiempo, tiró como pudo otro rebote que le cayó en las manos. Los donostiarras dejaron escapar así una oportunidad clave para reforzar sus opciones de permanencia y se quedan hundidos en la última posición de la tabla tras perder ante un rival directo que ahora le supera en dos triunfos. Para colmo, Jaime Echenique, uno de los mejores jugadores del GBC en este curso, tuvo que abandonar la cancha a causa de una lesión.

Fue un partido en el que los dos equipos dejaron claro por qué cierran la clasificación de la Liga ACB, ya que ambos cometieron numerosos fallos a lo largo de todo el derbi. Esos errores hicieron decisivo el último de los tres tiros libres que anotó Jonathan Rousselle después del que el GBC se adelantara 78-80. En todos ellos, falló el otro lanzamiento del que dispuso.

El base francés fue, no obstante, el jugador más destacado (17 puntos, 10 asistencias, 9 faltas recibidas y 27 de valoración) de un equipo de Alex Mumbrú al que ayudaron los buenos momentos de Arnoldas Kulboka (16, 4/5 Tc y 20) y Jaylon Brown (16).

En el equipo del argentino Marcelo Nicola los mejores fueron, a pesar de su desacierto final, Radoncic (13, 12 rebotes, 6 y 23) y Dee (24 y 6/10 T3). También Echenique (13, 6 y 16) estaba haciendo un buen encuentro cuando tuvo que retirarse.

Arrancó el choque parejo y con una pelea brasileño-colombiana entre Dos Anjos y Echenique de la que los que sacaron más partido fueron Kulboka y Dee con sus lanzamientos triples.

Hizo un primer amago de escapada el Bilbao Basket (12-7) pero respondió el GBC con dos triples que le dieron la segunda de sus tres ventajas (3-5, 12-13, 14-15) en un primer cuarto en el que ya acabaron por delante los de negro (16-15).

Siguió con la iniciativa el conjunto local en un segundo cuarto en el que llegó a auparse 8 puntos arriba en el minuto 17, gracias a un tremendo Kulboka y un Brown muy agresivo (32-24). Pero sin terminar de romper el partido (38-32) ante la resistencia fundamentalmente de Radoncic y Echenique.

A vuelta de vestuarios, los de Nicola fueron enjugando la ventaja hasta empatar el partido a 14 minutos del final (45-45). Reaccionaron los de Mumbrú y, ayudados por un par de técnicas a Radoncic y al banquillo visitante, enlazaron un 9-0 (54-45) que les llevó a alcanzar los diez puntos de ventaja (58-48) a dos minutos del final de un tercer cuarto que terminó todavía ajustado (58-52).

Y más emocionante se puso aún el encuentro cuando el Gipuzkoa empató a poco más de seis minutos del final (66-66). Igualada que se repitió tres minutos después de otro arreón local (72-66; 76-76). Después llegaron la lesión de Echenique, los tiros libres anotados y fallados por Rousselle y los errores finales de un GBC que, aún habiendo dado la cara y peleado hasta el final, redondeó un día negro que tardará en olvidar.