Herri kirolak: Vicente y Larrañaga cierran un desafío histórico

Apuesta Los dos mejores aizkolaris del momento se medirán en abril con 7.000 euros en juego

06.01.2022 | 00:23
Iker Vicente y Mikel Larrañaga, a su llegada al bar Kantabriko de Tolosa. Foto: Iker Azurmendi

donostia Iker Vicente y Mikel Larrañaga cerraron ayer un desafío histórico. Los dos mejores aizkolaris del momento se jugarán cada uno 7.000 euros, en la plaza de toros de Tolosa, sobre un trabajo de seis oinbikos y doce kanaerdikos. El duelo se resolverá a las 18.30 horas del día 2 de abril o una semana después.

Los dos contendientes, por lo tanto, deberán partir seis troncos de unos 53,1 centímetros de diámetro y un perímetro de unos 1,669 metros, y otras doce maderas de unos 39,8 centímetros de diámetro y unos 1,252 metros de perímetro.

Los detalles de la apuesta se acordaron en el bar Kantabriko de Tolosa. Mikel Larrañaga, que fue quien lanzó el desafío, fue el primero en llegar, e Iker Vicente y su cuadrilla se le unieron en torno a las ocho menos veinte.

El azpeitiarra había propuesto inicialmente un duelo sobre doce oinbikos y estaba dispuesto a negociar el trabajo a realizar y la cantidad en juego, aunque ponía como condición que él llevara la madera de la apuesta. Vicente, sin embargo, no estaba de acuerdo con esta cláusula, y este fue el punto más discutido de las negociaciones, que se prolongaron durante alrededor de una hora. El navarro, en un primer momento, propuso que cada aizkolari llevara a la plaza su propia madera, a lo que Larrañaga se negó. Una vez solventado este punto, las dos partes no tardaron en cerrar la apuesta.

Finalmente, los aizkolaris acordaron realizar un trabajo de seis oinbikos y doce kanaerdikos. Larrañaga aportará los seis oinbikos y dos de los kanaerdikos, mientras que Vicente llevará a la plaza los diez troncos restantes.

En declaraciones a ETB, Vicente explicó que Larrañaga "tenía muy claro que quería traer toda la madera él. Nosotros hemos venido con la idea muy clara de que la madera tenía que ser a medias. Nos ha costado un poco, pero al final él ha cedido un poco, nosotros también hemos cedido y hemos llegado a un acuerdo".

Larrañaga, por su parte, cedió en su intención de llevar toda la madera "porque si no veía que no se podía hacer nada. En un momento he pensado que no se podía hacer la apuesta, pero hemos cambiado el trabajo y no hay vuelta atrás".

Una dura apuesta


La apuesta destaca por su dureza. El Campeonato de Euskadi, por ejemplo, se dirime sobre cuatro oinbikos, cuatro troncos de 60 pulgadas y cuatro kanaerdikos. Pero, sobre todo, el desafío tendrá el máximo interés porque reúne a los dos mejores aizkolaris de Euskal Herria. Iker Vicente es el actual campeón del Sherpa.ai Aizkolari Txapelketa Nagusia, un torneo al margen de la Federación que organizan los antiguos integrantes del Campeonato de Euskal Herria de primera categoría y que cuenta con los mejores especialistas en esta disciplina. Larrañaga, por su parte, es el subcampeón de esta competición. El azpeitiarra también fue segundo tras Vicente el pasado año y en 2019, en el Campeonato de Euskal Herria. En la última Urrezko Kopa, sin embargo, Larrañaga venció a Vicente en un trabajo sobre doce kanaerdikos.

Tanto Mikel Larrañaga (Azpeitia, 20-12-1989) como Vicente (Otsagabia, 15-6-1987) ya han participado anteriormente en otras apuestas. El azpeitiarra venció a Eneko Otaño en un duelo con la aizkora, y, en una apuesta mixta, al escalador Alex Txikon, mientras que el navarro jugó su único desafío ante Arria V hace cuatro años.

 


noticias de noticiasdegipuzkoa