Mueren 3 barranquistas navarros en Suiza y buscan a uno bilbaíno desaparecido

Sufrieron un accidente en las gargantas de Parlitobel, en el cantón suizo de San Galo

13.08.2020 | 11:49
Un camión de bomberos en la zona donde ha ocurrido el accidente.

Tres turistas procedentes de Navarra han fallecido y un cuarto de Bilbao está desaparecido tras sufrir un accidente cuando practicaban barranquismo en las gargantas de Parlitobel, en el cantón suizo de San Galo, informaron hoy las autoridades de la zona. Los fallecidos son Mikel Zabalza Hernández (Uharte-Arakil), de 29 años, Mikel Lasa Mendizabal (Allo), de 33 años, Diego Maeztu Martínez de Morentin (Allo), de 38 años y Andoni González, 'Tontxu', (nacido en Bilbao y vecino de Zizur), de 47 años.

Los cuatro turistas, todos hombres de entre 30 y 48 años, se vieron sorprendidos en la tarde de ayer, miércoles, por una fuerte tormenta con aparato eléctrico que les arrastró, informó la policía cantonal, que encontró los tres cadáveres en la noche el miércoles, según la web oficial del cantón.

El accidente tuvo lugar en la localidad de Vattis del municipio de Pfaffers, donde se encuentran las gargantas de Parlitobel. El portavoz de la policía cantonal de San Galo, Hanspeter Krüsi, dijo en rueda de prensa que los cuatro barranquistas, experimentados en el deporte, habían viajado a Vattis junto a dos mujeres, una de ellas esposa de uno de los fallecidos.

Krüsi añadió que el grupo venía de Navarra, aunque informaciones del Gobierno foral recogidas por Efe señalaron que el desaparecido procede de Bilbao.

Las dos mujeres se habían separado de los barranquistas hacia las 16.00 horas de ayer y habían quedado con ellos en una sección río abajo tras el cañón, bajando ellas a pie por un camino local.

Hacia las 18.30 cayó una fuerte tormenta con precipitaciones de entre 25 y 30 litros por metro cuadrado en la zona, con un nivel dos sobre tres de riesgo, y las mujeres llamaron a la policía alrededor de media hora después al ver que los cuatro hombres no se presentaban en el lugar convenido.

Los servicios de socorro, formados por un amplio contingente que incluye submarinistas, perros y cuatro helicópteros (dos del servicio nacional de salvamento, uno de la policía y otro del ejército), trabajan en la zona del siniestro, cuyo acceso está cortado por la policía desde la tarde del miércoles.

Un portavoz policial, Florian Schneider, ha afirmado que "el grupo viajaba de forma privada", según la cadena pública de televisión RTS.

Los servicios de emergencia realizaron el miércoles un amplio despliegue, pero las condiciones meteorológicas obligaron a interrumpir el rastreo hasta este jueves por la mañana, cuando se han podido localizar ya los tres cadáveres.

La agencia suiza ATS señaló que los turistas hacían barranquismo sin guía y viajaban por su cuenta a la zona, muy frecuentada por los amantes de ese deporte. Fuentes de la Delegación del Gobierno en Navarra, de donde eran originarias tres de las víctimas, han asegurado que el grupo estaba formado en total por seis personas, pero las dos únicas mujeres optaron por volver al hotel antes de que se produjese el siniestro.

Las dos mujeres han recibido atención psicológica en el hotel, mientras que el Consulado español ya ha iniciado los trámites para la repatriación de los cuerpos.

La policía cantonal informó de que dará más detalles del accidente a lo largo de este jueves. El ministerio de Exteriores ha confirmado el "accidente de montaña" y ha precisado que los servicios consultares españoles están intentando contactar con las familias de los afectados para informarles de lo ocurrido.

Las zonas alpinas de Suiza son un destino frecuente para los amantes del barranquismo, deporte de riesgo, y son también habituales los accidentes relacionados con esta práctica en el país centroeuropeo.

El peor accidente desde 1999

El peor de las últimas décadas se produjo en 1999, cuando dieciocho deportistas y tres guías de Australia, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Reino Unido y Suiza murieron en una riada cuando hacían barranquismo en el cañón de Saxetbach, en la turística zona de Interlaken (centro del país).

Tras aquel accidente se reforzaron las medidas de seguridad para el descenso de barrancos en Suiza
El cañón de Parlitobel no es especialmente difícil, es accesible para barranquistas de todos los niveles y aparece en numerosas guías turísticas, según expertos en barranquismo citados por la prensa helvética.