Alain Araña Medio melé del Ampo ordizia

"No podemos confiarnos, porque no va a ser un partido fácil"

El medio melé Alain Araña, de 19 años, quiere ganar su primer derbi con el equipo senior del Ordizia en Landare para poder seguir mirando a la zona alta de la clasificación

24.01.2020 | 06:25
Alain Araña, en un partido de la pasada campaña ante el Gernika.

donostia - ¿Cómo ve el derbi de mañana frente al Hernani en Landare?

-Siempre es un partido especial, pero nos lo tenemos que tomar como un encuentro más. Va a ser muy duro. Los partidos contra el Hernani siempre son disputados, pero hay que ganarlo. A ver si ganamos y conseguimos cinco puntos para seguir luchando esas primeras plazas de la clasificación.

¿Será su primer derbi en Landare?

-Sí, sería mi primer partido como senior en Landare. El año pasado subí y no tuve la oportunidad de jugar. A ver cómo va.

¿Qué le han contado de estos partidos?

-Que son muy duros y muy igualados, y que el Hernani disputa los 80 minutos y hay que trabajar duro. Iré a jugar con ganas y a ver cómo va el partido.

¿Qué le parece el campo hernaniarra?

-Para nosotros nunca es fácil jugar sobre hierba natural, porque estamos acostumbrados a jugar en artificial. En Landare, si el tiempo no te acompaña, es un campo pesado, que no nos ayuda a hacer el juego vistoso y rápido que nos gusta hacer.

Otras temporadas, el Hernani ya ha sorprendido al Ordizia en los derbis...

-Ahora no podemos quedarnos con la clasificación o con que el Hernani va último. Tenemos que ser conscientes de que tendremos que dar nuestro 100% para ganar el partido. No podemos confiarnos y pensar que va a ser un partido fácil, porque no lo va a ser.

Los ánimos del equipo estarán por las nubes tras haber ganado al Alcobendas las semana pasada (18-12)...

-Fue un partido muy trabajado, y una victoria que nos viene muy bien para la moral. Hemos trabajado muy duro. Todos estamos contentos con los resultados que estamos teniendo. A ver si conseguimos encadenar otra victoria en Landare, ir ganando puestos en la clasificación y llegar al parón de selecciones con las mejores opciones.

¿Puede el Ordizia pelear por la segunda posición? Ocupar una de las dos primeras plazas supondría ahorrarse una eliminatoria en el 'play-off' por el título...

-Es un objetivo difícil, pero que puede ser posible. Tenemos que trabajar duro y seguir con el trabajo que estamos haciendo. Ahora estamos consolidados en la cuarta plaza y creo que hay que mirar hacia adelante e ir a disputar esa segunda posición.

¿Dónde ve al equipo a final de temporada?

-Pelear por los primeros puestos está muy difícil, pero yo creo que andaremos ahí e intentaremos dar una sorpresa y competir contra los grandes de esta liga. A ver si podemos llegar a un final y hacer algo grande este año.

Debutó la temporada pasada en el primer equipo, y esta campaña ya ha disputado doce partidos...

-Al principio de temporada tuve algunos minutos cuando cambiaban a Juanma -Lescano-. Luego vino su lesión y tuve que tomar las riendas del equipo y jugar. He estado aprovechando la oportunidad que he tenido y ahora quiero seguir trabajando para seguir teniendo minutos y demostrar lo que puedo hacer.

Además de jugar, ha marcado ya cuatro ensayos...

-Te gusta marcar ensayos, pero yo creo que hay que resaltar el buen juego del equipo, porque los ensayos vienen de ahí. Si el equipo va bien, yo puedo materializar esos ensayos y aportar al equipo.

¿Con cuál de sus marcas se queda?

-Con el ensayo que metí en Valladolid contra el VRAC Quesos Entrepinares. Le sacaron una amarilla a Juanma y tuve la oportunidad de jugar. Fue al final del partido y para el equipo fue la primera victoria contra el Quesos allí. Para mí fue muy bueno. A ver si podemos ganarles otras veces.

El rugby está muy presente en su familia...

-Sí. Mi padre -Aitor- fue presidente hace unos años, mi tío -Axio- fue entrenador y ahora estoy jugando con mi primo Beñat -Erbina-, y mis primas Amaia y Lide están jugando en la elite del rugby español con las Leonas. El rugby está en nuestra sangre. Empecé a jugar desde pequeñito, no tuve otra elección (ríe). Desde los seis años ya quería jugar e iba a entrenar al Trevijano, y siempre he tenido ganas de llegar al primer equipo y jugar aquí. Pero nunca he tenido ninguna presión ni nada.