Luto en el rugby vasco

Michel Celaya, legendario exjugador del Biarritz, excapitán de Francia y exentrenador del XV del Gallo, falleció ayer a los 89 años

03.01.2020 | 06:23
Michel Celaya, en un partido con la selección de Francia.

donostia - El rugby vasco está de luto. Michel Celaya, legendario exjugador del Biarritz Olympique, excapitán de la selección francesa y exentrenador del XV del Gallo, falleció ayer a los 89 años de edad.

Nacido el 4 de julio de 1930 en Biarritz, Celaya, de 1,83 metros de alto, destacó como segunda y, sobre todo, como tercera línea en las filas del club de su localidad natal. José Miguel Galdós, director técnico de la Federación Vasca, recuerda que, pese a no tener una gran estatura, "era un jugador muy fuerte y elegante, con un muy buen manejo de balón. Sabía jugar e imponía con su físico".

Iparralde ha dado a la selección de Francia casi un centenar de internacionales absolutos, pero Celaya ocupa un lugar especial en esta lista porque, como jugador y como capitán, fue decisivo en un período en el que los bleus se consolidaron en la elite europea y, además, después llegó a dirigir a la selección gala.

Como jugador, el lapurtarra formó parte de la selección de Francia que en 1954 ganó por primera vez el Torneo de las Cinco Naciones, junto a Gales e Inglaterra. Celaya había debutado con el XV del Gallo en 1953, y entre ese año y 1961 participó en las nueve ediciones del campeonato continental.

Francia también conquistó los posteriores torneos de 1955, 1959, 1960 y 1961 con el tercera vasco en sus filas. En 1959, además, los franceses lograron su primer triunfo en solitario.

Celaya ejerció como capitán de la selección francesa en doce partidos. Uno de estos encuentros fue el primero que jugó Francia en Sudáfrica, en 1958, aunque tuvo que retirarse del campo a causa de una lesión en una rodilla.

También jugó con los Wolfhounds, un combinado de jugadores de los países que disputaban el Cinco Naciones, y que fue uno de los primeros rivales de la selección de Euskadi en 1980.

El lapurtarra colgó las botas en 1961, tras haber sido jugador y entrenador del Mauléon. Como técnico, dirigió al Biarritz Olympique en diferentes etapas (1967-72, 1976-80 y 1988-89), y apadrinó a jugadores como Serge Blanco, Pascal Ondarts, Patrice Lagisquet o Serge Betsen.

Entre 1967 y 1973, además, Celaya fue entrenador de la selección francesa, y posteriormente dirigió al XV del Gallo en una gira por Sudáfrica, en 1975.

Lejos ya de la primera línea del rugby, estuvo varios años viviendo en Australia y Sudáfrica, siempre vinculado a este deporte, antes de regresar a Euskal Herria.

Celaya fue padre de cuatro hijas -una de ellas ya fallecida- y de un hijo, frutos de dos relaciones. Su hijo Michael Celaya recordó a su padre en Facebook, destacando que, como jugador "ganó en todos los estadios legendarios de Gran Bretaña e Irlanda", así como "el respeto de sus compañeros y el de sus adversarios". "Era un hombre ligeramente bribón, un poco encantador, leal a esta ciudad de Biarritz, un pequeño puerto pesquero donde su abuelo lo llevó al calamar. Él fue quien distribuyó una cosecha de cerezas a los más pobres del vecindario (incluso les dejó empujar la puerta para ayudarse a sí mismos). Ayudando a un amigo siempre que podía. También era el amor que sentía por mi madre. Nos hicieron viajar a mis hermanas y a mí. Y organizaron comidas para jugadores de rugby, inmigrantes y viajeros en casa". "Qué vida tan hermosa, incluso grandiosa".

Impulsor del rugby en Hegoalde El presidente de la Federación Vasca de Rugby, Iñaki Laskurain, definió a Michel Celaya como "un amigo y una persona muy agradable. Creo que, en el rugby de Euskal Herria, ha sido el que ha alcanzado un mayor nivel, por que no solo fue jugador y capitán de Francia, sino también entrenador. De la mano de Gerard Murillo, estuvo mucho en Hegoalde y ayudaron mucho al rugby de Gipuzkoa en sus inicios, viniendo desde Iparralde".

Galdós, por su parte, destacó que "siempre se ocupó del rugby vasco. Nunca hizo ascos a ir a a echar una mano a clubes muy pequeños , tanto de Hegoalde como de Iparralde, a entrenar y a ayudar a los entrenadores". En una ocasión, por ejemplo, llegó a ir a Bilbao en una moto Vespa para colaborar con el equipo local.

Celaya, además, fue uno de los impulsores de Euskarians, un club que reúne a jugadores de ambos lados del Bidasoa a modo de selección vasca. Goian bego - N.G/I.Andonegi

los datos

reacciones

Bernard Laporte. El exseleccionador de Francia y actual presidente de la federación gala destacó sus éxitos como jugador: "Michel Celaya, un gran nombre en el rugby francés y el País Vasco, nos dejó. Jugador emblemático y entrenador del XV de Francia, ganó cinco torneos de las Cinco Naciones en nueve participaciones, y dedicó su vida al rugby. Mis condolencias a su familia y allegados".

Biarritz Olympique. El presidente de la entidad rojiblanca, Jean-Baptiste Aldigé, lamentó en su cuenta personal de Twitter que el club ha perdido "a uno de sus miembros ilustres".

Serge Betsen. Otro histórico tercera línea del BO, calificó a Celaya como "una inspiración" y una "fuente de humildad y de amabilidad".

Pascal Ondarts. El expilier de Nafarroa Beherea, subcampeón del mundo de 1987, definió a Celaya en su cuenta de Facebook como "una leyenda, una enciclopedia del rugby, un padre espiritual y un amigo fiel".