Blue Jeans: "Un producto audiovisual ayuda a vender los libros"

'El campamento', el nuevo libro de Blue Jeans, podría ser una versión siglo XXI de 'Diez negritos' de Agatha christie, aunque él dice que hay muchas distancias con la autora británica. El suyo es un 'thriller' que no transcurre en una isla, sino en el pirineo.

07.05.2021 | 10:39
Blue Jeans vuelve a las librerías... y quizá a la televisión.

Se llama Francisco de Paula Fernández González y es sevillano y uno de los escritores más seguidos por el público adolescente y juvenil. En cada una de las historias que cuenta sabe tocar la tecla emocional adecuada. Siempre con gorra y con una imagen joven muy alejada de la que se supone debe dar un escritor de éxito, promociona en estas semanas su nueva obra y tiene la vista puesta en la serie sobre La chica invisible, saga de tres libros con su firma publicados entre 2018 y 2020.

Cuéntenos, ¿de qué va El campamento?
Es un thriller juvenil, aunque lo puede leer cualquier persona adulta. Diez chicos son invitados a un campamento en los Pirineos, es un lugar aislado y no hay nada en kilómetros a la redonda. El anfitrión es un millonario que tiene 70 años y lo que quiere es retirarse y dejar a alguien al frente de su empresa. Desea invertir en innovaciones, internet, videojuegos, en aplicaciones para móviles€

¿Por eso quiere gente joven a su alrededor?
Es que ve en ellos en el futuro, la vida. Escoge a los diez chicos que cree que son los más prometedores de España y que se dedican a los sectores que a él le interesan mucho. En ese campamento no hay ni móviles ni conexión a internet. Él quiere formarles, facilitarles una formación de élite y elegir al mejor. Pero el segundo fin de semana uno de esos chicos aparece muerto y los coordinadores del campamento desaparecen. A partir de ahí, no cuento más, pero se desarrollan una serie de sucesos y pasan muchas cosas.

Parece el guion de una serie de televisión.
Es algo que no depende de mí, y de momento quiero que El campamento se desarrolle como libro. Ahora mismo estamos con La chica invisible, cuyos derechos los tiene Morena Films, una gran productora, y se está buscando financiación y plataforma. Como proyectos de televisión tengo los libros anteriores y no me importaría que este también se convirtiera en un audiovisual. Todo lo que sean extras viene bien para los libros.

¿Le seduce la idea de ver sus tramas en televisión o cine?
Sí, claro. A mis libros les vienen muy bien que se adapten, y cuando ves que una idea tuya es una película o que puede transformase en serie, te sientes muy bien. Estoy encantado de que mis ideas tengan una proyección más allá del papel. Ya me pasó cuando se hizo la película El club de los incomprendidos, cuando muchos espectadores se acercaron a mis libros.

¿Es en lo que más repercute que un libro se convierta en serie o película, en las ventas? ¿No cuenta tanto el dinero que se paga por los derechos de adaptación?
No te haces rico con lo que te dan por los derechos de autor para una adaptación, aunque quizá algún autor diga lo contrario. Es posible que el caché que yo tenía en 2013, que fue cuando firmamos el contrato, no fuera demasiado alto. Para que ganes dinero se tiene que ver mucho la película y se tiene que ver mucho internacionalmente. Esta se hizo en 2014 y a los libros les vino muy bien. Para esa época yo ya era conocido. Un producto audiovisual ayuda a vender libros y a que te conozcan más.

¿En el caso de La chica invisible se haría la trilogía completa o solo el primer libro?
Se ha vendido completa. La intención que tiene Morena Films es hacer la trilogía entera. Las cosas van lentas, pero estoy muy contento con esta productora, gente seria que trabaja muy bien. Eso sí, es necesario tener paciencia.

¿Va a participar en la serie?
A mí me pasarán los guiones. No participé en El club de los incomprendidos y mi opinión no era vinculante. Sí que me pasaron la octava versión de los guiones, opiné, y algunas de esas opiniones, las que creyeron oportunas, las siguieron, pero otras no. En este caso, en el de la serie, me han dicho que sí que van a contar con lo que yo diga, aunque les voy a dejar trabajar. Si este proyecto sale adelante habrá unos guionistas, un director y un productor. Ellos serán los que se encarguen de todo, aunque ya digo que creo que mi papel en La chica invisible va a ser algo más importante que con El club de los incomprendidos.

¿Le gusta trabajar para la televisión?
Tengo muy claro que mi función es escribir libros, pero si necesitan mi opinión, la daré. En esta serie estoy más involucrado que en la película. Me están informando de todo y eso ya es mucho más de lo que sucedió con la película.

¿Ha recibido alguna oferta por El campamento?
El libro acaba de salir, así que tendremos que dejarlo crecer. En EE.UU. muchos autores de literatura juvenil, antes de que salga el libro, ya han firmado los contratos audiovisuales con productoras gigantescas y con canales televisivos muy importantes, pero aquí es un milagro que una productora se interese por un libro juvenil. Se pueden contar con los dedos de las manos las adaptaciones juveniles que se han hecho. No hay una apuesta decidida por este sector. A mí, ya lo he dicho, todo lo que sean extras me parece extraordinario. Por ejemplo, La chica invisible se va a convertir en cómic y sale también el audiolibro de El campamento.

¿Este último libro es el primero de una nueva saga?
Al contrario, va a ser mi primer libro autoconclusivo. No va a tener segunda ni tercera parte, y es algo que dejé claro a mis editoras, aunque En La chica invisible dije lo mismo y al final se convirtió en una saga.

Así que a lo mejor puede cambiar de opinión.
Pues no. Esta vez se queda tal cual, en un solo libro. Es que el final lo deja claro.

¿Y si se lo piden los lectores?
Es posible que alguno pida más, pero esta vez no va a haber más. El campamento solo es un libro. Soy honesto con el lector, y cuando no tengo más que contar de una historia, prefiero parar. Todavía me piden la cuarta parte de Canciones para Paula o un quinto libro de Los incomprendidos, como también seguir con La chica invisible.

En su día dijo que tenía pensado hacer literatura para un público más adulto.
Voy libro a libro. Hay que tener en cuenta que ha sido un año muy complicado. El campamento ha surgido de la nada, de una conversación con Esther, mi pareja. No tenía muy claro lo que iba a hacer, porque a mí Planeta me da libertad. Fue ella la que me dijo: ¿Por qué no haces una novela que se desarrolle en un campamento? También me insinuó que quitara a los chicos los móviles e internet. Me pareció una buena idea y a partir de ella desarrollé la historia.

Y lleva una promoción diferente.
Pero muy intensa. He estado haciendo muchas entrevistas, aunque todas desde casa, por teléfono. Han sido muy seguidas, no están fragmentadas por semanas como ocurría cuando podíamos viajar con normalidad.

¿Tiene algo pensado para su próxima aventura literaria?
No lo sé. Este libro se acabó de corregir en febrero, y como he comentado estamos en la promoción, así que cuando tenga la agenda más despejada hablaré con mis editoras y veremos qué sale de todas las ideas que les planteé.

¿De dónde le surgen los temas que trata?
Eso me gustaría saber a mí... Es un poco de aquí y un poco de allá. Mi tío siempre me ha dicho que tengo la cabeza muy grande, y a lo mejor es por eso que se me ocurren muchas ideas. Este libro viene también de haber leído a Agatha Christie.

¿Le inspiraron Diez negritos?
Salvando mucho las distancias con Agatha Christie, El campamento parte de diez jóvenes encerrados que no pueden salir del lugar en el que se encuentran. Todos sospechan de todos y hay una resolución con varios giros. Es un pequeño homenaje y los diez jóvenes tienen un pasado como lo tienen los Diez negritos de Christie. Esta idea en concreto es de Esther, pero una idea te puede venir de cualquier parte, de cualquier persona y en cualquier momento. Lo importante es desarrollarla. Hay que sentirse a gusto con la idea y la tienes que hacer tuya.

¿Qué es lo que le motiva a la hora de escribir?
Cumplir retos, y unos son más complicados que otros. Este lo ha sido mucho por las circunstancias que estamos viviendo. Para crear, la cabeza tiene que estar bastante clara, y con la pandemia la cabeza ha estado de todo menos clara.

¿Esther, su pareja, también se dedica a escribir?
Ella escribe muy bien, pero no se dedica a ello. Estudió Periodismo y trabaja en marketing on line, pero para mí ella es fundamental. De hecho, ha sido la que ha puesto muchas veces el título a los libros. También me ha dado ideas para ciertas partes de alguna novela. Es una chica muy brillante y formamos un buen equipo. Yo le voy contando capítulo a capítulo lo que voy escribiendo y ella me da su opinión, que no siempre es positiva.

¿Dónde se siente usted más cómodo, en las historias juveniles románticas o en los thriller también juveniles?
A mí me gusta escribir. Al principio parecía que los corazones se lo comían todo en temas de amor y desamor, pero el cuerpo me iba pidiendo otras cosas y he llegado al thriller, al misterio. Pero también hay historias personales. En El campamento hay diez personajes que sufren por amor, que se enamoran de nuevo o que se desenamoran. 

PERSONAL
Nombre real
:  Francisco de Paula Fernández González.
Edad: 42 años.
Lugar de nacimiento: Carmona (Sevilla), aunque paso toda su adolescencia en Sevilla capital.
Trayectoria: A los 18 años se trasladó a Madrid para estudiar Periodismo en la Universidad Europea. Después de hacer un máster en Periodismo deportivo y colaborar en algunos medios, encontró finalmente su lugar en su gran pasión, la escritura. La trilogía Canciones para Paula fue su primera obra publicada, una historia que miles de seguidores comenzaron a leer en las redes sociales antes de verla consagrada al papel. Después llegaron las sagas de El club de los incomprendidos y La chica invisible. Ahora promociona El campamento.
noticias de noticiasdegipuzkoa