mirarte

Una ventana abierta al euskera 'de todo corazón'

19.12.2020 | 23:59
Leticia Salcedo, Liébana Goñi y Regina Salcedo, con el libro en Elkar Comedias en Pamplona. Foto: Oskar Montero

El 'Pequeño diccionario sentimental' de Regina y Leticia Salcedo e ilustrado por Liébana Goñi, es una inmersión poética en 57 palabras para empezar a amar el euskera

¿Qué relación tiene en la cultura y la lengua vasca el erizo con las manzanas? ¿Y la cucaracha o labezomorro con los duendes y los hornos? ¿De dónde viene la expresión popular entre cocinillas al pil pil? ¿Y ttipi-ttapa? ¿No es sorprendente que una misma palabra signifique cosas contrarias como paraíso y veneno?

Estas y otras curiosidades activarán la capacidad de asombro, el interés y las ganas de seguir buceando en ese tesoro ancestral que es el euskera a quien se acerque al libro Pequeño diccionario sentimental. 57 palabras para empezar a amar el euskera. Una puerta de entrada atractiva, emotiva y curiosa a la lengua vasca que han abierto de par en par y "de todo corazón" Regina Salcedo (Iruñea, 1972), Leticia Salcedo (Iruñea, 1971) y Liébana Goñi Yárnoz (Iruñea, 1986), autoras de esta obra bellamente ilustrada y publicada por la editorial Pamiela que descubre las historias que están detrás de 57 palabras muy especiales de la lengua y la cultura vascas.

No es un diccionario académico al uso sino que, según explican sus autoras, se trata de "una selección muy personal de palabras que han sido elegidas de todo corazón" (bihotz bihotzez, como tenían pensado las autoras titular en un principio este libro), tanto por las escritoras e ilustradora del libro como por algunas figuras de la cultura vasca, que participan en la obra en el apartado Mi palabra favorita relatando el significado y el valor personal que tiene para cada una de ellas su correspondiente palabra preferida en euskera.

Ama, bizipoza, goxatu, kuku, mira, sugar o xarma son algunas de las elegidas, respectivamente, por la ilustradora Leire Salaberria, el escritor Patxi Irurzun, el harrijosotzaile y también escritor Iñaki Perurena, los escritores Hasier Larretxea y Bernardo Atxaga, la poeta Uxue Juárez o la ilustradora Garazi Albizua.

Textos sugerentes, poéticos en muchos casos, y en todos auténticos porque brotan de lo más íntimo –de vivencias, recuerdos, dichos populares y, cómo no, de motores tan valiosos como son la imaginación y el deseo de saber–, y que han sido ilustrados por Liébana Goñi Yárnoz en evocadores dibujos que, destacan Regina y Leticia Salcedo, "suman significado" a los relatos, "abriendo nuevos caminos y reflexiones" –tal y como apunta la propia ilustradora– en torno a cada palabra.

El propósito es que aquellos lectores que desconocen el euskera o se sienten cercanos a él pero quieren curiosear buceando en su riqueza lingüística y etimológica, comprendan por qué esta lengua ancestral y, por fortuna, todavía llena de vida, nos resulta tan querida y fascinante. De cualquier modo, que sea un diccionario casi poético no significa que no haya sido revisado con rigor por filólogos expertos. "Esperamos, de corazón, que este libro lleno de palabras curiosas sirva para estimular y despertar la curiosidad y las ganas de intentar un primer acercamiento al aprendizaje del euskera", desean sus autoras, quienes apuntan que la lectura de este pequeño y emotivo diccionario desembocará seguro en "muchas y muy ricas conversaciones".

el origen

Una clase sobre el euskera en Barcelona

Leticia Salcedo es profesora de ikastola y, estando de excedencia estudiando inglés en Barcelona, tuvo la oportunidad de ofrecer allí una clase sobre el euskera a alumnos y alumnas que desconocían por completo esta lengua. "Les conté curiosidades, orígenes de algunas palabras... La clase les encantó, hasta tal punto que les entraron ganas de aprender euskera", cuenta. Entonces se prendió la chispa de la inspiración que ha acabado materializándose en el libro editado por Pamiela. "Empecé a pensar: hay diccionarios preciosos sobre palabras en japonés, en chino, en finés... ¿y por qué no en euskera? Entonces se me ocurrió hacer algo poético, sobre las palabras que nos gustan en esta lengua y el porqué nos gustan", cuenta Leticia Salcedo, quien tiene claro que "la forma de entrar a un idioma es por el corazón". Enseguida involucró en el proyecto a su hermana, la poeta Regina Salcedo. Y, juntas, llegaron hasta el arte de Liébana Goñi. "Conocíamos su trabajo, sus ilustraciones tan preciosas, tan dulces, tan goxoak...", dicen.

Han superado las complicaciones que podría conllevar un proyecto gestado entre tres. Porque si se hacen desde el corazón, las cosas fluyen. "Todo desde el principio ha sido muy fácil y cercano. La comunicación ha sido muy fluida y agradable, y yo he contado con total libertad para crear y para expresarme como ilustradora con cada palabra", asegura Liébana Goñi. En algunos casos, dice, "recibía textos tan sugerentes que las imágenes me fluían muy fácilmente".

Uno de los más evocadores es el que aporta al libro el dibujante Zaldi Eroa sobre su palabra favorita, itzali: apagar. "Un buen día me di cuenta de que itzali, literalmente, significa itzal egin, esto es, crear sombra. Desde entonces, no apago luces; creo sombras. No es algo que se vaya, es algo que viene: la oscuridad", dice el dibujante.

Otro ilustrador, Harriorrihar, se atreve a inventarse un animal mitológico, el txantxangurro, mitad txantxangorri (petirrojo), mitad txangurro (centollo). Una divinidad nueva que Liébana Goñi ha representado en un audaz y bello ejercicio de imaginación y creatividad. La naturaleza está muy presente en las ilustraciones: "Tenía que ser así, porque el euskera y nuestra cultura vasca en general tienen una relación muy fuerte con la naturaleza", dice la dibujante pamplonesa.

Para Regina Salcedo, emprender la búsqueda en el origen de una palabra es una aventura apasionante. "Es como descubrir un relato, una historia nueva. Al fin y al cabo, cada idioma es una visión del mundo, nos dice mucho de una sociedad en concreto. Y en este caso, este pequeño diccionario sería como una muestra de nuestro léxico familiar", dice la poeta, que reconoce tener preferencia por todas las palabras en euskera "que tienen que ver con bichos", como sagarroi (erizo) o labezomorro (cucaracha), entre otras.

A las autoras se les han quedado muchas palabras en el tintero, que darían para un segundo diccionario sentimental. "¡Cuántas palabras utilizamos que no sabemos de dónde vienen, y cuántas nos sorprenden una vez que buceamos en su etimología! Animo a la gente a buscar esos orígenes", dice Regina Salcedo, quien cree que esta es una bonita manera de "tomar conciencia de la riqueza de una lengua".

"El euskera es un tesoro que tenemos aquí al lado, y muchas veces no reparamos en él", concluye.

el libro

Título. Pequeño diccionario sentimental. 57 palabras para empezar a amar el euskera.

Autoras. Leticia Salcedo, Regina Salcedo y Liébana Goñi Yárnoz.

Editorial. Pamiela.

Páginas. 128.

Precio. 18 euros.

Colaboradores. En la parte Mi palabra favorita colaboran:

Leire Salaberria (ilustradora), con un relato sobre la palabra Ama.

Irati Iturritza (poeta): Ahuntza /Auntzaren gauerdiko eztula.

Dani Martirena Indart (periodista): Apurra.

Inma Errea (escritora): Barreiatu.

Patxi Irurzun (escritor): Bizipoza.

Aurelia Arkotxa (profesora y escritora): Brisa.

Izaskun Gracia (escritora): Eden.

Aingeru Epaltza (escritor): Fereka.

Iñaki Perurena (harrijosotzaile, escritor): Goxatu.

Zaldi Eroa (dibujante): Itzali.

Hasier Larretxea (escritor): Kuku.

Beatriz Chivite Ezkieta (escritora): Kuxkuxero.

Ana Jaka (escritora): Min.

Juan Carlos Etxegoien, Xamar (profesor): Omen.

Uxue Juárez (poeta): Sugar.

Harriorrihar (ilustrador): Txantxangurro.

Garazi Albizua (ilustradora, escritora): Xarma.

Reyes Ilintxeta (periodista): Zokobetaillu.

"La naturaleza está muy presente en la cultura vasca y por eso también en estas ilustraciones"

liébana goñi yárnoz

Ilustradora, coautora del libro

"Cada idioma es una visión del mundo; y la forma de entrar a un idioma es por el corazón"

regina y leticia salcedo

Coautoras del libro