mirarte

Los restauradores, contra el aumento de ‘ecce homos’

“La gente solo se sorprende si el resultado es estéticamente desagradable”

19.12.2020 | 23:59
Talla de san Jorge en la parroquia estellesa de San Miguel.

córdoba – La Asociación Profesional de Conservadores Restauradores de España (ACRE) alerta de la proliferación de ecce homos o actuaciones sobre bienes patrimoniales fuera de la ortodoxia, por la actuación de manos no expertas que dañan el original y afectan su identidad. Esto ocurre en todo tipo de bien patrimonial, incluidos los edificios, donde en ocasiones se habla de que se ha restaurado, cuando, en realidad, "se ha rehabilitado y se ha vuelto a poner en uso, pero no ha habido un estudio histórico en profundidad de toda su evolución".

Así lo señala en una conversación con Efe el presidente de la Asociación Profesional de Conservadores Restauradores de España (ACRE), el profesor cordobés Francisco Manuel Espejo Jiménez, que denuncia la actuación de la Administración al permitir que personas no tituladas en esta materia cambien la fisonomía con la que se concibió la obra. "La gente se sorprende cuando el resultado es estéticamente desagradable", señala pero, en su opinión, "no deja de haber ecce homos o malas intervenciones en otros casos, aunque su resultado estéticamente sea aceptable. Son casos sobre todo en los que intervienen imagineros, pintores, escultores que, aunque tienen más maña a la hora de aplicar las artes, no son restauradores y conservadores".

Espejo resalta que "eso está pasando mucho en Córdoba en imaginería, donde cualquier persona que tiene un poco más de maña en las artes aplicadas, en la escultura, ya puede coger una brocha y repintar. Repintar no es restaurar, retallar no es restaurar". A su juicio, una actuación de estas características "hace que se pierda la autenticidad de la obra, es como si cogemos un soneto de Garcilaso y falta uno de los versos y nosotros lo añadimos, daña lo que es el original, la identidad que está transmitiendo de generación en generación se está perdiendo".

Para el presidente de la ACRE, "el conservador restaurador no es un artista, es un técnico con formación científica y humanística que estudia el bien cultural tanto en su valor material como en su valor histórico-artístico y eso conlleva una formación y un salario que muchas veces en los bienes devocionales las cofradías no pueden pagar y prefieren encargárselo a cualquiera aun perdiendo esa autenticidad y valor de la obra".

Todo parte, afirma Espejo, de que "nuestra profesión no está regulada, también porque las leyes de Patrimonio, tanto la nacional de 1985 como las autonómicas, excepto Canarias que ya lo ha modificado, no reconoce al conservador restaurador como el técnico competente para intervenir en las obras de arte". Por ello, reconoce que no se puede hablar de intrusismo desde el punto de vista legal, pero sí moralmente, ya que debe entenderse que "un licenciado en Bellas Artes es artista, pero un artista crea y un restaurador conservador conserva y restaura los bienes culturales".

"No deja de haber 'ecce homos' aunque su resultado estético sea aceptable"

Francisco Manuel Espejo

Presidente de ACRE