La empatía frente al imposible

02.10.2020 | 01:14
En 'Falling', Mortensen es director, guionista y actor.

Viggo mortensen debuta como director con un drama que explora una difícil relación entre padre e hijo

'falling'

Dirección: Viggo Mortensen. Guion: Viggo Mortensen. Reparto: Lance Henriksen, Viggo Mortensen, Terry Chen, Sverrir Gudnason, Hannah Gross, Laura Linney, David Cronenberg, Bo Martyn, Ella Jonas Farlinger, Etienne Kellici, Carina Battrick, William Healy, Bracken Burns.. Género: Drama. País y duración: Canadá (2020), 112 min.

las raíces familiares son el hilo conductor de Falling, el debut de Viggo Mortensen como director y guionista. El actor protagoniza también el filme, como parte de un elenco que completan Lance Henriksen, Sverrir Gudnason, Hannah Gross, Terry Chen y Laura Linney. Un reparto de altura que da forma a un drama donde se indaga en cómo la carga del pasado puede dejar heridas sin cerrar en el presente.

El largometraje, que tuvo una proyección especial en la pasada edición del Zinemaldia, donde Mortensen fue galardonado con el Premio Donostia, explora una compleja relación paterno-filial, entre John –Mortensen–, que vive con su novio Eric –Chen– y la hija adoptiva de ambos, y su padre Willis –Henriksen–. Este, un granjero tradicional de 80 años, decide viajar a Los Ángeles y quedarse en casa de John mientras busca el lugar idóneo para jubilarse. Pero juntos, todo colisiona ya que Willis muestra señas de estar perdiendo la cordura, y su peculiar forma de ser saca a relucir ecos del pasado y de años de desconfianza entre sus allegados. Todo ello entre idas y venidas desde los recuerdos individuales y compartidos de sendos protagonistas.

"Solemos obsesionarnos con unos recuerdos imperfectos que llegan a definir cómo nos percibimos y cómo percibimos a los demás", explica el cineasta estadounidense de ascendencia danesa acerca de la esencia nostálgica que late en el filme, salpicada por la falta de fiabilidad de la propia memoria personal.

Las divisiones generacionales, geográficas y sociales presentes en Estados Unidos son también protagonistas de la historia, en la que, el personaje de Willis se enfrentará a su hijo John y atacará con actitud homófoba la relación que este mantiene con Eric o su estilo de vida. Una historia que parte del resentimiento para navegar, con dificultad, hacia el perdón y la aceptación. Por difícil que sea. Hacia "ver a las personas tal como son y dejar que sean de ese modo", concluye Mortensen. Porque quizá solo así uno se puede enfrentar al futuro, sin caer antes.