mirarte

“Lo que más ha repercutido en mi trabajo ha sido el cine de terror”

El actor Javier Botet se caracteriza de titiritero para protagonizar el cartel de la 31ª edición de la Semana

09.09.2020 | 00:47
Josemi Beltrán presentó ayer el cartel de la Semana. Foto: Javi Colmenero

donostia – El intérprete Javier Botet es el protagonista del cartel de la Semana de Cine Fantástico y de Terror de este año, que tiene como motivación el subgénero protagonizado por muñecos diabólicos. Precisamente, los títeres serán el eje de esta 31ª edición. Su director, Josemi Beltrán, presentó ayer el diseño protagonizado por Bonet, que para la fotografía, tomada en el bar de monólogos Picnic de Madrid, se caracterizó como un ventrílocuo. En sus manos porta al muñeco Nino, una marioneta que suele usar en sus monólogos el humorista David Pareja, compañero creativo del propio Botet. Es más, ambos intérpretes son los protagonistas de la película Amigo que se proyectó en la pasada edición de la Semana. No solo la protagonizaron, sino que también la escribieron, demostrando su versatilidad –en el caso de Botet, además, participó en Ventajas de viajar en tren, película del donostiarra Aritz Moreno que clausuró el festival en 2019–. En una vuelta más de tuerca, el fotógrafo y responsable del cartel, así como de su Making of, es Alberto Morago, el director de fotografía de Amigo.

Según confesó Beltrán, fue el propio Botet el que le manifestó hace unos años en el Festival de Sitges su deseo de ser imagen de la Semana. Dicho y hecho.

El ciudadrealeño participó ayer en el encuentro con la prensa a través de una videoconferencia y manifestó su deseo de visitar Donostia durante las fechas de este festival de cine de género. No obstante, se encuentra a expensas de participar en un rodaje en Canadá de una conocida saga, de la cual no quiso dar el nombre, y puede que coincida en fechas con la Semana.

"Lo que más ha repercutido en mi trabajo ha sido el cine de terror", aseguró el actor, aunque también destacó que le gusta "vascular" hacia otros ámbitos, por ejemplo, el cómico o el independiente.

El particular físico de Botet le ha proyectado a nivel internacional como un intérprete perfecto para papeles singulares en el que la caracterización es muy importante; en la estela del estadounidense Doug Jones. Es difícil ponerle cara, porque casi siempre aparece en pantalla bajo una gruesa capa de maquillaje y haciendo de villano, desde un zombi hasta un fantasma. "Estoy muy agustito y me siento muy ligero cuando no tengo que comerme cinco horas de maquillaje", bromeó.

El actor fue la Niña Medeiros en la saga española REC, de Jaume Balagueró y Paco Plaza, y también uno de los personajes principales del éxito Malasaña 32. "Está muy bien hacer terror pero lo importante es que la gente se interese", aseguró el intérprete preguntado por el auge del género en el Estado.

No obstante, su currículum no se circunscribe únicamente a la cinematografía más cercana, tal y como recordó Beltrán: "Javi ha encarnado a algunos de los monstruos importantes del cine internacional". Botet también se metió en la piel de Slender Man, en la película homónima que dirigió Sylvain White. No solo eso, fue El hombre torcido en la secuela de Expediente Warren, actuó junto con Tom Cruise en el reinicio de La momia, también ha tenido un papel en el díptico It y fue un xenomorfo en Covenant, es decir una de las criaturas de la saga Alien, que sigue dirigiendo su creador, Ridley Scott.

Más información