abuztuak 15

Adarra, más allá de Año Nuevo rutas de fin de semana a pie y en bici

28.08.2020 | 01:05
Ascender a esta popular cima de Buruntzaldea es una tradición cada 1 de enero. Su espectacular panorámica es un atractivo para disfrutar de la subida todo el año

el Adarra, primera de las elevaciones importantes del cordal montañero que separa las cuencas de los ríos Urumea y Leitzaran, es una de las cumbres más populares de la comarca de Buruntzaldea. Aunque la tradición nos cita para ascenderla el primer día del año, sigue siendo muy atractiva para multitud de montañeros en cualquier época del año.

Situados en Besabi (297 metros), y desde la pequeña explanada que hay junto al restaurante, salen tres caminos. La primera pista de tierra por la izquierda se dirige hacia el monte Oindi y el interesante complejo prehistórico de Mulisko Gañe. De las dos que están asfaltadas, nosotros elegiremos la de la izquierda, que asciende hasta el caserío de Montefrío, dejando a mano derecha la pista que conduce a la cueva de Marizulo y continuando por ella se desciende hasta Andoain.

Una vez llegados al caserío, que también ofrece servicios de agroturismo, traspasamos una langa de madera por la derecha, donde se inicia un marcado sendero de tierra y piedras que nos permite acceder a la parte superior del Adarra por su ladera norte. El camino discurre en sus primeros metros por el hayedo y entre los pastos del caserío. A medida que vamos ascendiendo, nos vamos introduciendo primeramente en el pinar y más adelante en un precioso bosque de hayas.

La subida es suave, aunque constante, y transcurre por unos bellos parajes como el que atraviesa la regata de Mantaleko Erreka, cuyas aguas nacen un poco más arriba en las cercanías del collado.

Cruzando el riachuelo y tras una corta pero pronunciada cuesta, accedemos a la pequeña y preciosa explanada de Belabieta, donde podremos descansar un rato mientras observamos unas magníficas vistas sobre el valle del Leitzaran. De aquí en adelante tendremos que ascender por una penosa e interminable pendiente para superar los 300 metros de desnivel que nos quedan hasta llegar a la cima.

Primero tendremos que ascender por un conglomerado de rocas para acceder por un portillo al rellano existente entre las dos cumbres. Nuestro objetivo se encuentra a la izquierda y tendremos que trepar fácilmente por las rocas para acceder a la cima, donde encontramos una cruz, el buzón y un vértice geodésico (819 metros–1h 30min).

En un buen día despejado, la panorámica es enorme. Podemos ver desde el monte Jaizkibel hasta el macizo de Izarraitz por el norte. Y siguiendo hacia el sur: Ernio, Aizkorri, Aralar, Mandoegi, Saioa, Larun, Aiako Harria€ hasta algunas de las grandes cimas pirenaicas.

El descenso lo realizamos por el noreste, a través de una zona más herbosa y con una pendiente más suave que nos ofrece la oportunidad de visitar algunos neveros y cromlechs antes de llegar al collado de Mantaleko Lepoa. Continuamos el descenso pasando junto a las peñas de Aballarri para llegar hasta una pista que viene desde Besabi y llega hasta las inmediaciones del monte Oindi. Nosotros optamos por descender por la izquierda hasta encontrarnos con el caserío Montefrío, y en pocos minutos llegar hasta Besabi.

ficha práctica

Tiempo. 2 h 30 min

(1 h 30 min. de ascensión).

Distancia. 7,5 km.

Desnivel. 515 metros.

Dificultad. Fácil.

Cómo llegar. Desde Urnieta, por el barrio de Xoxoka hasta Besabi. Por el alto de Irurain, punto más elevado de la carretera C-131 entre las localidades de Urnieta y Andoain, se accede a Xoxoka y Besabi.

Cartografía. Mapa de la Comunidad Autónoma Vasca, nº 4 1:25.000

Rutas y restaurantes con encanto de Gipuzkoa. Josema Azpeitia, Ritxar Tolosa y Txusma Pérez Azaceta. Sua Edizioak (www.sua.eus)