mirarte

El navarro Calvo Buttini estrenará ‘El siglo de Galdós’ en el Festival de Málaga

El realizador propone un retrato íntimo del escritor y autor de los ‘Episodios nacionales’, de cuyo nacimiento se cumplen 100 años

21.08.2020 | 23:53
‘El siglo de Galdós’ se estrenará el jueves en el Festival de Málaga. Foto: N.G.

donostia – El Festival de Málaga, que arrancó ayer, contará con un proyecto dirigido por un realizador navarro. Se trata de El siglo de Galdós, documental dirigido por el tudelano Miguel Ángel Calvo Buttini. La película se proyectará el próximo 27 de agosto, jueves, a las 18.00 horas en el cine Albéniz de la ciudad andaluza.

Sin duda, que este año se celebre un festival de cine con público ya es noticia, y si, además, se trata del certamen de cine en español más relevante del panorama estatal, la alegría es doble. Así que formar parte de la programación de esta cita que todo el mundo está mirando con atención como ejemplo de lo que se puede hacer en tiempos de coronavirus, no solo es importante desde el punto de vista profesional, sino también ilusionante después de meses de parálisis en rodajes, presentaciones y estrenos. Así lo percibe Miguel Ángel Calvo Buttini (Tudela, 1962), que, a diferencia de muchos de sus colegas, tuvo "la suerte" de terminar de rodar la película el 6 de marzo. "Nos faltaban algunos materiales por grabar, pero eran de calle y no fue difícil conseguirlos". Así que, durante estos meses, el director y el resto del equipo de este filme producido Salto del Eje PC, RTVE y con posproducción de Twin Freaks Studio, han podido terminarla.

enero de 2019 El proyecto surgió cuando, en enero de 2019, el guionista Álvaro Lión-Depetre le comentó a Miguel Ángel Calvo Buttini que al año siguiente se cumplía el centenario del nacimiento de Benito Pérez Galdós, del que el escritor era ferviente admirador. "Álvaro me dijo que tenía un tratamiento para hacer una película sobre este tema y empezamos a moverlo. Hablamos con el Gobierno canario, pero al final no les interesó y en noviembre del año pasado el Ayuntamiento de Madrid nos dio una ayuda que llamó la atención de RTVE, que se sumó como coproductora". Más tarde se incorporó también el Ayuntamiento de Santander, ciudad en la que el autor de los Episodios Nacionales pasó mucho tiempo, a lo que se añadieron algunas subvenciones para gastos de viajes y alojamientos, etcétera, "y ahora estamos esperando a que se resuelvan las ayudas del ICAA y otras que se paralizaron por la pandemia", indica el director navarro, que subraya que esta es una película sobre "el lado más personal, y quizá más desconocido de Galdós, sin obviar, por supuesto, los hitos más relevantes de su vida y sus grandes obras".

Y es que, para Calvo Buttini, este trabajo ha sido todo un viaje de aprendizaje sobre un hombre que no solo fue un gran escritor, sino que también "era dramaturgo, editor, componía música, tocaba el piano, dibujaba..." Y ejerció una destacada labor política como "republicano liberal y anticlerical", lo que, seguramente, le impidió ganar el Premio Nobel al que fue candidato. "Hubo escritores españoles conservadores que escribieron en su contra para que no se lo dieran", comenta el realizador, que ha articulado el filme de manera cronológica, "a través de sus cartas", incluyendo, asimismo, entrevistas y material de archivo. "Pero no quería hacer un documental al uso, sino darle un toque cinematográfico, así que creamos y rodamos escenas ficcionadas", en las que el actor Ángel Solo se encarna en Benito Pérez Galdós.

El toque cinematográfico se lo imprime también la banda sonora, creada por Alicia Morote, "que ha trabajado con Alberto Iglesias"; la dirección de fotografía de Almudena Sánchez y la de arte del también navarro Tomás Muñoz. Y es que, en todo momento, el propósito del director ha sido que la película "fue atractiva para la gente que no conoce a Galdós", contribuyendo a acercar y divulgar su vida y su obra.

Las Palmas de Gran Canaria, donde el autor vivió hasta los 19 años y donde hoy se encuentra la Casa Museo Galdós, pero también la finca Los Lirios y calles de la ciudad han sido algunas de las localizaciones del rodaje, que asimismo incluye la casa de San Quintín, en Santander, "donde le encantaba pasar temporadas", así como Madrid, "la gran protagonista de sus obras".