Pese a todo, Quincena Musical

01.08.2020 | 00:10
Robert Treviño dirigirá a la Euskadiko Orkestra el día 15 en el Kursaal. Foto: Quincena Musical

La EGO abre hoy una Quincena diferente, con San Telmo como sede principal y más artistas locales que nunca, pero para la que el público ha respondido al agotar las entradas de buena parte de los 45 conciertos programados.

No será una Quincena Musical cómo la que suele ser, pero el coronavirus no ha podido con un certamen que desde la organización "nunca" pensaron en suspender. Con 45 conciertos en los que San Telmo actuará como sede principal y la participación de músicos locales será todavía más notable si cabe, la Euskal Herriko Gazte Orkestra (EGO) inagurará hoy la 81ª edición del certamen con todas las entradas agotadas. El primero de los once conciertos que ya no disponen de ni un solo asiento libre, lo que demuestran las ganas por volver a disfrutar de la música que hay entre los guipuzcoanos.

Hasta once actuaciones acogerá este año San Telmo entre su claustro y la iglesia. El museo se convierte así en la pieza central de la programación y, como tal, acoge hoy la inauguración de la edición con un concierto gratuito de la EGO para el que ya no queda ni una sola invitación.

Las secciones de viento metal, cuerda y percusión de la joven orquesta vasca ofrecerán un programa variado con autores de la talla de Reich, Barber, Grier y Tomasi, antes de pasar el testigo a la Euskal Barrokensemble, que abrirá mañana el ciclo de música antigua, también con todo el papel agotado.

Quienes deseen disfrutar de alguno de los conciertos que se llevarán a cabo en el museo donostiarra deberán darse prisa, ya que, al cierre ayer de este periódico, únicamente tres actuaciones –Laboratorio KLEM, Cuarteto Gerhard y Cuarteto Granados– no mostraban el cartel de agotado. Una prueba más que evidente del interés que levanta este festival entre los donostiarras y guipuzcoanos, que no temen al virus y confían plenamente en las medidas de seguridad establecidas por la organización.

Entre las actuaciones más esperadas en San Telmo están la que llevará a cabo el martes el conjunto bilbaino La Ritirata, la del coro asturiano El león de oro o las sesiones de Elena Sancho-Pereg, Paula Iragorri y Germán Ormazabal el día 25 y de Natasha Tchitch y Marta Zabaleta el 27.

No obstante, los pesos pesados, como no podía ser de otra manera, estarán en el Kursaal.

El reclamo del Kursaal El Auditorio acogerá un total de seis conciertos de primer nivel, demostrando, una vez más, que la Quincena Musical tiene mucho que ofrecer a pesar de las circunstancias.

El sábado que viene la Euskadiko Orkestra será dirigida por Semyon Bychkov en uno de los pocos conciertos que todavía no han agotado sus entradas.

La formación vasca volverá a subirse al escenario del Kursaal el día 15, esta vez con su director titular, Robert Treviño, y con la presencia del tenor donostiarra Xabier Anduaga. Una de las pocas oportunidades de ver a la joven promesa en casa, ya que habitualmente tiene una agenda completa a lo largo del verano que le impide actuar en Donostia.

El veterano pianista Grigory Sokolov recalará en la capital guipuzcoana el día 16, antes de que la Euskadiko Orkestra haga un triplete de conciertos, esta vez con la dirección de Juanjo Mena y el violonchelo de Asier Polo el día 19.

El 21 será el turno de la Bilbao Okestra Sinfonikoa junto al pianista Javier Perianes y, por último, la formación Les Musiciens du Louvre cerrará la edición el día 29.

danza En la cita de este año no faltarán otros clásicos como el Ciclo de Órgano y la Quincena Andante –que recorrerá una vez más el territorio e incluso llegará a Araba–, a los que se suman diferentes conciertos y actividades en Tabakalera.

El Centro Internacional de Cultura Contemporánea será la sede de los espectáculos de danza con Iker Murillo, Vitali Safronkine y las compañías Haatik, Lasala y Aukera, además de acoger conferencias como la de los bailarenes que actuarán en la edición y de Edu Murumendiaraz y espectáculos infantiles –Sagutxo tuntua el próximo miércoles y Ár bo la ré/Zu haitz ez el día 22–.

Un programa completo y adaptado a la realidad actual, pero que mantiene el compromiso de sus responsables y garantiza la buena música. Una Quincena Musical con todas la de la ley, pese a todo.