Familia Arcoíris: La Rioja no desmantela la comuna porque no hay denuncias

Son campistas "respetuosos, amables y tranquilos", asegura José Manuel Ballesteros, alcalde de Mansilla

09.06.2021 | 11:36
Imagen de archivo de un encuentro de la Red Arco Iris.

La consejera de Salud del gobierno de La Rioja, Sara Alba, abordó el martes la situación de la acampada de la Familia Arcoíris en la sierra riojana. En este sentido, ha insistido en que no se contempla ningún desalojo porque para ello sería necesaria una denuncia previa de los propietarios de los terrenos que, a día de hoy, no se ha producido.

Por esta razón el Gobierno está únicamente controlando la situación en todo momento pero sin contemplar ninguna otra medida. Tanto la acampada libre como las hogueras están prohibidas en La Rioja, por lo que la Guardia Civil se ha planteado varias veces desalojar a la comuna, por el momento sin tomar ninguna medida al respecto.

El término municipal donde se ubican es Mansilla de la Sierra, pero la concentración de miembros de la llamada Familia Arco Iris, se ubica lejos de cualquier núcleo de población. Amantes de la naturaleza, reunidos en un punto de difícil acceso del monte en un número superior a 150, campan desnudos por ese entorno natural.

Según varias fuentes, todos los que se han cruzado con el grupo, ya sea en el monte o en sus visitas a los pueblos para comprar comida, destacan que estos pobladores son "respetuosos, amables y tranquilos", refrenda José Manuel Ballesteros, alcalde de Mansilla, si bien en los campamentos "no llevan mascarilla ni respetan la distancia de seguridad por el Covid, abrazándose unos con otros", según varios testigos.

Su asentamiento temporal en la Sierra de la Demanda está previsto que se prolongue durante un mes, lo que dura el ciclo lunar, y no es ajeno a la polémica, debido a costumbres como la práctica de la desnudez y el sexo libre, sin agua corriente ni tecnología ni electricidad, para recrear su propia versión del paraíso.

La Familia Arco Iris promueve la expresión de toda forma de espiritualidad y fe, en la tolerancia del otro y el respeto de las diferencias. El arcoíris representa la unión de los colores de la humanidad, las razas y las religiones, en un círculo de Luz y Paz. Todos los hijos de la Madre Tierra forman una Gran Familia y por eso se hacen llamar hermanos y hermanas. Independientemente de religiones, nacionalidades o cualquier otra etiqueta, condición o circunstancia, cualquier persona, en cualquier lugar puede considerarse miembro de la familia arcoíris y es bienvenido a casa a cualquier encuentro que desee asistir o en cualquier comunidad. Cada encuentro y cada comunidad es una oportunidad para acercarse a la Madre Tierra y experimentar lo que es vivir en armonía con los hermanos y hermanas de muchos lugares diferentes, juntarse para unirse en el proceso de restablecer la Paz y cuidar la Madre Tierra. Todos se convierten en maestros y estudiantes, ya que, viniendo de tantos caminos y pasados, tienen mucho que compartir.

La Familia Arco Iris de la Luz Viviente se reunió por primera vez en Colorado en 1972. Hoy, hay encuentros por la Paz y la Curación y comunidades/ecoaldeas que siguen la misma filosofía, en los cinco continentes. La Familia Arco Iris no tiene líderes, estructura, voceros oficiales ni documentos oficiales.

noticias de noticiasdegipuzkoa